¡Cuidado! Estos alimentos no son seguros para tu hijo

La alimentación sana y equilibrada es fundamental para el crecimiento de los niños, pero cuidado querida mamá, no todos los alimentos son seguros para ellos. Para tu tranquilidad, te ofrecemos una guía práctica de lo que debes, o no, darle de comer a tus consentidos.

Muchas veces, por falta de tiempo recurrimos a la practicidad y les damos de comer a nuestros chiquitos “cualquier cosa”, como por ejemplo: alimentos procesados, golosinas, comida chatarra, refrescos, etc, con el fin de aliviar nuestras tareas cotidianas o disminuir la carga de quehaceres en casa.

No obstante, esto no es correcto, como buenas madres debemos estar conscientes de que nuestros hijos necesitan una adecuada alimentación, en la que podamos ofrecer vitaminas, minerales, proteínas, energía y ácidos grasos en cada plato de comida a nuestros hijos. Esto podría evitar la obesidad infantil.

Los médicos recomiendan no abusar de los alimentos grasosos y sustituirlos por vegetales o frutas

Además, comer bien no solo influye en su crecimiento físico, sino también en el desarrollo cognitivo o intelectual, indispensable para que puedan aprender en la escuela o superar todas sus etapas infantiles con éxito.

Una buena nutrición tampoco significa que tengamos que restringir a los niños de las cosas que más le gustan, al contrario, la idea es que ellos también puedan adquirir buenos hábitos alimenticios para identificar qué es correcto comer y qué no.

Ofrécele a tu pequeño tres comidas regulares al día al igual que dos meriendas altamente nutritivas, ricas en vitaminas, minerales y proteínas

Alimentos que no son seguros para su salud

A todas nos encanta consentir a nuestro hijo en casa, pero por encima de eso debe estar su salud y crecimiento sano, por lo tanto, a continuación encontraremos una serie de comidas que debemos evitar incluir en su alimentación:

Cereales azucarados

En el desayuno nos sacan de apuros, especialmente antes de llevar a los chicos a la escuela, pero desde el punto de vista nutricional están descompensados, principalmente por el exceso de azúcares y la cantidad mínima de fibra que aportan. Esto no quiere decir que nunca puedan disfrutar de ello, simplemente no debe ser parte de un desayuno habitual.

Leche de vaca

Los chicos hasta una determinada edad pueden tomar leche de vaca ya que esto les proporciona proteínas para el crecimiento, sin embargo, después de un año de edad algunos pequeños son alérgicos a la caseína. Existen alternativas más saludables, como la leche de almendras, soya, arroz, entre otras

Salchichas

¿A qué pequeño no le gusta un perrito caliente o hotdog? ¡A todos! Pero cuidado, están fabricados con carne procesada (rica en sodio, nitratos o sales), la cual es peligrosa y poco nutritiva.

Snack de frutas, barritas energéticas o golosinas

Estos interesantes productos además de ser deliciosos para los niños, no deben incluirse en la dieta diaria puesto que contienen exceso de azúcar y saborizantes que no aportan ningún valor nutricional.

Palomitas de maíz para microondas

Seguramente esto arruine las tardes de películas con nuestros hijos, pero debemos saber que las palomitas pueden contener alto porcentaje de grasas trans, azúcar, sodio y sal, altamente contraproducente para el correcto funcionamiento de su organismo. Una opción es hacer palomitas directamente en la olla con los granos de maíz y con un poco de aceite de oliva.

Comida rápida o precocida

Al igual que en los adultos, la comida rápida puede ocasionar obesidad, problemas hepáticos, enfermedades cardiovasculares, entre otros problemas de salud.

Frutos secos

Antes de los 5 o 6 años no se debe dar por ningún motivo frutos secos a los chicos porque son la principal causa de ahogamiento o asfixia infantil.

Pez espada, atún rojo, tiburón y lucio

Por lo general, contienen alto contenido de mercurio, por lo que pueden ser tóxicos en la alimentación de los pequeños.

Té o café

Estas bebidas reducen la absorción del hierro y el contenido de cafeína estimula excesivamente a los niños.

Bebidas energéticas o refrescos

No aportan nutrientes sino ingredientes poco indicados, como cafeína, azúcar refinada, elementos químicos, nuez de cola, entre otros, y por lo general, suelen provocar daños hepáticos o alterar el ritmo del sueño.

Una vez que los pequeños dejan la lactancia son más receptivos a probar bocados variados y a adquirir buenos hábitos, por lo tanto, es conveniente enseñarlos a consumir comidas saludables desde temprana edad, de esta manera, aseguramos un futuro sano al igual que feliz.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar