¿Cuándo debes preocuparte por un resfriado infantil?

¿Tu hijo se resfría muy seguido y has empezado a preocuparte por su salud? Entonces tranquila, porque en este artículo te contamos todo acerca del resfriado infantil.
¿Cuándo debes preocuparte por un resfriado infantil?
Marcela Alejandra Caffulli

Escrito y verificado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli el 02 julio, 2021.

Última actualización: 02 julio, 2021

El resfrío común o resfriado es una enfermedad infantil muy frecuente, que encabeza la lista de motivos de consulta en la atención primaria.

Si bien es una patología habitual en todas las edades durante las estaciones frías del año, los niños son particularmente propensos a padecerla. Se estima que los menores de 10 años presentan entre 4 y 8 episodios de resfrío al año, principalmente aquellos que están escolarizados. (de la Flor i Brú, 2013)

Afortunadamente suelen ser cuadros leves y de resolución espontánea, pero debes tener en cuenta aquellos signos que puedan indicar que algo más está sucediendo.

En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre el resfriado infantil.

¿Cómo se contagian los resfriados?

El resfriado infantil es una enfermedad que se produce como consecuencia de la infección por virus respiratorios, principalmente de la familia Rinovirus.

Vale la pena remarcar que no se contagia la enfermedad (el resfrío) sino el agente que la produce (el virus).

Los gérmenes respiratorios se transmiten de persona a persona a través de dos mecanismos principales:

  • Aerosolización: los virus viajan adentro de partículas de agua presentes en la saliva o el moco que quedan suspendidas en el aire cuando alguien tose o estornuda.
  • Contacto: pasado un tiempo, estas partículas infectadas caen a las superficies y las colonizan durante varias horas o incluso días. El niño se infecta al tocar estas superficies y llevarse luego las manos a la boca, los ojos o la nariz.

Si compartimos habitación con alguien que porte un virus respiratorio en su cuerpo, es probable que nos contagiemos este germen.

Cuando alguien tose o estornuda sin cubrirse la boca, los virus pueden ingresar directamente a nuestras mucosas (nasal, ocular u oral) o indirectamente, cuando tocamos superficies contaminadas (como un picaporte) y luego nuestra cara.

¿Cómo saber si un niño está resfriado?

Entre 1 y 3 días después de contraer el virus respiratorio, los niños pueden empezar a manifestar los síntomas típicos de la enfermedad. Los más destacados son los siguientes:

  • Picazón o molestias en la garganta.
  • Dolor al tragar (odinofagia).
  • Sensación de nariz tapada (congestión nasal).
  • Descarga de mocos a través de los orificios nasales (rinorrea).

Habitualmente la rinorrea al inicio es trasparente o clara, la cual denominamos hialina. Conforme pasen los días esta cambiará su aspecto, volviéndose más espesa y de color amarillo o verde.

Esto es propio de la evolución natural del cuadro y no indica que la causa del resfrío sea bacteriana ni que requiera tratamiento con antibióticos.

En algunos casos el cuadro clínico del resfriado infantil podrá acompañarse de fiebre, tos, dolor de cabeza o dolores musculares, los cual en general serán leves.

¿Cuándo debes preocuparte por el resfriado infantil?

Lo más común es que el resfriado infantil resuelva por si solo en 7 a 10 días. Esto quiere decir que no necesita tratamiento para su cura porque nuestro sistema de defensas es capaz de combatir al virus que lo causa.

En una minoría de casos el cuadro puede prolongarse un poco más, haciendo oportuna la consulta con el pediatra de cabecera para descartar otras condiciones de salud agregadas.

Además del factor tiempo, es importante prestar atención a los síntomas que detallaremos a continuación. En caso de que aparezcan, será importante la evaluación del pediatra a fin de descartar complicaciones.

Fiebre

Este síntoma puede estar presente en un resfrío, pero no es lo más habitual. Suele ocurrir en niños menores de 3 años y es más raro de ver en niños mayores.

Por lo general aparece luego de la congestión nasal y el moco y puede durar entre 1 y 3 días. Es característico que a pesar de la fiebre, el niño se encuentra en buen estado general.

Cuando por el contrario la fiebre precede a los mocos, dura más de 3 días y el niño presenta un notable decaimiento, será necesaria la consulta con el médico.

Así mismo en aquellos casos en los que la fiebre se acompañe de temblores, cambios en la coloración de la piel y la boca o marcado deterioro del estado general, será pertinente concurrir de manera urgente al servicio de salud más próximo al domicilio.

Muchos mocos

La duración de la congestión y la rinorrea es variable, aunque en general no superan los 10 días. Es de esperar que conforme pase el tiempo, los mocos vayan limitándose gradualmente hasta desaparecer.

En aquellos casos en los que la presencia de secreciones nasales supere los 14 días o que reaparezca dentro de un corto lapso de tiempo, se recomienda consultar al médico para descartar otras enfermedades agregadas como la sinusitis.

Si bien este diagnóstico es raro en los niños pequeños (menores de 10 años) no es algo imposible de ver. Debemos pensarlo cuando los síntomas duren más de 2 semanas, la fiebre sea persistente o cuando el niño refiera sensación de dolor o pesadez en alguna parte de la cara.

Dolor de oído

Una de las complicaciones más comunes del resfriado infantil es la Otitis Media Aguda, reportándose con una frecuencia entre 5 y 30%. También se ha descripto mayor riesgo en aquellos niños menores de 3 años que concurren a la guardería. (Miller, 2020)

Debe sospecharse cuando la fiebre reaparece luego de varios días de iniciado el resfrío y cuando el dolor de oído es intenso, bilateral o se acompaña secreciones malolientes que escurren a través del oído.

Tos

Otra de las complicaciones del resfriado son las afecciones respiratorias de la vía aérea baja, como la neumonía o el broncoespasmo.

Habitualmente la tos que se presenta en el contexto de un resfrío es húmeda y ocurre por el goteo de los mocos hacia la cara posterior de la garganta. También suele coincidir con el período de mayor congestión nasal, es decir con los primeros días del resfriado.

Niño enfermo con tos.

Siempre que la tos sea permanente, dure más de 10 días, o se acompañe de agitación (en niños pequeños) o falta de aire (en niños mayores), tu hijo deberá ser evaluado por el pediatra.

Algunas consideraciones finales sobre el resfriado…

El resfriado es una enfermedad muy frecuente en la infancia. A pesar de que sus síntomas son leves y limitados en el tiempo, genera gran preocupación en los padres y es una causa importante de absentismo escolar y laboral.

Más allá de los medicamentos indicados para aliviar los síntomas, no será necesario ofrecer otros fármacos. De hecho es importante optar solamente por aquellos productos que hayan demostrado real eficacia en la mejoría de los síntomas y el perfil de seguridad necesario para su uso en el hogar.