Ansiedad en la adolescencia: técnicas para controlarla

11 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
La ansiedad en la adolescencia es más frecuente de lo que pensamos. Si crees que tu hijo está pasando por ella, seguro que estas técnicas lo ayudarán.

La ansiedad en la adolescencia se está convirtiendo en un problema que va en aumento. En muchas ocasiones, pasa desapercibida porque los padres tendemos a atribuirla a ‘cosas de la edad’. Por eso, no nos damos cuenta de que realmente algo le está pasando a nuestro hijo.

Es verdad que esta etapa de la vida es complicada, ya que es donde se determinará su personalidad y se sufre de altibajos emocionales. Durante estas edades, las hormonas están ‘revolucionadas’ y ponen constantemente su adaptación a prueba.

A veces, ocurre que este ‘mal humor’ no es ocasional, sino que se convierte en un estado de ansiedad y preocupación constante prolongado en el tiempo. ¿Quieres ayudar a tu hijo a controlar la ansiedad? Sigue leyendo.

Cómo reconocer la ansiedad en la adolescencia

Debemos sospechar de un posible trastorno de ansiedad en nuestro hijo adolescente si siempre se siente preocupado, nervioso e incluso más irritable de lo normal. Puede ser que nosotros no creamos que tiene motivos para estar así, pero la ansiedad puede aparecer ante problemas pequeños y que no somos capaces de afrontar.

La ansiedad no solo la podemos detectar en la parte emocional de nuestro niño, sino que a veces aparecen síntomas físicos. Esto se debe a que nuestro cuerpo, en situaciones de estrés, segrega adrenalina que lo pone en ‘alerta’ y nos prepara ante el peligro.

Adolescente con ansiedad por los exámenes.

Los síntomas de esta activación son el aumento del ritmo cardiaco, respiración acelerada, mareos, sudor, etc. Si esta situación se prolonga, puede aparecer dolor de cabeza y abdomen.

Esta activación es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo ante situaciones que pongan en peligro nuestra vida. El problema está cuando se activa ante circunstancias que no suponen un riesgo para nosotros. Si ante pensamientos negativos o preocupaciones se activa, estaremos entrando en un estado de ansiedad.

¿Qué puede causar la ansiedad en la adolescencia?

En el mundo actual somos competitivos. La comparación es algo habitual y es sencillo que los adolescentes se sientan presionados. Aprobar exámenes, ser aceptado por el grupo de amigos, ser el primero en una competición deportiva, etc. A esa elevada autoexigencia se le suma:

  • Baja tolerancia a la frustración: se enfadan cuando algo no les sale como ellos pensaban que tenía que salirle.
  • Miedo a hacer el ridículo: esta sensación crea muchas inseguridades en esta edad.
  • Los exámenes: muchos fracasos no tienen que ver con aprender las materias, sino con la presión ante los controles.

Y es aquí donde nos preguntamos qué podemos hacer para ayudar a nuestro hijo.

Técnicas para controlar la ansiedad en la adolescencia

Hablar con nuestro hijo

La comunicación en casa es muy importante. Debemos crear un clima propicio para que nos cuente qué le está sucediendo. Una buena manera de comenzar sería decirle que nosotros también hemos tenido problemas que nos han producido ansiedad y que entendemos lo que le pasa.

Hacer un listado de tareas junto a ellos

En ocasiones, puede ser que se haya marcado unos objetivos tan complicados que le cuesta cumplirlos. Podemos decirle que intente hacerlos más simples y que le sea más fácil conseguir.

Adolescente aprendiendo a controlar la ansiedad con técnicas de relajación.

También sugerirle que organice paso a paso las actividades que tiene que realizar en una especie de horario o de lista de pasos. Lo realizaremos juntos participando todos de esa lluvia de ideas. En esa organización del tiempo no debemos olvidar incluir actividades deportivas o descansos que lo ayudarán a reducir la ansiedad.

Aprender técnicas cognitivas y de relajación

El objetivo de las técnicas cognitivas para controlar la ansiedad consiste en trabajar las situaciones que provocan la ansiedad e interpretarlas de un modo menos amenazante. Podemos también identificar los pensamientos negativos que nos producen la ansiedad y aprender a cambiarlos.

Las técnicas de relajación se basan en aprender a respirar correctamente, tensando y soltando los músculos. Estas técnicas, una vez que las tengamos interiorizadas, debemos aplicarlas todos los días, sobre todo en los momentos de mayor ansiedad. Todo esto lo podemos hacer acudiendo a un profesional para que nos ayude, ya que este nos guiará en el proceso.

La ansiedad en la adolescencia es un problema que debemos identificar cuanto antes y buscar una solución. Es importante que logremos saber qué es lo que preocupa a nuestro hijo, porque así será mucho más fácil la solución.

Como padres, nos preocupa el bienestar tanto físico como psicológico de nuestros hijos. Seguro que estas técnicas te ayudarán a mejorar el problema, aunque no está de más que se busque la ayuda profesional.