Cutting en la adolescencia: lo que debes saber

El cutting es un tipo de autoagresión que surge en respuesta a un sufrimiento emocional que no se logra gestionar. Te ayudamos a comprenderlo para que puedas ayudar a tu hijo.
Cutting en la adolescencia: lo que debes saber
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 03 diciembre, 2021

Es probable que en algún momento de la vida hayas visto a un adolescente autolesionarse, aunque sea en una película. Para quienes no lo sufren en carne propia o para quienes no son expertos en la materia, este tipo de conductas pueden tomarse por un simple y pueril llamado de atención. Sin embargo, el cutting esconde un trasfondo profundo y requiere de una intervención seria por parte de los adultos.

Pese a que no se trata de un fenómeno nuevo, el cutting entre los adolescentes ha ido en aumento en los últimos tiempos. Por este motivo, es importante que como padres estemos alerta ante la aparición de algunas señales relacionadas a esto. Y sobre todo, que sepamos cómo reaccionar adecuadamente ante esta situación.

Si quieres saber más al respecto, no te puedes perder todo lo que tenemos para contarte en este artículo.

¿Qué es el cutting?

El cutting es el término empleado para designar a las autolesiones que, en general, los adolescentes se practican a sí mismos.

El tipo de agresión más frecuente es un corte superficial con la hoja de una cuchilla o cualquier elemento filoso, de ahí la asociación con el término inglés cut (‘cortar’). Sin embargo, este acto puede realizarse de otras formas, como quemarse o arañarse.

Generalmente, estas heridas se infligen sobre la piel del brazo, del antebrazo, del muslo o el abdomen. Se buscan zonas del cuerpo que no queden descubiertas o que sean fáciles de ocultar. Pues estos menores no intentan atraer la atención de los demás y por el contrario, procuran evitar las repercusiones y las consecuencias del entorno.

Chica adolescente con las muñecas cortadas tras un intento de suicidio.

¿Por qué se producen las autoagresiones?

Es importante recalcar que el cutting no es un intento de suicido, pues los jóvenes que se autolesionan no buscan terminar con su vida.  En realidad, recurren a esta práctica para lidiar con un dolor emocional insoportable y que les resulta imposible de manejar.

Debemos tener en cuenta que al provocarse las heridas se liberan las endorfinas, que son unas hormonas que proporcionan relajación y devuelven la calma.

Así, el malestar psicológico se reduce y se sustituye por una incomodidad física que resulta mucho más sencilla de afrontar.

Por otro lado, para muchos adolescentes el cutting es un medio para sentir que tienen el control sobre algún aspecto de sus vidas. Suele aparecer en respuesta a las emociones de frustración, de impotencia, de ira, de tristeza o de angustia. Y como ellos no se creen capaces de cambiar su situación, optan por tomar control de sus emociones de esta forma, al menos momentáneamente.

Uno de los mayores problemas del cutting es que tiende a volverse recurrente, tal como ocurre con las adicciones. El adolescente puede volverse dependiente de ese alivio temporal de las autolesiones y recurrir a ellas ante cada nueva situación desafiante.

Cómo identificar las autolesiones y ayudar al adolescente

Como hemos comentado, lo más usual es que las heridas provocadas por el cutting tiendan a ocultarse. Por este motivo, es necesario prestar atención a ciertas señales de alarma. Por ejemplo, un cambio rotundo en su forma de vestir con preferencias por la ropa larga (incluso los días de calor) o pulseras para cubrir las muñecas.

Otra bandera roja es la conducta. Por ejemplo, cuando tu hijo tiene reacciones emocionales muy intensas y presenta dificultades para gestionarlas o cuando atraviesa un periodo de especial dificultad y no busca o no encuentra apoyos en su entorno.

Por otra parte, si has descubierto que tu hijo se autolesiona, es fundamental que seas empática y compasiva. Ten en cuenta que su dolor emocional probablemente sea intenso, por lo que tus reproches, tus juicios y tus críticas solo agravarán su malestar.

Intenta mostrarte dispuesta a escucharlo, a entenderlo y a ofrecerle la ayuda que necesita. Preocúpate por saber qué siente, qué lo ha llevado a esa situación y por qué todavía lo hace. Esta conversación resultará esclarecedora y, en cierta medida, tranquilizadora para ambos.

Apoyo en el duelo perinatal.

¡Busca ayuda profesional!

A partir de aquí, no dudes en buscar asesoramiento profesional. El menor que practica cutting presenta serias dificultades de gestión emocional y probablemente sufre de ansiedad, de depresión y de otras condiciones importantes. Por eso, contar con un experto que le de herramientas para desarrollar habilidades de afrontamiento supondrá un antes y un después.

Cuando tu hijo aprenda a lidiar con el mundo, dejará de necesitar recurrir a las autoagresiones. En cualquier caso, no le restes importancia a la situación ni lo dejes pasar: es un llamado de auxilio.

Te podría interesar...
¿Y si mi hija/o se autolesiona, qué hago?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Y si mi hija/o se autolesiona, qué hago?

Hay muchas razones por las que tu hija/o puede llegar a autolesionarse. Debes estar atenta a cuáles son y ayudarla a que deje de hacerlo.