7 beneficios de los videojuegos para algunos trastornos

Los videojuegos pueden ayudar a reducir los síntomas de algunos trastornos infantiles y a potenciar el desarrollo de habilidades. Descubre todos sus beneficios.
7 beneficios de los videojuegos para algunos trastornos
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 09 marzo, 2022

Para algunos padres, especialmente aquellos que crecieron en la era analógica, los videojuegos son elementos bastante desconocidos y potencialmente peligrosos. Al día de hoy, a muchos adultos les resulta difícil entender y aceptar que una pantalla, que en teoría aísla a su hijo del mundo, pueda resultar positiva en algún aspecto.

Sin embargo, los beneficios de los videojuegos son reales y la ciencia ya ha empezado a avalar algunos de ellos. De hecho, se ha encontrado que este tipo de ocio puede favorecer a los niños con diferentes condiciones del desarrollo, como el autismo, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y ciertos déficits cognitivos.

Cabe destacar que no todos los videojuegos son violentos y sobre estimulantes. Como en cualquier otro aspecto de la vida, hay multitud de opciones y algunas de ellas pueden ser muy educativas e incluso, terapéuticas. ¿Quieres conocerlas?

Beneficios de los videojuegos para algunos trastornos psicológicos

No podemos obviar los efectos perjudiciales del uso indebido de los videojuegos. De hecho, muchos progenitores les temen a causa de las investigaciones que sostienen su potencial adictivo y su capacidad para afectar al ánimo y a la socialización de los jugadores. Así mismo, el impacto que tienen los contenidos sexistas y violentos sobre el cerebro en desarrollo de los menores.

Aún así, no podemos generalizar ni cerrarnos a los beneficios que estos juegos pueden ofrecerle a los niños con diversas dificultades. La clave está en conocer y escoger una opción adecuada para nuestros hijos.

A continuación, vamos a contarte un poco más acerca de los aspectos positivos de los juegos de video.

1. Mejoran la orientación

Adolescente con una adicción a los videojuegos.
Algunos videojuegos favorecen al desarrollo visuoespacial, a la coordinación y al equilibrio.

La orientación espacial es una capacidad fundamental para el día a día. Es la habilidad que nos permite determinar la posición de un objeto respecto de otro e incluso, en relación a nosotros mismos. Sin ella no podríamos movernos por el espacio sin chocarnos, ni agarrar y manipular objetos.

Los videojuegos pueden potenciar esta habilidad en los niños, porque les ayudan a comprender cómo encajan unas piezas en otras, a qué distancias se encuentran los elementos entre sí o cómo seguir una ruta en un mapa.

2. Favorecen la coordinación

La coordinación mano-ojo se trabaja en la mayoría de los videojuegos, especialmente en los de acción, que tanto les gustan a los más jóvenes.

Un interesante estudio encontró que quienes juegan con frecuencia a estos juegos, tienen una mayor actividad en los circuitos cerebrales relacionados con la coordinación sensoriomotora. Y de hecho, estos beneficios pueden equipararse a los obtenidos a partir de la práctica de ciertos deportes, como el baloncesto o el tenis.

3. Permiten practicar habilidades sociales

Las comunicación social es todo un reto para los niños con autismo, pero también para aquellos pequeños con fobia social o con un grado de timidez excesiva.

Aunque a simple vista impresione que los videojuegos aíslan a los menores, en realidad pueden funcionar como una plataforma perfecta para practicar y mejorar las habilidades sociales.

En el relativo anonimato que proporciona el mundo virtual, y a través de un modo multijugador, los menores pueden relacionarse con otros jóvenes que comparten sus intereses, aprender a trabajar en equipo y sentirse parte de un grupo.

Además, los aprendizajes adquiridos por este medio pueden ser luego extrapolados a sus conversaciones y relaciones diarias en el mundo real.

4, Ayudan a sostener la atención

Una de las principales dificultades de los niños con TDAH es su incapacidad para sostener la atención durante largos periodos de tiempo. A este respecto, los videojuegos proporcionan las condiciones para facilitar esta tarea.

Debemos tener en cuenta que dichas actividades les permiten a los pequeños recibir recompensas y feedbacks positivos de forma inmediata. Y así, ayudarlos a progresar, a avanzar de pantalla y a enfrentar nuevos obstáculos, cuestiones fundamentales para mantener su interés.

5. Reducen la impulsividad

En la misma línea, otro de los beneficios de los videojuegos para los niños con TDAH es su potencial para reducir la impulsividad. Algunos de ellos requieren de medios o altos tiempos de reacción, lo que obliga a los niños a ejercer el autocontrol. Y además, a reflexionar antes de actuar, para escoger la acción más beneficiosa.

6. Favorecen a la toma de decisiones y al pensamiento lógico

En oposición a las decisiones precipitadas, muchos juegos exigen una estrategia clara para alcanzar buenos resultados. Así, jugar de forma regular puede ayudar a fomentar el pensamiento lógico y la toma de decisiones controladas.

Tengamos presente que el contexto del videojuego funciona como un espacio de práctica de habilidades que, posteriormente, los menores pueden aplicar a su vida y a sus contextos cotidianos.

7. Ayudan a mejorar el autoconcepto

Familia jugando a videojuegos durante el aislamiento por el coronavirus.
Cuando el niño obtiene recompensas por sus logros, se motiva a seguir enfrentando sus desafíos y mejora el concepto que tiene de sí mismo.

Por último, cabe mencionar que los videojuegos pueden contribuir a mejorar el autoconcepto de los niños que sufren algún trastorno. Debido a las dificultades que enfrentan a diario pueden llegar a crear una imagen negativa de sí mismos, considerarse torpes, insuficientes o poco valiosos.

El juego les proporciona un espacio seguro para explorar y para mejorar sus habilidades, así como también para recibir refuerzos y recompensas por sus logros. De este modo, su concepción de quiénes son y de lo que son capaces de hacer puede mejorar.

Obtén los beneficios de los videojuegos al escoger la opción adecuada

Los anteriores son solo algunos de los múltiples beneficios de los videojuegos para los trastornos infantiles. Sin embargo, hay muchas otras condiciones que pueden verse afectadas positivamente por ellos.

Actualmente, existen en el mercado cientos de aplicaciones y de juegos diseñados para trabajar los problemas de lenguaje, desarrollar la inteligencia emocional y potenciar la memoria, entre otras cuestiones. Incluso, muchos de ellos están creados por profesionales y expertos en el área.

Así, la clave se halla en escoger la opción adecuada para cada pequeño y sacar el mayor de los beneficios.

Ciertos videojuegos resultan contraproducentes para los menores porque los exponen a un exceso de estimulación, a contenidos inapropiados o a una aleatoriedad de recompensas que puede generarles adicciones. Así mismo, el uso excesivo de estos juegos puede interferir con el funcionamiento en otras áreas de la vida diaria, lo cual resulta bastante perjudicial.

Sin embargo, el videojuego adecuado, combinado con la regulación y la supervisión parental puede ser un excelente aliado. Los niños pueden limitar sus síntomas y mejorar sus habilidades por medio de una actividad de ocio que les agrada y que les llama su atención. Esto los convierte en una potente alternativa terapéutica.

Te podría interesar...
Beneficios de los videojuegos en los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Beneficios de los videojuegos en los niños

A los niños les encantan, pero sus padres los ven como una pérdida de tiempo. Te contamos algunos beneficios de los videojuegos en los niños.



  • Gong, D., He, H., Liu, D., Ma, W., Dong, L., Luo, C., & Yao, D. (2015). Enhanced functional connectivity and increased gray matter volume of insula related to action video game playing. Scientific reports, 5(1), 1-7. Disponible en: https://www.nature.com/articles/srep09763
  • García-Ríos, C. A., & García-Ríos, V. E. (2020). Videojuegos para niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Dominio de las Ciencias, 6(3), 706-717. Disponible en: https://www.nature.com/articles/srep09763