Bullying religioso: ¿qué es y cómo impacta a los adolescentes?

Profesar una religión puede llevar a los adolescentes a sufrir discriminación y odio en el ámbito escolar. Te contamos por qué sucede y cómo puede afectarles esta situación.
Bullying religioso: ¿qué es y cómo impacta a los adolescentes?
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 12 mayo, 2023

Creemos que nos encontramos en la época donde más tolerantes y conscientes somos respecto a la diversidad. Sin embargo, las escuelas nos plantean un panorama bien diferente. Los casos de acoso escolar hacia las minorías, aquellos estudiantes que resaltan por alguna diferencia física, psicológica o cultural, están a la orden del día. Y, de manera concreta, el bullying religioso está más presente que nunca en las aulas.

Según datos recogidos por la organización Southern Poverty Law Center, el racismo parece ser la motivación principal tras la mayoría de incidentes de odio en las escuelas. Además, hay un aumento en el sentimiento antisemita y antimusulmán que deriva en agresiones hacia menores de minorías religiosas y étnicas.

Dado que las consecuencias para estos niños y adolescentes pueden ser severas y prolongadas, hoy queremos animarte a reflexionar al respecto y ofrecerte pautas para detectar y actuar en estos casos.

¿Qué es el bullying religioso?

El bullying religioso es el acoso escolar que se produce por motivo de la religión que profesa el estudiante. Parte del odio y la discriminación hacia la persona que es diferente (al igual que en otros casos) y toma como base la fe, las prácticas o la indumentaria del menor que se relacionan con su credo.

Tal como recoge el sitio web Stopbullying.gov, el uso de atuendos como el hijab o la patka (turbante) pueden desencadenar estas agresiones. También, el hecho de seguir ciertas tradiciones como el ayuno, la abstinencia de ciertos alimentos o el rezo, es motivo de discriminación en las escuelas. Y puede dar lugar a diferentes formas de acoso:

  • Comentarios hirientes y ofensivos sobre las prácticas o creencias religiosas del menor.
  • Insultos, burlas, amenazas o humillaciones.
  • Rechazo social que se manifiesta en aislamiento de la víctima.
  • Acoso físico que puede incluir golpes, empujones o forcejeos para obligar a la persona a deshacerse de esa indumentaria religiosa.
  • Ciberbullying que traslada a la red esa discriminación y comentarios de odio.


Niña sufre de bullying
La mayoría del tiempo, el bullying está enfocado hacia las personas que son diferentes.

¿Qué impacto tiene en los adolescentes?

La adolescencia es una etapa crucial en la formación de la personalidad y la organización del carácter; y sufrir acoso escolar de cualquier índole en estos años puede tener repercusiones serias y duraderas. Sin embargo, cuando hablamos de bullying religioso, este tiene unas consecuencias particulares, ya que la fe entronca de forma profunda con las creencias personales, la identidad y la herencia cultural.

Sabemos que ser víctima de bullying aumenta el riesgo de padecer ansiedad, soledad, baja autoestima, autolesiones y mala salud en general. Además, se asocia con el consumo de tabaco y drogas ilícitas y la presencia de trastornos psicosomáticos. Así lo recoge un meta-análisis publicado en World Journal of Psychiatry.

Pero, además, según un artículo de Global Public Health, el acoso etnocultural y religioso se asocia de forma significativa con los síntomas de depresión, ideación suicida y lesiones infligidas intencionalmente por otro. Por lo que los efectos de este tipo de acoso son particulares.

Por otro lado, el bullying religioso puede obstaculizar el desarrollo espiritual de los adolescentes, llevarles a cuestionar su fe, considerarla motivo de vergüenza o moverles a abandonar.

Teniendo en cuenta que la espiritualidad es una esfera de gran importancia en el ser humano y que incluso puede servir como factor protector para la salud integral, privarles de este tipo de crecimiento interior es una consecuencia importante.



Bullying religioso
El bullying hace sentir a los adolescentes como personas insuficientes que no cumplen con los estándares de la sociedad.

Como padres: ¿podemos detectar el bullying religioso?

En ocasiones, los menores no comunican la situación de acoso que están sufriendo. Esto puede ser por vergüenza, por miedo a mayores represalias o por considerar que nadie puede ayudarlos. Así, es fundamental que padres y maestros estén alerta para detectar aquellas señales que pueden indicar que algo no va bien. Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • El adolescente no quiere asistir a clase.
  • Parece no tener amigos en su centro escolar.
  • No habla acerca de su estancia en clase o miente.
  • Está irritable, irascible o apático. Se observa un cambio en su humor.
  • Tiene alteraciones en los patrones de sueño o alimentación o se queja de dolores somáticos.
  • Expresa desagrado por su ropa y, en especial, por aquellas prendas que simbolizan su religión.
  • Comienza a cuestionarse sus creencias, a mostrarse desinteresado o reacio en participar en aquellas actividades religiosas que antes disfrutaba.

¿Qué podemos hacer al respecto?

En general, el bullying religioso se basa en concepciones erróneas que los estudiantes tienen acerca de las creencias o religión de sus compañeros. Según recoge un reporte realizado por el Trinity College Digital Repository, parte de una serie de estereotipos y generalizaciones como que los judíos son materialistas, antipatrióticos o desleales. O que los musulmanes son todos terroristas o apoyan el terrorismo.

Por lo mismo, el punto de partida debería ser la educación de los estudiantes enfocada en el respeto a la diversidad, de forma que puedan deshacerse esos estereotipos tan dañinos y arraigados.

Además, los centros educativos deberían tomar medidas para prevenir la aparición de estos escenarios de acoso, adoptando medidas efectivas como el método KiVa que trata de proporcionarle a los padres y estudiantes herramientas que disminuyen estos altercados.

No obstante, desde el hogar también podemos tomar algunas medidas, como denunciar lo que ocurre al centro escolar o a las autoridades si es necesario. Así como también ofrecerle al adolescente algunas herramientas para afrontar la situación.

Por ejemplo, un estudio de la Revista de Psicodidáctica, sugiere que recibir el apoyo de los padres o adultos del hogar ayuda a los jóvenes víctimas de acoso escolar a mantener niveles superiores de satisfacción con la vida pese a su situación. Pero además, será necesario reforzar su autoestima y enseñarles estrategias de afrontamiento apropiadas, para lo cual puede ser muy positivo recurrir a un psicólogo infanto-juvenil.

Un llamado a la conciencia

En definitiva, en una sociedad cada vez más marcada por la multiculturalidad, el bullying religioso puede convertirse en un problema importante. Y sin duda, ninguna persona debería sufrir de acoso bajo ninguna circunstancia, siendo los adolescentes a menudo los más vulnerables ante esta situación.

Para las víctimas, esto puede suponer un grave daño a su salud psicológica y su bienestar emocional y puede limitarles a la hora de crecer de manera personal, relacionarse con otros y desarrollarse a nivel espiritual. Por ello, es importante que desde el hogar seamos capaces de detectar la situación, ofrecerles apoyo y animarlos a acudir a terapia cuando sea necesario.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Kosmin, B. A., & Keysar, A. (2015). National demographic survey of American Jewish college students 2014: Anti-Semitism report.
  • Moore, S. E., Norman, R. E., Suetani, S., Thomas, H. J., Sly, P. D., & Scott, J. G. (2017). Consequences of bullying victimization in childhood and adolescence: A systematic review and meta-analysis. World journal of psychiatry7(1), 60.
  • Miranda, R., Oriol, X., Amutio, A., & Ortúzar, H. (2019). Bullying en la adolescencia y satisfacción con la vida:¿ puede el apoyo de los adultos de la familia y de la escuela mitigar este efecto?. Revista de Psicodidáctica24(1), 39-45.
  • Pan, S. W., & Spittal, P. M. (2013). Health effects of perceived racial and religious bullying among urban adolescents in China: A cross-sectional national study. Global Public Health8(6), 685-697.
  • Salgado, A. C. (2014). Revisión de estudios empíricos sobre el impacto de la religión, religiosidad y espiritualidad como factores protectores. Propósitos y representaciones2(1), 121-159.
  • Southern Poverty Law Center. (2019). Hate at Schoolhttps://www.splcenter.org/sites/default/files/tt_2019_hate_at_school_report_final_0.pdf
  • Stopbullying.gov. (2021). Raza, etnia, nacionalidad y religiónhttps://espanol.stopbullying.gov/acoso-escolar-mke0/grupos

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.