El dibujo como primera escritura del niño

03 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga Marta Crespo Garcia
Los niños, antes de escribir, dibujan, y en sus dibujos expresan cómo se sienten y cómo ven el mundo que les rodea, pues el dibujo es la primera escritura de los pequeños.

¿Por qué es importante motivar y fomentar el dibujo en nuestros pequeños? Existen investigaciones, como esta publicada en la Revista Electrónica Educare, que demuestran que el dibujo constituye un aspecto primordial en la construcción del leguaje escrito. Es más, lo consideran como la primera escritura del niño.

Ya en la Prehistoria, el dibujo desempeñaba un papel relevante en la comunicación de las personas. Sabemos que el sistema de representación mediante dibujos o escritura ideográfica era la forma que tenían nuestros antepasados de entenderse y comunicarse.

Con el tiempo, los ideogramas se convirtieron en símbolos gráficos y dieron lugar al lenguaje escrito. Algo parecido sucede en los niños. Los pequeños llegan a la escritura a través del dibujo, así, el dibujo infantil supone un valioso instrumento para el aprendizaje de la escritura.

Niño dibujando con muchos colores, pues el dibujo es la primera escritura de los pequeños.

Vygostsky y el lenguaje escrito

Vygotsky y sus colaboradores estudiaron lo que denominan “prehistoria del lenguaje escrito en los niños”. Según sus investigaciones, el proceso del aprendizaje de la escritura sigue una trayectoria.

Esta trayectoria comienza con los símbolos más primarios, como son los gestos y el juego. A continuación, llegará otra etapa, alrededor de los 18 meses, en la que los niños utilizarán los garabatos y el dibujo como una forma de escritura para terminar representando la palabra escrita.

Por otro lado, Vygotsky entiende que existe un vínculo muy estrecho entre el lenguaje oral y el dibujo. Describe que el niño, cuando dibuja, suele hacerlo en términos de narración, es decir, dibuja una historia tal y como lo haría hablando.

Así, Vygotsky concluye que el dibujo es un lenguaje gráfico que surge a partir del lenguaje verbal. De tal manera que los dibujos en los niños pueden considerarse como el primer estadio en el desarrollo del lenguaje escrito.

Por otro lado, mediante sus grafismos, el niño comienza desarrollar la coordinación visual y motriz. Además, va aprendiendo a dominar el trazo y a organizar sus dibujos. Todos estos aspectos, aunque parezcan insignificantes, son la base para el aprendizaje de la escritura.

El dibujo en el desarrollo de la escritura

Ahora bien, cuando el niño comienza el aprendizaje de la lectoescritura, no distingue entre dibujo y escritura. Pero entiende la escritura como un sistema iconográfico que le permite comprender que dibujar y escribir son formas de comunicación.

A través de los dibujos, el menor puede comunicar sus pensamientos, sus sentimientos y su conocimiento sobre el mundo que le rodea. Así pues, cuando dibuja, habla consigo mismo; mediante sus dibujos expresa lo que no puede exteriorizar con palabras.

Además, durante este primer estadio, los niños “leen” lo que dibujan, aunque varíen su lectura cada vez que lo hacen. Lo importante es que el pequeño está dando un significado a su dibujo y lo considera como si fuera escritura.

Por ejemplo, si le pedimos a un niño que anote algo o escriba una historia, reproducirá garabatos o dibujos en el papel, incluso, separará unos de otros como si fuesen palabras. De este modo, el pequeño inventa formas gráficas que simbolizan sus ideas y sus pensamientos, una especie de ideograma con significado para él. Así pues, está creando su “primer alfabeto”.

Por ello, se considera el dibujo como primera escritura del niño. Por esto mismo, es beneficioso promover en los pequeños la motivación para que expresen sus ideas en los dibujos. Este hecho irá preparando al menor para entender los aspectos convencionales de la lengua escrita.

El dibujo como forma de expresión

Además de la importancia que tiene el dibujo como primera escritura en los niños, puede revelar diversos aspectos sobre nuestros pequeños, como miedos, traumas, deseos, estados de ánimo, quiénes son sus mejores amigos, qué es lo que más les gusta hacer, etc. Los dibujos dicen muchas cosas de sí mismos.

Niño haciendo un dibujo con rotuladores de colores.

Así, a través de los dibujos, el niño puede comunicar sus pensamientos, sus sentimientos y su conocimiento sobre el mundo en el que vive.

El menor, cuando dibuja, habla consigo mismo; dibuja no solo lo que ve, sino lo que siente y la forma de interpretar el mundo que le rodea. Mediante sus dibujos, expresa lo que no puede hacer con palabras. Por ello, en muchas ocasiones, reflejan el carácter de los pequeños.

Existen varios indicadores representativos en los dibujos infantiles que permiten conocer la personalidad del niño. Entre ellos están el tamaño del dibujo, los colores que utiliza, el emplazamiento en la hoja y, lógicamente, el propio contenido del mismo.

El dibujo como primera escritura del niño: recomendaciones

El dibujo puede considerarse como un instrumento privilegiado que utilizan los niños para expresar sus pensamientos y sentimientos, por lo que tiene el mismo valor que la palabra y constituye su primera forma de escritura.

Por ello, tanto padres como educadores debemos fomentar y motivar a nuestros pequeños para que dibujen y se diviertan haciéndolo. Aunque no todos los niños tienen la misma habilidad para dibujar ni son igual de creativos, es fundamental que los adultos mostremos entusiasmo y aprobación cuando los chicos nos hacen un dibujo o cuando lo traen del colegio.

De igual forma, debemos valorar su espontaneidad y dejar que su imaginación vuele. No importa si el niño coloca el sol en la parte inferior del folio o un pez en la montaña, o si colorea un árbol de color negro. No es motivo ni de corregir ni de regañar al pequeño. Es importante dejar que se exprese libremente.

Ahora bien, hay que tener presente que dibujar no es hacer deberes, aunque sea la base fundamental en el aprendizaje de la lectoescritura. Dibujar debe ser para los pequeños una actividad lúdica y divertida.