Cuidados para la cicatriz de cesárea

Adrianazul 13 febrero, 2017
A continuación te comentamos cuáles son los cuidados para la cicatriz de cesárea que debes aplicar para disfrutar de un vientre suave y atractivo.

La cicatriz de cesárea puede ser motivo de agobio para muchas mujeres. Principalmente porque la consideran un elemento antiestético que les resta belleza y, por ende, afecta su autoestima.

Independientemente de cuán evidente sea (o no) una cicatriz, lo más importante es saber cómo cuidarla para lograr que se suavice y se minimice al máximo. 

Razón por la cual debemos informarnos acerca de cuáles son los cuidados que requiere la cicatriz de cesárea y qué necesitamos para comenzar a ponernos manos a la obra.

Cuando una cicatriz evoluciona de manera correcta, la piel se torna rosada y sin relieve. No obstante, aunque la recuperación de la cesárea no presente ninguna complicación, su proceso es lento y laborioso. Debes tener paciencia y cuidar bien de la herida para que la piel tenga un aspecto sano.

La cicatriz de cesárea cada vez es menos perceptible puesto que, ahora suelen estar ubicadas –de manera horizontal- debajo de la línea del bikini. Además los cirujanos recurren a dos técnicas en particular para cerrar la incisión con mayor delicadeza; estas son:

  1. Los hilos.
  2. Las grapas.

Aunque antes las grapas dejaban muchas marcas, actualmente su efecto cicatrizante es muy similar al de los puntos.

La mayoría de las mujeres cicatriza sin problemas, sobre todo si han procurado seguir las indicaciones del médico tratante o dermatólogo.

Solo el 5% de las mujeres desarrolla queloides (crecimiento anormal debajo del tejido cicatrizado) y amerita cuidados especializados. Los queloides son muy evidentes no solo porque la piel se hace más gruesa, sino porque escuece y duele.

Cuidados para la cicatriz de cesárea

Antes de la cirugía

  • Hidrata tu piel todos los días. Siempre es positivo que mantengas hidratada tu piel. Especialmente si estás embarazada. No sabes si tu parto ameritará una cirugía, por lo que es muy positivo para tu piel se prepare para esto. Mantener tu piel hidratada te ayuda a prevenir las indeseadas estrías; por eso es bueno que te coloques todos los días crema hidratante.
  • Cuida de tu alimentación. Asegúrate de consumir cada día un aporte adecuado de proteínas, verduras y frutas. Todas tienen un aporte importante para tu organismo. Además toma mucha agua, ese es el mejor secreto de todas las mujeres que se esmeran en tener una piel bella.
Los hábitos saludables influyen en el cuidado de la cicatriz de cesárea.

Después de la cesárea

  • Vigila tu apósito. Cuando salgas de la cirugía descubrirás que tu herida está cubierta con un apósito quirúrgico, el cual debes vigilar para constatar que no estés sangrando por la incisión. Al día siguiente de la cesárea es seguro que el personal levante el apósito y descubra la herida para que reciba aire y, por supuesto, para revisar si está seca.
  • Mantén la herida siempre limpia y seca. Si la herida no se ha complicado y te dan de alta debes estar atenta a los signos de infección, sangrado o apertura de la herida. Debes lavarla con agua y un jabón neutro y secarla con unos leves toques –como si usaras una mota para aplicarte polvo compacto-. Debes evitar, a toda costa, restregar la toalla sobre la herida.
  • Ventilación. Es muy importante que la herida esté al aire libre la mayor cantidad de tiempo posible, pues cuánto más tiempo esté ventilada más rápido cicatrizará. Trata de usar siempre pendas de algodón que permitan que la piel transpire.
  • Ten reposo. Una cesárea amerita tiempo de cicatrización, por lo que es importante que evites los movimientos bruscos que afecten los músculos del abdomen, pues esto podría afectar el proceso de cicatrización.
  • Acude a consulta para que el médico revise tu herida. Aproximadamente unos 12 días después de haberte practicado la cesárea debes volver para revisar la herida. Durante esos días debes vigilar la evolución de la cicatriz; los puntos a considerar son:
    • Enrojecimiento de la piel.
    • Dolor al contacto.
    • Si se abre algún borde, si supura o tiene algún tipo de secreción o sangrado.

Si tu recuperación ha sido óptima y la herida está cerrada, te retirarán los puntos o las grapas. Recuerda que cada persona cicatriza a ritmos diferentes, por lo que, si no te retiran los puntos, probablemente sea porque el médico considera que aún falta tiempo para que la herida cicatrice bien.

Para cuidar la cicatriz de cesárea es imprescindible la humectación de la piel.

Debes ser constante

Una vez retirados los puntos, y que el médico haya comprobado que tu cicatriz de cesárea haya sanado bien, puedes aplicarte una crema una hidratante (con aloe vera, rosa mosqueta u otros elementos naturales cicatrizantes). Esto ayudará a que la piel recupere su elasticidad.

Trata de darte un masaje suave cuando realices la aplicación de la crema hidratante de tu elección.

Durante las primeras semanas es normal que sientas algunas molestias e, incluso, un poco de dolor en el abdomen. También es normal que sientas la zona ”adormecida”, es decir, con poca sensibilidad. Poco a poco la recuperarás, no te preocupes.

Ten presente que, no es recomendable recibir sol directamente en esa área hasta luego de unos seis meses después de la cesárea. Esto contribuye a evitar cambios en la pigmentación de la nueva piel que se está formando.

Te puede gustar