Dieta mediterránea, ¿tratamiento para la fertilidad?

Macarena · 23 octubre, 2015
La dieta mediterránea aporta múltiples beneficios a la salud. Sin embargo, en la actualidad varios estudios científicos le adjudican una virtud relacionada a la fertilidad masculina y femenina.

La dieta mediterránea presenta múltiples beneficios, sin embargo en la actualidad se agregan dos, fundamentalmente relacionados con la fertilidad: proporciona un mayor porcentaje de espermatozoides móviles en los hombres y aumenta la fertilidad de las mujeres.

¿Qué es la dieta mediterránea y por qué aumenta las posibilidades de lograr un embarazo? Conoce en este artículo una de las principales virtudes que una serie de estudios científicos le adjudican a esta variada dieta rica en frutas, verduras, legumbres y pescado.

Pues como bien sabemos una buena alimentación es fundamental para gozar de una salud óptima, aun cuando de nuestra capacidad reproductiva hablamos. Incluso, es un factor que debemos cuidar si la concepción no se lleva a cabo de forma natural.

La dieta mediterránea para lograr concebir

Como bien sabemos, una buena alimentación influye en el estado general de nuestra salud, pero además tiene inferencia no solo en una buena gestación y en el correcto desarrollo del embrión, sino también a la hora de quedar embarazada.

shutterstock_106911263

Un estudio reciente llevado a cabo por científicos de la Universidad de Navarra sobre 2.000 mujeres entre 20 y 45 años demuestra que, siguiendo la dieta mediterránea, la mujer puede aumentar las posibilidades de lograr un embarazo, gracias a los beneficios de sus alimentos.

Esta investigación fue elaborada por el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública junto al Instituto Cultura y Sociedad de la casa de estudios española. El trabajo siguió dos patrones de dieta: uno más occidentalizado y otro mediterráneo.

La dieta occidental se centra en altos consumos de carnes rojas, comida rápida, lácteos enteros, patatas, huevos, cereales refinados, salsas y refrescos, mientras que la dieta mediterránea incluye aceite de oliva, verduras, pescados, frutas y carne de ave, así como lácteos bajos en grasa.

De acuerdo a estos dos modelos y después de un seguimiento a las voluntarias durante más de seis años, los investigadores notaron que quienes siguieron la dieta mediterránea acudieron un 44% menos de veces al médico por dificultades en quedarse embarazadas que las otras.

Un régimen que aumenta la movilidad de los espermatozoides

En tanto, un grupo de Investigadores de la Universidad de Murcia en conjunto con la Escuela de Salud Pública de Harvard analizó el condicionamiento de los hábitos alimentarios en los parámetros seminales de jóvenes sanos. ¿Lo que comen los hombres influye en la calidad y cantidad de espermatozoides?

shutterstock_68672665

Para ello, se realizaron durante un año pruebas a 188 estudiantes estadounidenses donde se consideraron tanto los parámetros espermáticos como los hábitos alimenticios. Así, dividieron a los chicos en dos grupos de hábitos de consumo: “prudente” o “mediterráneo” y “occidental”.

De esta manera, considerando factores como tabaquismo, ingesta total de calorías, tiempo de abstinencia sexual, índice de masa corporal (IMC) o nivel de ejercicio físico, se llegó a la conclusión de que si bien la dieta no parece impactar en la forma o el número de espermatozoides, la movilidad resulta claramente afectada.

¿Dieta mediterránea para mujeres en tratamientos de fertilidad?

Por otra parte, de acuerdo a un estudio desarrollado por el Hospital Universitario Erasmus (Rotterdam) en torno a la influencia que tiene la dieta mediterránea sobre la fertilidad, se sostiene que este régimen propicia el embarazo en las mujeres que se someten a tratamientos de fertilidad.

La prueba se realizó sobre 161 mujeres a quienes se encuestó para extraer determinados datos. A partir de ellos se comprobó que las mujeres más “exitosas” a la hora de concebir tenían en sus dietas alimentos en común: verduras, aceite de oliva, pescados, legumbres, frutas, etc.

Por ello, la buena noticia a la que se arribó en esta investigación es que, en tales casos, las posibilidades de quedar embaraza aumentan hasta un 40 %. Además el informe señala que la variable la edad y los hábitos como fumar o beber no se relacionan con el éxito o no del embarazo.