11 cuentos para relajarse

Esta selección de cuentos para relajarse ayudará a mayores y pequeños a encontrar la estabilidad emocional a la vez que se fomenta la lectura.
11 cuentos para relajarse
Arantza Martín Becerro

Escrito y verificado por la documentalista Arantza Martín Becerro.

Última actualización: 21 julio, 2022

Los cuentos son una herramienta ideal para relajarse, tanto para los niños como para los adultos, de una manera sencilla y práctica a la par que lúdica y didáctica. Las historias de estos libros infantiles sumergen a los pequeños en mundos de imaginación y fantasía, y envían a su cerebro señales de relajación absoluta.

El estado emocional de los niños suele alterarse con facilidad, por lo que ayudarlos a volver a un estado de calma y paz es importante, y más aún que ellos mismos sepan gestionar esos momentos.

Además, estos cuentos son ideales para cualquier momento del día, aunque es cierto que son muy útiles para el momento de irse a la cama. Por ello, a continuación, te dejamos una selección de cuentos para relajarse que encantarán tanto a mayores como a pequeños por las innumerables ventajas que proporcionan.



11 cuentos para relajarse

Con la relajación ayudamos a los niños a tomar conciencia de su cuerpo y a adquirir la capacidad de inhibir de manera voluntaria el tono muscular.

La relajación además, controla la respiración con todos los beneficios emocionales que eso supone. Ayuda a la recuperación del cuerpo tras el ajetreo del día, facilitando el descanso del sistema nervioso. Permite alcanzar la concentración mental, el bienestar físico y mejora el control sensoriomotor.

Los cuentos son, para los niños, una puerta idónea para ilustrar y recrear la relajación.

1. El osito Kuma Kuma

Aunque ya de por sí el acto de leer un libro debe ser un acto que transmita mucha tranquilidad y paz, esta historia lo hará más todavía. En primer lugar, el protagonista de la misma es un pequeño oso. Estos personajes encantan a los más pequeños de la casa y les hacen estar todavía más atentos a la historia.

Madre leyendo cuentos para relajarse a tu hija junto a la chimenea.

Además, la historia transmite una serie de valores asociados con la calma y la paz que les serán transmitidos también a los niños según se desarrolle la trama.

Las ilustraciones son muy sencillas, y transmiten mucha calma solo con su sencillez. Sus textos, muy cortos y en forma de poemasmostrarán a los niños el día a día de la vida del pequeño oso aislado en una casa pequeña en las montañas.

A través de esta historia descrita como un libro de inspiración zen, los niños descubrirán la posibilidad de disfrutar de la vida con calma y tranquilidad.

2. Respira, uno de los mejores cuentos para relajarse

En la actualidad, una de las maneras de relajarse de los adultos que más éxito está teniendo es acudir a técnicas de meditación y yoga. Este libro infantil introduce a los niños en este mundo de la meditación y, más concretamente, en la respiración.

La historia tiene como protagonista a un niño que no puede conciliar el sueño y que pide ayuda a su madre para ello. Para solucionar su estado de alteración, la madre decide enseñarle a respirar.

Un libro para poner en práctica a través de los ejercicios que la mamá va enseñando al pequeño. En primer lugar, podéis leer la historia completa centrándoos en el texto y las ilustraciones y, después, en sucesivas ocasiones, practicar los ejercicios igual que los protagonistas de la historia.

Aunque pueda parecer una actividad fuera de lo normal, es importante enseñar a los niños estas pequeñas técnicas de respiración para que ellos mismos las puedan poner en práctica si en un momento dado fuera necesario.

3. Om

Como hemos indicado ya hablando del libro anterior, el yoga y la meditación son unas de las prácticas más habituales en la actualidad para obtener un mayor estado de relajación. Por ello, en esta selección de cuentos para relajarse no podíamos dejar pasar la oportunidad de incluir Om.

Madre leyendo cuentos para relajarse a su hijos antes de ir a dormir.

Con su título y la ilustración de la portada, ya podemos hacernos una idea de la temática del libro. El protagonista es un niño que decide en el patio del colegio practicar diferentes posturas de yoga. Sin embargo, la historia no queda ahí y es que, para que a los niños les sea todavía más divertido el mundo de la relajación y el yoga, todas las posturas que el protagonista realiza tienen forma de animales.

La pasión de los niños por los animales les llevará a querer practicarlas, por lo que, nuevamente, y al igual que ocurría con el libro anterior, este libro puede ponerse en práctica una vez leído.

Delfines, dragones, leones o tortugas surgirán entre el texto y las ilustraciones de este fantástico libro para introducir a los niños en el mundo de la relajación y la meditación.

4. Toni tiene insomnio

Decíamos antes de comenzar a detallar la selección que uno de los mejores momentos para trabajar los cuentos sobre la relajación es la hora de irse a dormir. Este momento suele ser complicado para los niños, por lo que la historia del búho Toni les ayudará.

Un cuento idóneo para irse a la cama con maravillosas ilustraciones situadas en un bosque que, además, trata valores como la amistad, la aceptación de los miedos y la superación de estos.

5. Buenas noches bosque

Propiciar el sueño pasa por crear las condiciones para que todo en casa y alrededor del niño se vaya apagando. Se trata de un conjunto de habitos que componen lo que se conoce como la “higiene del sueño” y que le indican al niño que se acerca la hora de dormir.

Ritmos y luces que bajan la intensidad para acompañar la producción de melatonina, reducción de ruidos y en general una atmósfera de recogimiento. De eso trata Buenas noches bosque.

6. El árbol y las hormigas

En este cuento se narra una historia de superación y trabajo en equipo.

Una borrasca desarraiga un árbol y para reafirmarlo en la tierra, las hormigas lo enseñan a relajarse.

Para ganar libertad, le dicen, deja de hacer fuerza. Le aconsejan dejar de apretar; y para alcanzar el bienestar sentir el recorrido del aire por todo el cuerpo.

7. Buenas noches animales del bosque

Como el cuento Buenas noches bosque, este tiene la misma estructura, pero su ingrediente principal es una voz que narra susurrante a los oídos. La música además, tintinea y recorre con suavidad las imágenes.

8. El pulpo enojado

El cuento maneja la respiración para trabajar la ira. Explica con sencillez los pasos a seguir al perder la calma. Es usual que los niños e incluso las personas mayores no sepamos como canalizar la alteración del ánimo.

Tumbarse boca arriba y respirar profundamente calma y reconcilia al cuerpo con uno mismo. De hecho, la recomendación profesional si no se puede respirar sentado con el diafragma, es hacerlo reclinado o tumbado boca arriba. “Si le es necesario, puede colocar un pequeño libro sobre su abdomen y comprobar cómo aquél sube y baja”.

9. El erizo y el globo

Para lograr la relajación, respirar es clave y una de las formas de hacer consciente la respiración es soplando.

Empezar a practicar el proceso completo (inspirar-espirar) se logra como ya vimos antes, tendidos boca arriba. Podemos además seguir la pauta de la educadora María Esther Chambi, propuesta en el cuento que acabamos de ver y leer:

“Tomaremos un globo, lo hincharemos un poquito y lo colocaremos encima de la barriga. Inspiraremos lentamente por la nariz y espiraremos lentamente por la boca observando como el globo sube y baja.”

10. El último unicornio

Esta dulce voz que narra ya la conocemos. En este caso, tenemos un cuento fantástico con unicornios y dragones. Es también, un ejemplo de lo potente que resulta esta herramienta para relajar y hacer soñar a los niños.

Una buena narración oral, lectura en voz alta o audio cuento, fortalece “la capacidad del niño para escuchar, prestar atención y emocionarse, gracias a los matices que la voz y la narración dan al audio”.

En efecto, “el audio potencia la actividad cognitiva, porque crea imágenes mentales muy vivas de lo que se escucha“. El cuerpo del niño “reacciona fisiológicamente ante las voces, la música y los efectos sonoros”.

11. La nube

El yoga es una forma de educación no formal que integra a los niños en los aspectos emocionales, cognitivos y creativos. Es también una forma amena de desarrollar su potencial creativo y la forma de superar problemas y retos.

“Con la práctica del yoga, los niños consiguen estar menos estresados y aprenden a respetar las diferencias, así como a ir más allá ante los retos de la vida”.

Cómo lograr la relajación

Si queremos que los niños se relajen, nosotros mismos debemos estar relajados. Silencio y respeto se transmiten por contagio. La tranquilidad va de la mano de la experiencia y el ejemplo.

Finalmente, los cuentos para relajarse tendrán mucho más sentido en un entorno en calma, pues los niños son en extremo sensibles a los estímulos de su alrededor. El ambiente, el tono de voz y la manera de hablar “son factores poderosos para conseguir atención que se convierte en la base de la relajación”.

Te podría interesar...
Un besito y ¡a dormir!, para fomentar hábitos desde la infancia
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Un besito y ¡a dormir!, para fomentar hábitos desde la infancia

Fomentar hábitos desde la infancia es esencial para el crecimiento y el desarrollo del niño. Hoy os traemos un libro ideal para esta tarea.