Causas de la descamación de la piel de un bebé

La piel de los bebés es delicada y sensible respecto a la de los adultos. Por esto, la descamación leve es bastante frecuente, pero fácil de prevenir.
Causas de la descamación de la piel de un bebé
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 25 noviembre, 2022

La piel de los bebés es tersa, suave, de olor agradable y sensible. Por esto, es muy vulnerable a la descamación, en especial en los meses de invierno. No obstante, no es necesario preocuparse por ello, sino prestarle los cuidados adecuados para que se mantenga nutrida y funcional. En este artículo, te contamos cuáles son las causas y cómo prevenirlas.

¿Qué causa la descamación de la piel en un bebé?

En la mayoría de los casos, los mismos factores que secan la piel de los adultos provocarán sequedad en la de los bebés. Por lo tanto, la exposición al aire seco y a las temperaturas frías, como en el invierno, puede disminuir la humedad y la humectación propia de la superficie cutánea.

Incluso, los baños calientes o estar sumergido en el agua durante tiempos prolongados puede debilitar la humedad de la piel, aunque sea una actividad agradable y relajante. Todo esto, sumado a la epidermis delicada y fina de los recién nacidos, predispone a la descamación de la piel en un bebé.

Aspecto de la descamación de la piel en un bebé

La piel de los bebés, cuando se encuentra seca y requiere de mayor humedad, puede presentar descamación sutil, aspereza al tacto o grietas y líneas finas. Además, esta afección se presenta con mayor frecuencia en las manos, los labios, el rostro y los pies. En general, si la descamación es leve, no provocará molestias significativas en el pequeño. Por su parte, si la piel está demasiado seca, puede generar comezón, lo que estimula el rascado y la irritación de la zona.

Según las indicaciones de la American Academy of Dermatology Association, los objetivos para manejar la piel seca serían los siguientes:

  • Eliminar los síntomas como la comezón.
  • Enseñar las medidas de higiene y cuidado para prevenirla.
  • Recuperar la función de barrera protectora de la piel.
En general, la descamación en la piel de los bebés se presenta en las manos, los labios, el rostro y los pies. Esto ocurre por la sequedad y porque la superficie cutánea de los pequeños es más débil.

El eccema en los bebés

El eccema es una afección de la piel que a menudo se manifiesta en los bebés a partir de los primeros meses de vida. Esta puede presentar signos similares a una piel seca. Siempre, lo ideal es concurrir a la consulta médica para que el especialista realice el diagnóstico correcto, pero existen algunas diferencias concretas para poder distinguirlos:

  • A diferencia de la piel seca, que se presenta escamosa o áspera, ante la presencia del eccema se observa roja o rosada, de acuerdo con el grado de inflamación. También, pueden aparecen diminutas vesículas en el área.
  • Si bien la piel seca y el eccema pueden presentarse en las manos, el rostro, los pies y los labios, el segundo es más frecuente en el cuero cabelludo, detrás de las orejas o en los pliegues de las rodillas y los codos.
  • El eccema no solo se agrava con los climas o los baños, sino también con la humedad, las telas ásperas, el polvo y con determinados detergentes o jabones.



Medidas para prevenir la descamación de la piel de un bebé

Existen varias medidas simples para prevenir que la piel delicada y sensible de los bebés presente descamación y sequedad. Conócelas a continuación.

Realizar baños cortos con agua tibia

Los baños prolongados y con agua caliente tienden a quitar la humedad propia de la superficie cutánea. Por lo tanto, se aconseja que sean cortos, con agua tibia y el uso de jabones que no contengan demasiados químicos. Además, lo aconsejable es no bañarlo todos los días. Por otra parte, en el momento de secado, no se recomienda realizar demasiada fricción con la toalla, sino dar palmadas suaves. Luego, conviene colocar una crema humectante para mantener la piel hidratada y suave.

Humectar la piel en forma diaria y constante

La aplicación de crema humectante es una de las medidas más importantes para mantener una superficie cutánea sana, nutrida y funcional. La crema emoliente ideal es aquella hipoalergénica y que no contiene fragancias, químicos o perfumes. Además de aplicarla luego del baño, se debe reiterar el procedimiento a lo largo del día y en todo el cuerpo.



Colocar humidificadores en los ambientes es una buena opción para evitar que la piel del bebé se reseque y sufra descamación. Deben ser de los que largan vapor frío, ya que el aire caliente es más seco.

Colocar un humidificador

Según estudios publicados por la Pediatric Dermatology, los recién nacidos suelen tener la piel más seca de lo habitual. Por esto, se recomienda agregar a los ambientes un humidificador de vapor frío para lograr más humedad, puesto que el aire caliente suele ser más seco. A su vez, no se aconseja calentar demasiado las habitaciones donde se encuentre el bebé.

Elegir productos cosméticos neutros y suaves

La piel de los recién nacidos es delicada y aún no se encuentra desarrollada en su totalidad. Por ende, la capacidad de actuar como barrera protectora todavía no se encuentra activa. En consecuencia, la elección del tipo de aceite o jabón es importante para no generar alteraciones en los valores del pH de la superficie cutánea. Se recomiendan los jabones neutros, suaves, que no generen demasiada espuma y que no tengan perfume.

La humectación constante es lo primordial

La piel de los recién nacidos es más delicada y sensible, ya que aún no se ha completado su desarrollo definitivo. Por lo tanto, se requiere de ciertos procesos de higiene y cuidado para mantenerla sana. Lo ideal es asegurar la humectación y la integridad de la superficie cutánea para prevenir probables cuadros de eccemas y descamación.

Te podría interesar...
La piel del bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La piel del bebé

La piel del bebé no esté desarrollada por completo. En este sentido, se diferencia en varios aspectos de la de los adultos. Veámoslos aquí.



  • Telofski LS, Morello AP 3rd, Mack Correa MC, Stamatas GN. The infant skin barrier: can we preserve, protect, and enhance the barrier? Dermatol Res Pract. 2012;2012:198789. doi: 10.1155/2012/198789. Epub 2012 Sep 4. PMID: 22988452; PMCID: PMC3439947.
  • Saijo S, Tagami H. Dry skin of newborn infants: functional analysis of the stratum corneum. Pediatr Dermatol. 1991 Jun;8(2):155-9. doi: 10.1111/j.1525-1470.1991.tb00308.x. PMID: 1923986.
  • Lund C. Bathing and Beyond: Current Bathing Controversies for Newborn Infants. Adv Neonatal Care. 2016 Oct;16 Suppl 5S:S13-S20. doi: 10.1097/ANC.0000000000000336. PMID: 27676109.
  • Dry skin: Diagnosis and treatment. [Internet] Disponible en: https://www.aad.org/public/diseases/a-z/dry-skin-treatment