Cólicos en el embarazo: lo que debes saber

El dolor abdominal cólico puede ser ocasionado por los cambios normales del embarazo. Sin embargo, también pueden indicar alguna enfermedad en la mujer.
Cólicos en el embarazo: lo que debes saber
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 16 agosto, 2021.

Última actualización: 16 agosto, 2021

Los cólicos en el embarazo pueden llegar a ser muy molestos, en especial si se producen con frecuencia. Se caracterizan por una sensación dolorosa, intermitente, de tipo punzante que se localiza sobre la región abdominal o pélvica.

Si bien pueden ocurrir como consecuencia de los cambios propios de esta etapa, otras veces son la manifestación de un cuadro clínico subyacente. En estos casos, el dolor suele acompañarse de otros síntomas de alarma característicos de cada patología.

¿Te interesa saber un poco más sobre esta condición? Hemos preparado el siguiente artículo informativo para que tengas en cuenta lo más importante. ¡Sigue leyendo!

Los cólicos en el embarazo

Al igual que ocurre en las mujeres no embarazadas, los cólicos pueden producirse por varios motivos, principalmente gastrointestinales.

La variedad de manifestaciones que acompaña al dolor es muy amplia, desde síntomas leves y pasajeros (náuseas, vómitos o dolor de espalda), hasta síntomas graves como el sangrado.

En definitiva, los cólicos en el embarazo no deben pasarse por alto. Si bien en general no son motivo de preocupación, en una pequeña proporción de mujeres puede indicar una complicación de la gestación.

Mujer embarazada con dolor de espalda.

Causas de los cólicos en el embarazo

Tal y como indican los expertos del Manual MSD, “Por lo general, el dolor pélvico temporal no es un motivo de preocupación”.

Estos dolores típicos del embarazo suelen estar ocasionados por los movimientos en los huesos y ligamentos maternos, debido al crecimiento del bebé. Por este motivo, pueden considerarse dentro de los síntomas clásicos de esta etapa.

Por el contrario, cuando se producen manifestaciones atípicas agregadas es posible que los cólicos estén causados por alguna condición grave subyacente. Dentro de las causas posibles, destacamos las siguientes:

  • Aborto espontáneo. Según una publicación de la Clínica Mayo, los abortos espontáneos son la pérdida espontánea de la gestación que ocurre antes de la semana 20. Pueden ocurrir como consecuencia de anormalidades genéticas u otras enfermedades maternas no controladas (como la diabetes mellitus).
  • Embarazo ectópico. Es el desarrollo del embrión fuera del endometrio (la capa más interna del útero) y en general ocurre a nivel de las trompas de Falopio.
  • Torsión ovárica. Es posible que algunos de los vasos que nutren a los tejidos ginecológicos (como los ovarios) se roten y compriman. Esto provoca un daño severo en su estructura, que se manifiesta a través del dolor, los sangrados y las náuseas.
  • Algunas patologías gastrointestinales y urinarias (quirúrgicas o no) pueden generar cólicos. Entre ellas, la apendicitis, el cólico nefrítico, la pielonefritis y la gastroenteritis.

Consejos para reducir los cólicos

Cuando los cólicos son leves y pasajeros pueden controlarse fácilmente, a través de alguna de las siguientes estrategias:

  • Evitar los movimientos bruscos.
  • Realizar ejercicios para fortalecer la musculatura pélvica.
  • Aplicar compresas tibias sobre el vientre durante algunos minutos.
  • Mantener una postura correcta al caminar y al acostarse.

En ocasiones, el uso de analgésicos de venta libre aptos para el embarazo (como el paracetamol) puede ayudar. Sin embargo, es recomendable que su consumo se realice bajo indicación médica.

Mujer haciendo ejercicios para el dolor de espalda durante el embarazo.

¿Se pueden prevenir?

Los cólicos en el embarazo pueden ser manifestaciones comunes y propias de los cambios fisiológicos del organismo gestante. Es posible que algunas mujeres nunca lo sientan, mientras que para otras constituye un problema frecuente.

No existe un método específico para prevenirlos, aunque seguir un estilo de vida saludable y cumplir las recomendaciones obstétricas puede ayudar a limitarlos.

Cuándo acudir al médico

En caso de presentar algunos de los síntomas de alarma, es necesario acudir a un servicio de urgencias lo antes posible. Entre ellos, sangrado o flujo vaginal, dolor intenso y constante, fiebre o pérdida de la conciencia.

Además de realizar un examen físico ginecológico, el médico puede indicar estudios complementarios para determinar el origen de la enfermedad.

Te podría interesar...
Embarazos dolorosos, ¿los siguientes serán así?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Embarazos dolorosos, ¿los siguientes serán así?

Haber experimentado embarazos dolorosos aumenta la posibilidad de que los siguientes sean igual de incómodos. ¿Esto es un mito o una realidad?