Beneficios del propóleo para los niños

Carmen Fetreros 1 diciembre, 2016
Desde hace unos años se ha extendido el uso del propóleo, la jalea real o la equinacea para prevenir los resfriados. De hecho, ya son muchos los adultos y niños en todo el mundo que lo toman cuando llega el invierno. 

El propóleo es una sustancia que se produce por la actividad de las abejas al extraer resina de diversas fuentes de origen vegetal (generalmente plantas) para cubrir sus colmenas.

Y a pesar de que ellas utilizan el propóleo para proteger sus hogares, los seres humanos podemos utilizarlo como remedio para varios malestares.

El típico malestar de las estaciones frías

La temporada de frío viene normalmente acompañada de los primeros catarros, la gripe, la tos y las bronquitis. Los niños, y sobre todo los más pequeños, suelen ser los que se enferman más rápido.

Cuando un niño tiene fiebre, tos o mocos, lo primero que tenemos que hacer siempre es acudir lo antes posible al pediatra o al especialista. No obstante, hay algunas medidas sencillas pero eficaces que nos ayudan a aliviar los malestares y también a prevenirlos.

La mayoría de estas medidas se utilizan desde hace muchos años y se transmiten de generación en generación.Uno de ellos es tomar mucha fruta por su alto contenido vitamínico. Naranjas, mandarinas, kiwis, limones o pomelos son frutas ricas en vitamina C indicadas para prevenir los resfriados.

El propóleo es una sustancia que proviene de las abejas.

También desde hace unos años muchos padres recurren a complementos nutricionales y vitamínicos que se venden en farmacias o en herbolarios. Estos productos prometen ser eficaces en la prevención de los constipados.

Hay que tener mucho cuidado porque aunque algunos prometen en su publicidad muchos beneficios para la salud, a veces no son más que un placebo sin eficacia ninguna.

Además pueden causarnos algún trastorno si no están indicados para la edad de los niños o tienen algún componente que no pueden tomar.

Siempre que vayamos a administrarle a nuestro hijo cualquier remedio natural, tenemos que consultar su opinión al pediatra o al especialista.

Incluso cuando en el prospecto nos aseguran que no tiene ninguna contraindicación. Si además los niños tienen alguna enfermedad crónica, no debemos administrarle ningún remedio natural.

Beneficios del propóleo

Se trata una sustancia natural elaborada por las abejas. Ellas mismas lo utilizan para recubrir sus colmenas y protegerlas. En los últimos años se considera a esta sustancia un remedio natural para prevenir catarros y constipados.

Aunque no hay ninguna confirmación científica de estas propiedades del propóleo, se ha observado que los niños que lo consumen habitualmente tienen menos complicaciones de vías respiratorias altas. Esto no significa que el propóleo cure ninguna enfermedad sino que ayuda a intentar evitar el contagio.

Principios activos del propóleo

Entre los principios activos del propóleo destacan sus propiedades antivirales. Esta sustancia contiene flavonoides que es conocido como un útil y práctico antiviral.

Esta sustancia natural ayuda a fortalecer el sistema inmunológico para enfermedades como el resfriado y la tos. Se recomienda también para afecciones más graves como la bronquitis y el dolor de garganta.

En algunos casos puede ser muy útil para tratar afecciones como la inflamación de las encías, o estomatitis, y también se puede utilizar para combatir los hongos en la boca.

Cuando tenemos un dolor de garganta, muchos padres creemos que el mejor remedio son los antibióticos. Pero estos solo son eficaces cuando la infección es de origen bacteriano.

El propóleo, una sustancia producida por las abejas.

En el mercado existen muchas formas diferentes para tomar el propóleo, tales como: puro, granulado, en espray, en jarabe, en comprimidos con vitamina C o en caramelos.

También se presenta en gotas y se puede echar en la leche o en otros líquidos. Para los niños hay que encontrar la forma en la que les sea más atractivo.

Por su efecto antibacteriano también se suele utilizar para tratar el acné. Razón por la cual muchos productos ideados para esta afección contienen propóleo. De esta manera, se puede encontrar en jabones, geles, lociones, cremas y otros ungüentos.

El propóleo puede ser una buena opción para fortalecer el sistema inmunológico de los niños. También es muy útil para prevenir enfermedades como el resfriado y la tos.

Posibles efectos secundarios

Entre los posibles efectos secundarios del propóleo se incluyen: alergias, boca seca (xerostomía) y malestar estomacal (de intensidad leve a moderada). Por consiguiente, es aconsejable consultar siempre con el médico antes de proceder a aplicarlo como tratamiento.

Normalmente estos trastornos desaparecen apenas se suspende su uso. No obstante, cada organismo es distinto y es necesario prevenir para no lamentar después.

Los niños pequeños pueden ser más propensos a manifestar estos efectos secundarios. Asimismo los niños que sean alérgicos a las picaduras de los insectos, como las abejas, también son propensos a experimentar los efectos secundarios.

Te puede gustar