¿La dentición de mi bebé interferirá con la lactancia?

Al suponer que la dentición del bebé interferirá con la lactancia, muchas mamás deciden destetar antes de tiempo. Pero la erupción de los dientes no debe acelerar este proceso. Sigue leyendo y entérate más.
¿La dentición de mi bebé interferirá con la lactancia?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 04 enero, 2022

Muchas madres creen que la dentición del bebé interferirá con la lactancia y por eso, deciden suspenderla en ese momento. El temor a ser mordidas y a sufrir dolor suele ser el fundamento para dejar atrás este tipo de alimentación tan importante.

En este artículo te contaremos acerca de los efectos de la erupción dentaria en la lactancia y por qué no debería ser este el motivo del destete. Además, te compartimos algunos consejos para evitar que tu bebé te muerda cuando lo amamantas.

Efectos de la dentición del bebé en la lactancia

Si la dentición del bebé interferirá con la lactancia es una duda muy común entre las madres. Como ya te contamos, es también un motivo frecuente de destete temprano. Pero en realidad, a la hora de alimentarse del seno materno, los pequeños no utilizan los dientes ni tienen por qué morder.

Cuando el bebé se prende de manera correcta a la teta, la lengua se ubica entre los dientes inferiores y el pezón para realizar los movimientos de ordeñe. Por lo tanto, mientras el niño se alimenta no puede morder el seno de su mamá.

De todos modos, vale aclarar que durante el periodo de erupción dentaria es usual que los pequeños tengan la necesidad de morder todo lo que encuentran. Y aunque no lo hagan durante la succión, puede ocurrir algún accidente durante la lactada. Sobre todo, al momento de retirar el pezón o cuando se quedan dormidos con la teta en la boca.

Asimismo, esto no siempre ocurre y con amor y paciencia se le puede enseñar al pequeño a desprenderse sin lastimar a su mamá. Ambos disfrutan este momento, por lo que no hay que desanimarse y dejar que la dentición interfiera con la lactancia. Incluso, para el pequeño, la teta de mamá puede significar un gran alivio y un momento reconfortante.

Son pocos los niños que durante la erupción de los dientes rechazan la teta y no quieren alimentarse. Aun así, se debe ofrecer el pecho de todo modos y si el bebé se resiste, lo ideal es extraerse leche para mantener la producción intacta. En general, al cabo de unos días vuelven a recuperar el interés por la leche de mamá.

Consejos para evitar que el bebé muerda

Como ya te contamos, que el bebé muerda el pezón no es lo más común. Por lo tanto, la dentición del bebé no interferirá con la lactancia.

Pero puede suceder algún episodio, sobre todo en los momentos en los que se sienta molesto por la aparición de un nuevo diente o cuando se quede dormido al pecho. A continuación, te acercamos algunos consejos para evitar estos accidentes:

  • Quitar el pezón: es útil tener el dedo listo para interrumpir la succión una vez que el niño haya dejado de alimentarse. Esto reduce las posibilidades de que el pequeño muerda el seno por quedarse dormido o por ponerse a jugar.
  • Explicar la situación: si el pequeño muerde a la mamá, se le debe decir que no y retirarlo del pecho inmediatamente. Explicarle de manera simple pero firme suele ser suficiente para que el niño deje de hacerlo.
  • No gritar: puede que la mordida llegue por sorpresa y sea inevitable dar un grito de dolor, pero lo recomendable es controlar el impulso. Las reacciones muy exageradas llaman más la atención del pequeño y pueden generarle el deseo de repetir la situación.
  • Quitarlo del pecho: cada vez que el niño muerda se lo debe quitar del pecho y esperar un tiempo para retomar la toma. El pequeño debe entender que morder y amamantar no son compatibles y que si lo hace, se suspende la teta.
  • Prestar atención al momento en que el bebé muerde: observar y darse cuenta de los momentos en los que el bebé muerde permite evitar la situación a futuro.

Aliviar y cuidar la dentición

La aparición de las primeras piezas dentarias puede pasar desapercibida en algunos niños, pero en otros genera molestias, irritación y malestar. Aliviarlos y acompañarlos en este proceso es parte de los cuidados que todo padre debe asumir.

Es común que los pequeños tengan la necesidad de llevar cualquier objeto a la boca y morderlo, pues esto los ayuda a contrarrestar las molestias en las encías.

Ofrecerles algún mordedor u objeto frío, como un paño mojado o una cuchara de metal, puede ayudarlos a aliviar las molestias en el tejido gingival. Si el niño ya se alimenta, ofrecerle trozos de comida con texturas duras y frescas también es una buena opción.

En algunos casos extremos puede ser necesaria la utilización de algún analgésico que indique el pediatra. Pero esto no es lo más frecuente, pues la dentición es un proceso fisiológico y, aunque con algunas molestias, los niños suelen atravesarlo sin mayores dificultades.

Se puede aprovechar la rutina de limpieza para darle al bebé pequeños masajes en las encías. Esto no solo favorece a la salud bucal del pequeño, sino que también puede brindarle confort durante la dentición.

Cabe recordar que los elementos dentarios deben comenzar a cepillarse desde el momento en que aparecen en la boca. Para ello se utilizan cepillos dentales pequeños, de cerdas suaves y con una mínima cantidad de pasta dental con flúor.

Llevar al bebé al odontopediatra antes del primer año de vida es lo más aconsejable, para que el profesional examine el estado general de la boca y ayude a los padres a mantenerla sana. Si la dentición del bebé significa un período de dudas o de miedos, quizás sea la oportunidad para realizar la primera visita al dentista.

Bebé al que no le ha salido ningún diente con un mordedor.

La dentición no es un motivo para el destete

Ya debes haber escuchado que la lactancia materna es el mejor alimento para tu niño durante los primeros años de vida. Pues no solo aporta nutrición e inmunidad, sino que además genera un hermoso momento de afecto entre la madre y el bebé.

Ahora que ya sabes que la dentición del bebé no interferirá con la lactancia, puedes proyectar el próximo paso. Los pequeños aprenden con paciencia y amor que la teta no se muerde. Por eso, si has logrado una adecuado amamantamiento y es un momento que ambos disfrutan, no hay motivos para abandonarlo por la dentición del bebé.

Te podría interesar...
Claves para una lactancia materna exitosa
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Claves para una lactancia materna exitosa

Conseguir una lactancia materna exitosa puede parecer complicado. En este artículo aprenderás las claves para conseguirlo.



  • Memarpour, Mahtab, Elham Soltanimehr, and Taherh Eskandarian. Signs and symptoms associated with primary tooth eruption: a clinical trial of nonpharmacological remedies. BMC Oral Health 15.1 (2015): 1-8.
  • Bastos de Holanda Teixeira, Rangel, Dayse Andrade Romão, and Mariana Alencar Nemezio. Evaluation of the relationship of signs and symptoms during the period of eruption of deciduous teeth. Revista de Odontopediatría Latinoamericana 9.2 (2020): 131-139.
  • Olczak-Kowalczyk, Dorota, et al. Longitudinal study of symptoms associated with teething: Prevalence and mothers’ practices. Pediatria Polska 91.6 (2016): 533-540.
  • Rathore, Ehsan, Muhmmad Nadeem, and Behzad Salahuddin. FIRST PRIMARY TOOTH ERUPTION. The Professional Medical Journal 24.01 (2017): 205-209.
  • Brahm, Paulina, and Verónica Valdés. Beneficios de la lactancia materna y riesgos de no amamantar. Revista chilena de pediatría 88.1 (2017): 07-14.
  • Novillo-Luzuriaga, Nibia, Junes Robles-Amaya, and Juan Calderón-Cisneros. Beneficios de la lactancia materna y factores asociados a la interrupción de esta práctica. Enfermería Investiga 4.5 (2019): 29-35.
  • Locio, Liliana Martínez, and Míguela Hermosilla. Razones de abandono de lactancia materna en madres con hijos menores de 2 años. Memorias del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud 15.2 (2017).