18 nombres de bebés inspirados en la naturaleza

04 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
¿Estás buscando un nombre de bebé inspirando en la naturaleza? A continuación, te damos algunas ideas tanto para niña como para niño.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la actualidad, algunos de los nombres de bebés más comunes en España están inspirados en la naturaleza, nombres como Alba, cuyo significado es ‘amanecer’, Vega, que significa ‘extensión de tierra fértil’, o Leo, que proviene de ‘león’.

Pero hay multitud de nombres, tanto para niñas como para niños, basados en la fauna y en la flora que pueden ser una gran opción para ponerle a un futuro hijo. ¡Toma nota de la lista que a continuación te presentamos!

18 nombres de bebés inspirados en la naturaleza

En las siguientes líneas exponemos 18 nombres de bebés inspirados en la naturaleza, divididos en dos grupos: 9 para niñas y 9 para niños. ¡Seguro que te sorprende el significado de alguno de ellos!

Niña oliendo flores en campo.

Nombres para niñas relacionados con la naturaleza

  1. Ainara: es un nombre de origen vasco cuyo significado es ‘golondrina’. Otras variantes de este nombre son Ainhara, Enara o Elaia.
  2. Aurora: es un nombre de origen latino que significa ‘alba’, ‘amanecer’, ‘oriente’, ‘lugar por el que sale el sol’.
  3. Edurne: es un nombre de procedencia vasca que hace referencia a la ‘nieve‘. El nombre equivalente en castellano es Nieves.
  4. Estela: es una variante de Estrella. Su procedencia es latina y significa, literalmente, ‘estrella de la mañana’ o ‘estrella del alba’.
  5. Gemma: también conocido como Gema. Es un nombre que proviene del latín y cuyo significado es ‘piedra preciosa’.
  6. Melisa: es un nombre de origen griego que hace referencia a la ‘miel’ y a las ‘abejas’. Otras variantes son Melina, Melaida, Melita o Melitona.
  7. Paloma: procede del latín palumba, que significa ‘pichón salvaje’.
  8. Olivia: es un nombre de origen latino cuyo significado es ‘fruto o rama del olivo’.
  9. Silvia: proviene del latín silva, que se puede traducir como ‘selva’ o ‘bosque siniestro’. Su significado es ‘mujer de la selva o natural de los bosques’.

Nombres para niños relacionados con la naturaleza

  1. Adrián: proviene del latín hadrianus, palabra con la que se designaba a la familia romana natural de Hadria, lugar cercano al mar Adriático. Su significado literal es ‘aquel que viene del mar’. Es una variante del nombre Adriano.
  2. Bosco: se utiliza como nombre propio, pero procede de un apellido italiano que significa ‘bosque’.
  3. Fabián: es una variante de Fabio, su procedencia es latina y significa, literalmente, ‘cultivador de habas’.
  4. Ignacio: deriva del latín Ignatius, que sifnifica ‘fuego’. Otras variantes de este nombre son Íñigo o Iñaki.
  5. Ilan: es un nombre de origen hebreo que significa ‘árbol’.
  6. Jacinto: es de origen griego y hace referencia a la flor con el mismo nombre.
  7. Nahuel: es un nombre de origen mapuche cuyo significado es ‘tigre’ o ‘jaguar’.
  8. Pedro: proviene del latín petrus, que se traduce como ‘piedra’.
  9. Silvestre: es un nombre de procedencia latina que etimológicamente significa ‘el que vive en la selva’.
    Niño con nombre inspirado en la naturaleza a hombros de su padre.

“Somos una parte más de la naturaleza y si queremos sobrevivir en este planeta, debemos cuidar de ella”.

-Anónimo-

¿Por qué escoger nombres de bebés inspirados en la naturaleza?

Hoy en día, vivimos en una sociedad globalizada y culturalmente diversa en la que las alternativas de nombres de bebés se han multiplicado, de manera que elegir un nombre para un futuro hijo se ha convertido en una tarea cada vez más complicada. Una buena forma de filtras estas opciones es centrarse en una temática que resulte inspiradora, como puede ser la naturaleza.

Escoger un nombre de bebé basado en la madre Tierra puede ser un bonito gesto de agradecimiento a todo lo que esta ofrece día a día a las personas. Pues, ¿qué sería del ser humano sin su entorno natural?, ¿sin la flora?, ¿sin la fauna?

Pero esto no debe quedarse en una simple anécdota; no se trata de ponerle a un hijo un nombre inspirado en la naturaleza y ya. Se debe aprovechar la ocasión para, desde los primeros años de vida del pequeño, transmitir un mensaje de concienciación, de cuidado y de respeto por el medioambiente, aquel que tanto necesita el ser humano para sobrevivir y prosperar como especie.

  • Salazar, S. (2016). El gran libro de los nombres para tu bebé Guía ilustrada de nombres para niño y niña. Barcelona: Planeta.