7 consejos para combatir los problemas de sueño en las nuevas mamás

22 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Si eres una madre reciente con problemas de sueño, entonces, no te pierdas estos consejos para que descanses mejor.

Las nuevas mamás pasan sueño durante las primeras semanas de vida de su bebé; esto es algo normal y que a todas las madres les ocurre. Si te sientes sola en las largas noches, piensa que hay millones de mujeres que están exactamente igual que tú en ese mismo instante. Pero es mejor que no te pierdas estos consejos para combatir los problemas de sueño en las nuevas mamas.

Consejos para combatir los problemas de sueño

Dormir lo que necesitas durante esos primeros meses es vital no solo para tu cordura, sino también para tu seguridad. Las personas que duermen menos de cinco horas al día tienen de cuatro a cinco veces más probabilidades de verse involucradas en un accidente relacionado con el sueño.

“Duerme cuando el bebé duerme”, como sugieren muchas personas, suena maravilloso, en teoría. En realidad, tomar siestas durante el día puede ser una tarea difícil para las nuevas mamás. Aun así, hay cosas que puedes hacer para aumentar las probabilidades de mejorar tu descanso. No te pierdas los siguientes consejos.

Madre cansada con problemas de sueño por el nacimiento de su bebé.

1. Acuéstate incluso si no tienes sueño

Levántate, relájate en el sofá y no hables por teléfono. No te estreses si no puedes conciliar el sueño; acostarte durante media hora puede ser muy reparador. En ocasiones, solo el estar acostada es buena idea para relajarte y estar bien.

2. Pide ayuda con la alimentación nocturna para combatir los problemas de sueño

Si ves que no puedes con todo y las noches se te hacen demasiado pesadas, busca ayuda para la alimentación del pequeño en caso de que lo alimentes con biberón. Si llevas a cabo la lactancia materna, acuéstate por la noche a la misma hora que tu bebé y así podrás dormir las mismas horas.

En este sentido, también puedes preparar biberones de tu leche y que tu pareja se lo dé por la noche; os turnáis las tomas y así puedes descansar más.

3. Mantén a tu bebé cerca durante el sueño

Otra idea para las mamás que amamantan es conseguir un moisés que se adhiera a la cama o se siente junto a ella. Así, será más fácil amamantar por la noche a tu bebé y no tendrás que levantarte ni de la cama. Pon una luz tenue y, después de la alimentación, a dormir.

4. Encuentra actividades que te ayuden a dormir

Para aquellas mamás que tienen problemas para conciliar el sueño incluso después de un día agotador de cuidar a su bebé, puede ser tentador relajarse frente a un ordenador o el televisor. Pero eso puede resultar contraproducente. La luz de las pantallas puede ser muy estimulante para el cerebro y te puede mantener despierto.

5. Sé exigente con los invitados para combatir los problemas de sueño

Hay visitantes serviciales (suegras que preparan comida y cambian pañales) y visitantes no tan agradables que esperan que les atiendas en todo momento. Aunque algunos quieran ayudar, te pueden robar horas de sueño cruciales para ti.

Madre abrazando a su bebé dormido en sus brazos.

Cuando los amigos y la familia visitan al nuevo bebé, las mujeres pueden sentirse obligadas a entretener, preparar la comida y hacer feliz a la gente. Las visitas que le exigen mucho o esperan el mismo nivel de esfuerzo y hospitalidad que tenía antes de quedar embarazada solo agotarán la energía. Si va gente a verte, invítala a ayudar en casa.

6. No confíes en el café

Aunque tomar una taza de café a primera hora de la mañana puede darte la sacudida que necesitas para estar alerta, excederte puede enmascarar tu necesidad de dormir y, de hecho, puede evitar que te quedes dormida cuando finalmente te acuestes. Además, si estás amamantando, tienes que limitar el consumo de cafeína.

7. Date cuenta de que las noches de insomnio no durarán para siempre

Los bebés sanos, por lo general, adoptan una rutina en la que duermen durante periodos más prolongados por la noche (cinco o más horas) entre los 2 y 3 meses de edad. Casi todos los bebés deberían poder dormir toda la noche a la edad de 6 meses, pero puede haber una discrepancia significativa entre esta estadística y lo que sucede en una familia determinada en una noche determinada.

Puedes abstenerte de amamantarlo hasta que se duerma. En cambio, poner al bebé en su cuna para que se duerma después de darle el pecho cuando aún está despierto resulta beneficioso. Te sorprenderá lo importante que es hacer esto para que tu bebé comience a dormir durante toda la noche.

  • Mantañola Jové, R. (2007) Dormir sin lágrimas: dejarle llorar no es la solución. Editorial: RoseJové.