¿Sabes cuándo sostiene un bebé su cabeza?

Fernando Clementin · 30 junio, 2018
El crecimiento del bebé se da en un abrir y cerrar de ojos. Para anticiparte a cada uno de sus progresos, es recomendable que sepas qué esperar de cada etapa de su vida.

Ante todo, debemos recordar que los bebés son frágiles y delicados. Al nacer, sus músculos todavía no tienen la fuerza suficiente para realizar movimientos ni sostener miembros, por ello, sus acciones son escasas y sus movimientos, descoordinados. Y a pesar de que muchos padres se preocupen por cuándo llegará momento preciso en el que un bebé sostenga su cabeza, hay que saber esperar. Los procesos naturales del desarrollo físico no se deben acelerar ni mucho menos, saltar.

Durante su primer año de vida, el pequeño está inmerso en un proceso de desarrollo fundamental incesante. Esto abarca diferentes sistemas de su cuerpo e incluye, por supuesto, el sistema nervioso y el motor. A medida que avanzan los meses, los bebés aprenden a controlar mejor su cuerpo, conforme sus músculos ganan tamaño, fuerza y resistencia.

¿Cuándo sostiene un bebé su cabeza?

El desarrollo motor de los niños comienza, justamente, por los músculos que le permiten mantener su cabeza en alto. Esto, por lo general, comienza a manifestarse con solvencia a partir del cuarto mes de vida. No obstante, siempre se debe tener presente que los parámetros de crecimiento pueden variar sin que esto signifique un problema para los bebés.

Antes de cumplir los 3 o 4 meses de vida, el pequeño puede llegar a hacer intentos por levantar su cabeza y mantenerla en esa posición, pero sin lograrlo por más de unos segundos. En estos meses, el bebé comienza a transitar la conducta por meros reflejos hacia actos más conscientes y permanentes.

Una vez que domina estas aptitudes, el desarrollo del bebé continuará por los músculos de los hombros y la espalda, que serán los responsables de permitirle permanecer sentado. Posteriormente, se fortalecerán sus extremidades; este es el requisito necesario para que aprenda a caminar.

30 nombres mitológicos para niños.

En resumen, los movimientos que el bebé aprende con el paso del tiempo se ordenan así:

  • Primer mes: control de la dirección de la cabeza para dirigir la mirada.
  • Segundo y tercer mes: gana control sobre su cuerpo y las extremidades, aunque sin controlarlas de manera coordinada.
  • Del cuarto al sexto mes: es el momento en el que los bebés suelen aprender a conservar su cabeza elevada.
  • Sexto mes en adelante: a partir de aquí, sus movimientos comienzan a ser más intencionados y, a medida que adquiere fuerza, aprenderá a moverse por sus propios medios. Primero lo hará gateando; luego, caminando.

¿Se puede ayudar al bebé a mantener su cabeza erguida?

Hasta cierto punto, aunque los padres no pueden acelerar el proceso, sí pueden ayudar a que su bebé tenga un desarrollo físico adecuado mediante ciertas medidas. Estas van desde cargar al bebé con cuidado hasta realizar algunos ejercicios suaves. Con el tiempo, sus músculos madurarán y tomarán la fuerza necesaria para sostener las distintas partes del cuerpo.

Lo mejor que se puede hacer, una vez que el bebé cumpla unos 6-8 meses de edad, es dejarlo recostado boca abajo. De esta manera, para examinar el entorno en el que se encuentra, buscará levantar la cabeza por su propia cuenta y así fortalecerá sus músculos poco a poco.

Otro pequeño ejercicio consiste en recostar al bebé boca abajo y tomarlo de las manos, con cuidado para ayudarlo a sentarse. Muy importante: cerciórate de que no realice esfuerzos desmedidos para llevar a cabo esta acción.

“El desarrollo motor de los niños comienza, justamente, por los músculos que le permiten mantener su cabeza en alto”

¿Y si no lo hace?

Algunos bebés pueden presentar cierto retraso en su desarrollo motor sin que esto signifique un problema mayor. No obstante, si llega a los 3 o 4 meses de vida y crees que no ha avanzado como debería en este aspecto, consulta al pediatra en uno de los controles.

Los juguetes contribuyen a enseñar a los bebés a sonreír.

Cuidados a considerar

Hasta que no controle plenamente sus movimientos, deberías hay que estar atentos a los movimientos del bebé. También se deben tomar ciertas medidas como: evitar movimientos bruscos, cargarlo en una mochila portabebés o sostenerlo de las manos y dejar su cabeza colgando cuando aún no puede sostenerla.

Asimismo, hay que ser cuidadosos con los saltadores, andadores y todo tipo de juguetes que impliquen movimientos para los que puede no estar preparado. Para prevenir lesiones o complicaciones innecesarias, ten mucho cuidado y sostén su cabeza hasta que tenga dominio de ella.

Una vez que el bebé aprenda a sostener su cabeza erguida, verás que presentará otros avances en poco tiempo. Su inquietud por moverse y explorar el mundo aumentará. De seguro en unos pocos meses comenzará a intentar gatear. ¡Acompáñalo y cuídalo en esta maravillosa etapa de su vida!