Complicaciones que surgen de engordar de más durante el embarazo

25 julio, 2018
El aumento de peso durante el embarazo depende de diferentes factores: la genética, el peso del bebé y, por supuesto, la dieta. En el siguiente artículo, te contamos algunas complicaciones que surgen de engordar más durante la gestación.

Durante los nueve meses que dura el embarazo, las mujeres tienden a añadir algunos kilos a su silueta. Sin embargo, el aumento de peso debe controlarse regularmente, ya que se deben tener en cuenta las complicaciones que genera engordar de más durante el embarazo.

Por supuesto, hay que ser conscientes de la calidad y la cantidad de los alimentos que consumen las embarazadas. Es normal que, en ciertos momentos del embarazo, el apetito aumente.

De hecho, el embarazo provoca un aumento de peso en todas las mujeres. Eso, a su vez, es muy bueno, ya que hay mayores necesidades a medida que transcurre la gestación. En ese sentido, es aconsejable no exceder los 12-13 kilos de sobrepeso a razón del embarazo.

La importancia de no exceder estos límites radica en que el sobrepeso disminuye las posibilidades de tener un hijo y aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo. En estos casos, una nutrición adecuada y la actividad física moderada y regular deberían ayudar a mantenerse dentro de los límites recomendados.

Hacer un poco de deporte permite permanecer bajo esta barrera; es especialmente en la última parte del embarazo cuando se percibe la diferencia entre una mujer activa y una sedentaria.

Engordar de más durante el embarazo

El aumento de peso durante el embarazo debe ser regular y paulatino. En teoría, las mujeres no deberían aumentar de peso durante el primer trimestre. A partir del segundo trimestre, en tanto, suelen coger un 1 kilo por mes; en los últimos tres meses, lo normal es ganar 2 kilos por mes.

El peso ideal que una mujer debe añadir a su cuerpo durante el embarazo es de 9 a 12 kilos. No obstante, varios factores se tienen en cuenta para un aumento de peso armonioso.

Engordar de más durante el embarazo es peligroso para la madre y el bebé.

Las mujeres que ganan más peso generalmente son mujeres delgadas, que pueden tomar hasta 20 kilos. Puede parecer un poco aterrador, pero durante el parto, las mujeres pierden unos 7 kilos en promedio, debido al peso de la placenta y del bebé. Del mismo modo, la lactancia también ayuda a recuperar un peso saludable.

Sin embargo, algunas mujeres no ganan mucho peso durante los nueve meses de gestación debido a algunos inconvenientes. Durante el primer trimestre, las futuras mamás pueden experimentar episodios de náuseas, e incluso vómitos graves, lo que impide aumentar de peso.

Además, el reflujo gastroesofágico es común en el último trimestre. En este caso, los elevadores de ácido reducen el apetito de la futura madre.

En último lugar, se debe tener en cuenta que cualquier problema de sobrepeso durante el embarazo debe discutirse antes, durante y después del parto con profesionales de la salud. Estos proporcionarán respuestas a las preguntas y encontrarán soluciones para limitar los riesgos que puedan presentarse.

“Una nutrición adecuada y la actividad física moderada y regular deberían ayudar a mantenerse dentro de los límites de peso recomendados”

Complicaciones por engordar de más durante el embarazo

En la gestación, la obesidad puede tener consecuencias negativas tanto para la madre como para el feto. En el primer caso, los riesgos incluyen el desarrollo de diabetes gestacional o preeclampsia.

Por su parte, los riesgos fetales corresponden principalmente a anomalías congénitas, nacimiento prematuro o mortalidad fetal al nacer.

En resumen, se pueden destacar las siguientes complicaciones del embarazo relacionadas con el sobrepeso:

  • El riesgo de mortalidad perinatal se multiplica por dos.
  • Las madres con sobrepeso pueden tener niños con un alto peso al nacer; este puede ser de más de 4 kilos.
  • La futura madre tiene más probabilidades de dar a luz por cesárea que por medios naturales.
  • El riesgo de diabetes aumenta para las madres con sobrepeso y sus descendientes.
  • Existe un mayor riesgo de preeclampsia, debido a la elevación anormal de la presión arterial, que puede conducir a la muerte en el útero.
  • Mayor probabilidad para la madre de desarrollar enfermedades cardiovasculares e hipertensión .
  • El niño corre el riesgo de desarrollar obesidad y enfermedades cardíacas. 
La alimentación influye directamente en el bajo peso en el embarazo.

Por todo esto, es importante que la mujer embarazada con sobrepeso tenga una dieta saludable y actividad física de manera regular, incluso durante este período. Caminar y nadar son, entre otras cosas, ejercicios recomendados para evitar engordar de más durante el embarazo.

Además, la actividad no debe ser intensa y ha de estar adaptada a este contexto particular. En cuanto a los cambios en la alimentación, se aconseja consultar con un dietista u otros profesionales de la salud.

Para concluir, recuerda que, aunque estés embarazada, no es necesario comer de más o incluso hacerlo por dos personas. Opta por reglas dietéticas simples: cocinar a vapor, sin bebidas azucaradas y dejando de lado la grasa animal. Con estas sencillas medidas, el bebé podrá tomar lo que necesita para seguir creciendo.

Te puede gustar