¿Debo preocuparme si mi bebé todavía no habla? 

Es natural que algunos padres se alarmen cuando sus hijos aún no han comenzado a hablar. Sin embargo, en algunos casos, esto no significa necesariamente un problema de aprendizaje.
¿Debo preocuparme si mi bebé todavía no habla? 

Última actualización: 24 junio, 2022

Algunos niños aprenden a hablar más rápido que otros, pero eso no significa que aquellos que se demoran un poco tengan algún problema cognitivo o de aprendizaje. Así que no te preocupes si el hijo de tu amiga ya ha comenzado a decir sus primeras palabras y tu bebé todavía no habla. Hoy aprenderás qué puede estar sucediendo y cuándo es necesario preocuparse. 

Comparar a los niños con sus contemporáneos nunca es una buena idea. Porque puede que algunos pequeños a su edad ya hayan comenzado a hablar, pero eso no necesariamente significa que sean más inteligentes o que ocurra un problema con tu hijo. Al igual que caminar, aprender a hablar es un proceso lento que puede costarle a algunos niños más que a otros.  



Mi bebé todavía no habla, ¿a qué edad debería hacerlo?

Cada niño es un caso particular y el hecho de que su léxico no sea muy amplio durante sus primeros años no significa que tengan retrasos o discapacidades en todos los casos.

No todos los niños viven los procesos de desarrollo comunicativo de la misma manera. Ya que todo depende de la maduración de su cerebro y que esté preparado biológicamente para desarrollar algunas acciones. Sin embargo, por lo general, los pequeños comienzan a decir sus primeras palabras alrededor de los 10 y los 13 meses.  

Estas palabras iniciales son en su mayoría monosílabos, por el hecho de que los niños aún no pueden formular términos complejos u oraciones. No obstante, a través de las mismas, los pequeños dan cuenta del entendimiento y la seguridad que tienen al comunicarse.

Algunas de las primeras palabras más comunes son las siguientes: 

  • Personas o nombres (mama, papa, tía, tío, abuelo, abuela, nene, Lucas). 
  • Objetos (mesa, cama, silla, bolso, ropa, carro, moto, juguete). 
  • Alimentos (agua, jugo, pan, fruta, leche, dulces, manzana, pera). 
  • Sensaciones (frío, calor, hambre, sueño, feliz, triste, bravo, divertido). 
  • Partes del cuerpo (ojos, boca, orejas, nariz, brazo, cabeza, pierna). 

Se estima que alrededor de los 18 meses, los niños conocen de 50 a 100 palabras. A los 20 meses, 200 palabras. A los dos años entre 400 y 600 palabras y a los tres tres años unas 1500 palabras. En este momento ya son capaces de formar oraciones de tres elementos (mama tengo hambre/papa quiero jugar).

¿Cuándo debo empezar a preocuparme si mi hijo aún no habla?

Deberías comenzar a preocuparte por el silencio y la falta de comunicación de tu hijo cuando a los dos años no es capaz de generar oraciones de mínimo dos palabras o tiene un repertorio menor a las 50 palabras. Ten en cuenta que a esa edad la curiosidad natural de los niños y las ansias de hacerse entender los motivan para adquirir más términos día a día. 

Además, existen otras particularidades a las que se les debería prestar atención. Como, por ejemplo, la incapacidad o dificultad para formar oraciones (solo emite sonidos o monosílabos) o un problema para pronunciar palabras de forma espontánea y natural.Es muy importante aclarar que los niños que nacieron antes del término pueden tardar un poco más en comenzar a hablar. Es posible que al principio se demoren en emitir las primeras palabras, pero lluego serán capaces de avanzar con rapidez en la adquisición de vocabulario y en la formulación de enunciados.  



Leerles cuentos a los niños los ayuda a asociar sonidos con palabras, lo cual es de mucho beneficio cuando apenas están comenzando a hablar.

Mi bebé todavía no habla, ¿qué puedo hacer para motivarlo?

Existen algunas técnicas y actividades familiares que pueden realizarse en compañía de los niños pequeños para incentivarlos a decir sus primeras palabras o para ampliar su vocabulario. Por lo que, si quieres estimular la adquisición del lenguaje en tus hijos, estas son algunas de las más recomendadas: 

  1. Leer cuentos y fábulas. La imaginación de los niños no es lo único que se estimula con esta divertida actividad. Pues cuando los pequeños escuchan los relatos de sus padres, aprenden a reconocer palabras y su correcta pronunciación. 
  2. Jugar a juegos didácticos. Ya sean flashcards o cualquier otra dinámica, como cantar canciones infantiles, que requiera el reconocimiento de objetos, lugares o personas. Esto permite a los niños nuevos términos de manera divertida. 
  3. Explicar acciones cotidianas. Esta es una de las mejores maneras para que los pequeños aprendan palabras que se encuentran inmersas en su cotidianidad. Por ejemplo: “hoy vamos a vestirte con esta camisa verde y estos pantalones azules”. 
  4. Repetir palabras difíciles. Es normal que algunos niños tengan dificultades para pronunciar nuevos términos. Por eso es de gran ayuda repetir aquellas palabras complejas y explicarles a los niños cómo pronunciarlas.  
  5. Preguntar y preguntar. Pregúntales a los niños qué quieren hacer, cómo se sienten o qué quieren comer. Las preguntas abiertas son excelentes para que los pequeños puedan comunicar lo que desean.  

Si tu bebé aún no habla no te preocupes de más

El proceso de desarrollo cognitivo y de aprendizaje de cada niño es un camino personal y único que, por lo general, suele comenzar rondando el año de vida. De esta manera, si tu bebé aún no ha comenzado decir sus primeras palabras, no pienses en un problema de inmediato. Mejor acompáñalo a descubrir el lenguaje con amor y respeto para que sienta la confianza y la seguridad de comenzar a expresarse.

Recuerda que, en caso de ser necesario, puedes acudir a profesionales para buscar solución a los posibles problemas de desarrollo o trastornos del habla. 

Te podría interesar...
Estimular el lenguaje a través de juegos
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Estimular el lenguaje a través de juegos

¿Cómo estimular el lenguaje a través de juegos? Presentamos 9 ideas para trabajarlo con los más pequeños de la casa. ¡Toma nota!