Consejos para establecer una rutina de alimentación del bebé

Astrid Moreira · 19 junio, 2018
Existen muchos beneficios al establecer una rutina de alimentación del bebé. Además de ayudarlos a ellos a adquirir un hábito positivo, también contribuirá para que los padres puedan organizarse.

Establecer una rutina de alimentación del bebé es fundamental para que pueda crecer sano y fuerte. A medida que se va desarrollando, necesitará adquirir nuevos alimentos; por eso, los padres deben tomar especial atención en qué puede comer y la edad adecuada en la que podrá comenzar a recibirlos en su dieta.

¿Cuándo comenzar a establecer rutinas en los bebés?

Desde que el bebé nace, los padres pueden comenzar a establecer rutinas en sus actividades; no únicamente en la alimentación, sino también en las horas de siesta, baño e higiene. Esto no solo ayuda al pequeño a organizarse, también beneficia a los padres y les permite organizarse.

Desde que el bebé cumple los tres meses, comienza a notar las diversas actividades que realiza en el día. Incluso al no realizar alguna actividad que tiene como costumbre, lo notará.

La primera rutina que aprenderán será la de comer. Por esta razón, los padres deben prestarle especial atención a su alimentación y como irá cambiando con el tiempo.

Ventajas de establecer una rutina de alimentación del bebé

Lo primero que deben hacer los padres antes de integrar nuevos alimentos en la dieta del bebé es consultar directamente con el pediatra. Los pequeños no pueden ingerir algunos alimentos porque podrían causarles daño.

Además, es importante establecer horarios para que se acostumbre a sus tiempos de comida. Estas son otras ventajas importantes de esta práctica:

  • Ayudará al bebé a conocer sus propias rutinas y horarios; por ejemplo, sabrá que luego de la siesta, tocará biberón.
  • Será mucho más sencillo cuando los padres dejen a su bebé al cuidado de una niñera o con un familiar. Al tener una rutina de alimentación establecida, se facilitará el hecho de cuidar los tiempos y mantener un hábito.
  • Establecer una rutina de alimentación del bebé también es importante para organizar los procesos biológicos en todo lo relacionado con el sistema gastrointestinal y su nutrición.
  • Cuando el bebé comienza a ingerir nuevos alimentos, esta rutina le permite saber a los padres cuáles alimentos pueden producirle alergias o intolerancia.
La rutina de alimentación del bebé será beneficiosa también para los padres.

Horarios más comunes

Existen tres tipos de horarios que los padres pueden comenzar a implementar. El primero es marcado por ellos mismos, el segundo establecido por el bebé y el tercero sería combinado. Explicamos más en detalle cómo se aplica cada uno de ellos:

Los horarios marcados por los padres

Este tipo de horarios suelen ser los más estrictos. Se específica cuándo comerá el bebé, incluso en muchas ocasiones, también se detalla cuánto deberá dormir, jugar e ir de paseo.

Para que los padres puedan comenzar a aplicar esta rutina, deben consultar directamente con un experto o basarse en los patrones naturales del niño. Debe ser preciso y aplicarse todos los días.

“Establecer una rutina es importante, por lo que los padres deben recordar que los bebés deben comer por lo menos cada 4 horas”

Los horarios marcados por el bebé

Esta rutina suele ser más flexible y menos exacta. Los padres, generalmente, se guían por las pistas del comportamiento de su bebé, dependiendo de lo que necesite.

Esto no significa que el niño nunca se organizará. Al nacer, él establece horarios regulares de sueño, alimentación y diversión. Lo importante es observarlo y respetar las rutinas que se marcan naturalmente.

Los horarios combinados

Esta técnica aplica la combinación de las estrategias anteriormente mencionadas. Los padres deberán seguir una rutina establecida de dormir, comer y jugar, pero algunas horas pueden cambiar. Por ejemplo, su hora de sueño podría retrasarse por alguna salida al supermercado o alguna otra actividad.

Establecer una rutina de alimentación del bebé es muy importante para el funcionamiento de su organismo.

¿Cuánto debe comer un bebé?

No existe una cantidad establecida para la rutina de alimentación del bebé; suele recomendarse que se le den una o dos cucharadas del ingrediente que se le vaya a ofrecer y cada día ir aumentando la cantidad progresivamente, claro está, si lo acepta. Aunque también se destaca que se debe alimentar al bebé según sus necesidades y demandas.

Es fundamental que los padres establezcan una rutina de alimentación correctamente y los bebés tengan un hábito alimenticio acorde a su edad. Recuerda que si dudas sobre algún alimento que desees integrar a la dieta del pequeño, lo mejor es consultar con el pediatra. Una dieta adecuada permitirá que el niño se desarrolle correctamente.