3 beneficios de comer acelgas durante el embarazo

Existen algunos alimentos que son especialmente beneficiosos durante el embarazo. Un ejemplo de ellos son las acelgas. Te vamos a contar por qué han de aparecer en la dieta.
3 beneficios de comer acelgas durante el embarazo
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 23 agosto, 2022

Comer acelgas durante el embarazo puede generar una serie de beneficios debido a su concentración en micronutrientes. En esta etapa de la vida los requerimientos de algunas vitaminas y minerales se encuentran incrementados, por lo que será determinante satisfacerlos con el objetivo de garantizar el óptimo desarrollo del feto.

Antes de comenzar, es preciso destacar que en la gestación habrá que realizar ciertos ajustes a nivel dietético para evitar posibles intoxicaciones que puedan causar daños en el bebé. En esta etapa, el organismo se encuentra en un momento delicado y existen algunas bacterias que podrían llegar a provocar abortos espontáneos. Por este motivo, se deben prohibir todos aquellos comestibles de origen animal crudos.

Beneficios de las acelgas durante el embarazo

A continuación, vamos a comentar los principales beneficios del consumo de acelgas en el embarazo. Recuerda que será importante incluirlas en el contexto de una dieta variada y ligeramente hipercalórica para conseguir satisfacer los requerimientos nutricionales.

1. Mejoran el tránsito intestinal

Hay que destacar que las acelgas cuentan con una concentración elevada de fibra en su interior. Hablamos de una sustancia que no resulta digerible, pero que es capaz de incrementar el volumen del bolo fecal. Gracias a ello, se experimenta un tránsito intestinal mucho más eficiente, lo que reduce el estreñimiento, según lo evidencia una investigación publicada en la revista BMJ.

Si se tiene en cuenta que las mujeres embarazadas sufren con mayor frecuencia de este contratiempo intestinal, será importante garantizar un consumo suficiente de fibra.

Se ha comprobado mediante estudios que las acelgas contribuyen a mejorar el tránsito intestinal y a reducir el estreñimiento.

2. Evitan defectos en el cierre del tubo neural del bebé

Por otra parte, es clave comentar que las acelgas son fuente de ácido fólico. El organismo de la mujer gestante requiere de una cantidad superior de este elemento, ya que ayuda a prevenir defectos en el cierre del tubo neural, de acuerdo con un estudio publicado en la revista BMC Medicine. De hecho, normalmente se pauta la suplementación con el nutriente desde antes de la planificación del embarazo para disminuir al máximo los riesgos.

3. Previenen la anemia gestacional

Asimismo, las acelgas concentran una dosis elevada de minerales en su interior, entre los que se destaca el hierro. No es extraño que se presenten situaciones de anemia en la mujer gestante por un aumento del volumen de sangre total. Para evitar un problema de esta característica será determinante asegurar que la dieta cuente con una dosis de hierro superior. Además, parte de este ha de administrarse con vitamina C, ya que potencia su absorción a nivel intestinal.

¿Cómo consumir acelgas correctamente?

Para sacarle el máximo partido a las acelgas lo mejor es consumirlas cuando están de temporada, es decir, de octubre hasta abril. Además, conviene siempre priorizar su ingesta en crudo. Algunos métodos de cocción pueden llegar a desnaturalizar las proteínas y las vitaminas, además de provocar una pérdida de compuestos antioxidantes. De este modo, su densidad a nivel nutricional se reduce y, con ello, también parte de sus beneficios.

Esto no quiere decir que no se puedan cocinar. Simplemente, cabe aclarar que incluyéndolas en la pauta en forma cruda, por ejemplo en las ensaladas, se maximizan sus beneficios. Puedes alternar siempre entre vegetales cocidos y al natural para explotar al máximo los efectos positivos de este tipo de productos y asegurar las 5 raciones de frutas y verduras que se recomiendan en cada jornada.

Lo más recomendable es consumir las acelgas en crudo para gozar de todos sus beneficios. También puede comerse cocida, aunque perdería algunas de sus propiedades.

Almacenamiento de las acelgas

Lo mejor es que las acelgas se guarden siempre fuera de la luz del sol. Cuanto menos contacto tengan con el oxígeno, más guardarán todas sus propiedades. De esa forma, se evita la oxidación de los diferentes nutrientes que contienen. Siempre cabe la opción de trocearlas para facilitar su manejo, aunque se recomienda que dicho proceso no se realice hasta justo antes de la cocción o del consumo.

Las acelgas muy beneficiosas durante el embarazo

Como has podido comprobar, el consumo de acelgas está totalmente indicado durante el embarazo. En especial, por su concentración en ácido fólico y en fibra. Ambos elementos ayudan a mejorar el bienestar de la mujer gestante, al tiempo que se evitan problemas en el desarrollo del feto. Ahora bien, no son los únicos nutrientes importantes. Conviene siempre plantear una dieta equilibrada para prevenir problemas mayores.

Antes de terminar, hemos de destacar qué otros hábitos de vida han de cuidarse para lograr una evolución del feto óptima. Siempre es interesante mantenerse con un grado mínimo de actividad física, también durante el embarazo. En este caso, el esfuerzo ha de adaptarse a la situación y a las características de la mujer, pero sea como sea será determinante evitar el sedentarismo. De lo contrario, se incrementa el riesgo de desarrollar diabetes gestacional.

Te podría interesar...
¿Qué embutidos se pueden comer en el embarazo?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Qué embutidos se pueden comer en el embarazo?

A pesar de que no son los alimentos más saludables, algunos embutidos se pueden comer en el embarazo con moderación. ¡Toma nota!



  • Tabbers MM, Benninga MA. Constipation in children: fibre and probiotics. BMJ Clin Evid. 2015;2015:0303. Published 2015 Mar 10.
  • McNulty H, Rollins M, Cassidy T, et al. Effect of continued folic acid supplementation beyond the first trimester of pregnancy on cognitive performance in the child: a follow-up study from a randomized controlled trial (FASSTT Offspring Trial). BMC Med. 2019;17(1):196. Published 2019 Oct 31. doi:10.1186/s12916-019-1432-4