Comerse las uñas: remedios caseros para ayudar a tu hijo

Nadyra Muhammad 13 enero, 2016

La onicofagia es el hábito de comerse las uñas y puede presentarse tanto en niños como en adultos. Lo característico de esta situación es que se hace de manera compulsiva, sin darse cuenta y con dificultades para controlarlo voluntariamente.

La causa

Si tu hijo se come las uñas lo más conveniente es que trates de averiguar en qué circunstancias lo hace, pues está visto que este hábito se exacerba en situaciones muy exigentes que generan ansiedad y estrés. Así que en la medida que puedas precisar qué es lo que lleva a tu hijo a hacer esto podrás ayudarlo de una manera mas eficiente.

También es importante que trates de determinar a partir de qué momento apareció, es decir, si hubo un evento importante que lo haya generado, esto sería muy útil para abordar el comprotamiento y ver qué posibilidades reales hay de evitar esta situación estresante.

En oportunidades no podemos encontrar un evento como tal, sino que estamos en presencia de un niño con un estilo de personalidad ansioso, que percibe las demandas del ambiente más estresantes que el resto.

En todos los casos, tu hijo necesita apoyo para aprender a manejar el estrés y la ansiedad, cuya manifestación es comerse las uñas. Visto así, la onicofagia no es el problema en sí, sino una manifestación de un problema emocional.

 

como-acabar-con-la-onicofagia-infantil-01

No lo hagas sentirse peor

Ya hemos dicho que los niños suelen comerse las uñas cuando están situaciones altamente difíciles de manejar para ellos. Otros niños en lugar de hacer esto tiran de mechoncitos de cabello, tienen alteraciones en el sueño o comienzan a comportarse como niños más pequeños. En fin, hay diversidad de maneras en las que los niños nos hacen saber que están atravesando por un momento difícil.

En tales circunstancias necesitan más que en ningún otro momento de la fortaleza, amparo y seguridad que sus padres le brindan. Así que no lo reprendas en público, recuerda que la mayoría de las veces no tiene el  control voluntario sobre el acto de comerse las uñas, es algo que hace sin darse cuenta y que le sirve de válvula de escape para liberar tensiones.

Remedios caseros para dejar de comerse las uñas

Los remedios caseros han tenido un uso controvertido para ayudar a eliminar este mal hábito en las personas. Por eso, seguramente te darán algunos consejos que debes evaluar con sensatez para garantizar que no vulnerarás la dignidad de tus hijos.

 

  • Si se trata de una niña, prueba pintándole las uñas y haz de este momento un espacio de complicidad y coquetería entre ambas. Motívala a mantener sus manos lindas, puedes comprarles algunos anillos y pulseras también.
  • Algunas personas recomiendan untar los dedos con cristales de sábila por sus efectos cicatrizantes. Hazlo con respeto, explícale que es una medicina que lo ayudará a sanar sus dedos mordidos. Esto trae como “ventaja” adicional que el sabor amargo de la sábila le resultará desagradable y evitará morderse las uñas. No caigas en la tentación de untarle picante ni sustancias que le maltraten más sus dedos y su autoestima.
  • Ayúdale a tener a mano algunos sustitutos “para masticar” pueden ser cosas como chicles sin azúcar,  palitos de zanahoria o apio, cuadritos de manzana o cualquier otro alimento saludable y fácil de llevar.
  • Enséñale técnicas de relajación que pueda usar en las situaciones en que comienza a ponerse tenso. Dale estrategias para disculparse y apartarse unos dos minutos y respirar.

mdc_psicologo

Ayuda especializada

Recuerda que la onicofagia es la expresion de una situacion emocional difícil de manejar, puede tratarse de cambios en la rutina familiar  como el nacimiento de un hermanito, una mudanza, la muerte de algún familiar cercano o de alguna mascota. Pero también puede venir de situaciones más prolongadas en el tiempo como una tensa relacion de los padres en casa, dificultades para adaptarse al cole o problemas con los cuidadores.

Debes estar atenta a todo y evitar exponer a tu pequeño a tales situaciones hasta que haya logrado fortaleza emocional.

No dudes en buscar el apoyo de un psicólogo infantil para ayudarte a descubrir las causas y para apoyar a tu hijo en el desarrollo de destrezas que le permitan afrontar los diversos retos que la vida le proporcionará.

Mientras la intervención va haciendo efecto, puedes ayudar un poco con estos sencillos remedios caseros. ¡Te deseamos suerte!

Te puede gustar