Todo lo que necesitas saber sobre la neumonía en los niños

Amanda 15 junio, 2017

La neumonía es una terrible enfermedad, que se considera la principal causa de muerte por infección en niños. Se cree que es especialmente mortal en menores de 5 años, sin importar el lugar del mundo donde se encuentren.

A partir del año 2009 se creó el Día Mundial de la Neumonía, el cual se conmemora el 12 de noviembre de cada año. El objetivo de dicha celebración, es concientizar a la población sobre los efectos que ha ocasionado esta enfermedad. Al respecto, se tiene entendido que es posible prevenir y curar la neumonía, es decir, existen soluciones para que dejen de morir niños por esta causa.

Millones de niños mueren al año por causa de esta enfermedad. No obstante, prestando la atención requerida, esta cifra puede disminuir. Se sabe que entre 2000 y 2015, los esfuerzos por tratar este problema han arrojado buenos resultados.

¿Cómo se desarrolla la neumonía en los niños?

La neumonía es una enfermedad infecciosa que afecta el aparato respiratorio. Puede afectar a niños y a adultos, pero son los menores de 5 años los más vulnerables, así como los ancianos. En el caso de pacientes de zonas rurales y de bajos recursos, la vulnerabilidad crece.

Al respecto, los especialistas indican que para mejorar el pronóstico de los afectados por la neumonía, es preciso atender varios aspectos. Como sabemos, el diagnóstico temprano es la mejor herramienta para atacar cualquier enfermedad. Es por ello que ciertos sectores de la población se ven más afectados.

Para atender casos de neumonía es necesaria la aplicación de un riguroso  tratamiento a base de antibióticos. Sin embargo, es una enfermedad que se puede prevenir fácilmente por medio de la colocación de vacunas.

La neumonía se desarrolla por medio de un virus. Por esta razón puede afectar a cualquier niño, se encuentre donde se encuentre. Infecta al tracto respiratorio en un nivel inferior de los pulmones. Es decir, afecta profundamente el sistema, por eso puede ser tan compleja. En algunos casos, la enfermedad puede ser generada por bacterias.

Síntomas de la neumonía

No en todos los casos la neumonía se presenta de la misma manera, es decir, puede variar de niño a niño. Con frecuencia esta afección se desarrolla justo después de salir de un resfriado común. En este sentido, muchas veces los síntomas llegan a confundirse con los de cualquier gripe. Entre los síntomas más frecuentes de la neumonía se encuentran los siguientes:

  • Tos
  • Fiebre elevada y persistente
  • Dificultad respiratoria o respiración agitada
  • Malestar general y decaimiento
  • Dolor abdominal
  • Silbido en los pulmones
  • Irritación en la garganta
  • Nauseas y vómitos debido a la mucosidad
  • Falta de apetito

¿Cómo actuar en caso de neumonía?

Cuando se sospecha el desarrollo de neumonía, lo principal es acudir al especialista. El médico recomendará la realización de una radiografía en el área de tórax. Dicho estudio revelará la posible infección en los pulmones, lo cual se confirma con un análisis de sangre.

En la mayoría de los casos se prescriben antibióticos solo cuando la neumonía es de origen bacteriano. No obstante, es difícil diferenciar cuando es virus o bacteria lo que la produce. Al tratarse de niños, el pediatra debe considerar varios factores antes de proceder con algún tratamiento.

Los organismos encargados de concientizar sobre la neumonía, afirman que la prevención es lo más importante. El lavado de manos, la lactancia materna y las vacunas, sugieren las principales medidas al respecto. También se hace indispensable la asignación de recursos para dotar de antibióticos y medicina relacionada al tratamiento de esta enfermedad.

Para reducir la neumonía en un espectro más amplio, los expertos consideran que la colocación de la vacuna neumocócica, es una medida principal en el abordaje de esta materia. De igual manera, es necesaria una evaluación de la calidad del agua y su mejoramiento, si fuera el caso.

La reducción de la contaminación, una mejor higiene en espacios públicos, también son necesarios para prevenir la neumonía y otras enfermedades. Sin embargo, es preciso acotar que la prevención comienza en casa.

 

Te puede gustar