Criptofasia: el idioma secreto de los gemelos

Amanda · 10 abril, 2017

Es súper tierno escuchar a los bebés hablar en sus propios idiomas, aquellos que casi nadie entiende. En el caso de los gemelos es doblemente emocionante; sin embargo, entre ellos sí parecen entenderse. De acuerdo con los estudios, los hermanos gemelos de hecho sí se entienden, es más, tienen un idioma secreto conocido como Criptofasia.

Hace más cuarenta años, los investigadores tuvieron el reto de interpretar el caso de las gemelas Grace y Virginia Kennedy. Estas hermanas estadounidenses estaban siendo criadas por su abuela, que era alemana. Al parecer las pequeñas no habían aprendido a hablar inglés después de 6 años. Sin embargo, parecían hablar entre ellas en una lengua incomprensible.

Según la observación hecha por los familiares y especialistas, se trataba de un “idioma” al parecer bastante complejo. Para ese entonces la noticia causó revuelo, las gemelas habían inventado un idioma secreto. Los expertos estaban encantados con el aparente descubrimiento.

Criptofasia, como fue llamado más adelante, fue investigado como cualquier lengua o cultura desconocida. Los lingüistas comenzaron a identificar las reglas gramaticales y sintácticas desarrolladas por esta diminuta comunidad de hablantes. Más adelante hubo nuevos descubrimientos al respecto; veamos cómo continua la historia.

Develamiento de la Criptofasia

Los investigadores continuaron avanzando en  torno al lenguaje de las niñas. En esa tarea se toparon con que las pequeñas no habían recibido estimulación por parte sus padres. No estaban en contacto con la sociedad y mentalmente estaban aisladas también. Por error se les descubrió deficiencia mental cuando eran bebés, motivo por el cual no recibieron mayor estímulo.

Sus padres no las llevaron a la escuela y poco salían de casa. Grace y Virginia pasaban la mayor parte del tiempo con su abuela, quien apenas les hablaba en alemán. Cuando los investigadores lingüistas se acercaron a ellas, finalmente se les diagnosticó un cociente intelectual normal.

Como consecuencia de su aislamiento, las niñas se vieron obligadas a comunicarse entre ellas. Estaban alejadas del mundo exterior, no tenían compañía de niños o adultos, pero tenían contacto con la lengua inglesa. Es decir, en el vientre materno escucharon a su madre hablar en inglés y desde su propio encierro también lo escuchaban.

Dadas las circunstancias, los lingüistas concluyeron que de hecho su “idioma propio”, no lo era. Se trataba de una construcción a base de palabras en inglés.  De modo que, unían al azar palabras de su lengua materna para poder comunicarse. Eran frases y palabras con mala pronunciación, carentes de sintaxis o gramática; por ello la evidente falta de coherencia.

Las niñas fueron ayudadas para que aprendieran el idioma. Comenzaron a hablarlo lo mejor que pudieron, pero nunca alcanzaron fluidez normal. Sin embargo, ayudaron a entender que la Criptofasia  puede evolucionar entre gemelos porque su nivel de desarrollo es similar.

Al parecer, todos los niños hacen esta construcción lingüística. Los bebés usan palabras mal pronunciadas, tienen deficiencia sintáctica y gramatical, solo que no pueden avanzar porque son únicos.

El habla de los bebés

Cualquier bebé es capaz de desarrollar su propia lengua. Es decir, un conjunto de expresiones que solo él entiende. No obstante, en el caso de los gemelos, esta lengua puede evolucionar debido a la compresión que existe entre ellos. Se hallan en el mismo nivel de desarrollo y existe entre ellos una comunicación superior que viene desde el vientre materno.

Los gemelos hablan entre sí por medio de la Criptofasia hasta que es sostenible. De alguna manera todos hemos sido testigos de cómo parecen hablar los bebés. Sin embargo, este tipo de comunicación no prospera porque socialmente existe un impedimento, pues nadie más lo entiende. En consecuencia, los gemelos criptofasicos, terminan dejando este sistema por ser poco factible, más o menos desde los tres años.

El tiempo que los gemelos pasan juntos, les permite crear este código. No obstante, es sabido que cualquier niño, joven o adulto puede crear sistemas secretos similares a estos. Por medio de esta lengua pueden excluir a los demás, para que sea personal. En el caso de las gemelas Kennedy, su evolución fue mayor debido al poco contacto social. Es decir, no hubo presión para que dejasen de comunicarse de esta manera.

La Criptofasia ocurre en al menos la mitad de la población de gemelos, esto incluye también a los mellizos no idénticos. La mayoría de los casos identificados en los estudios, revelan ser una combinación de palabras mal pronunciadas de su propia lengua materna.

Cualquier bebé lo desarrolla mientras no adquiere el lenguaje, pero entre los gemelos se fortalecen los errores. Afortunadamente para nuestros hijos, aunque trágico para Grace y Virginia, estas construcciones no afectan al desarrollo de la lengua materna.