¿Qué hacer cuando un bebé vomita por boca y nariz?

Mi bebé vomita por la boca y la nariz, ¿Debo preocuparme? Esta condición es habitual en los primeros meses de vida. Te contamos cuáles son sus causas y qué hacer si sucede.
¿Qué hacer cuando un bebé vomita por boca y nariz?
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 27 julio, 2022

Durante el primer año de vida, es frecuente que los bebés regurgiten y vomiten por la boca y la nariz. Esto sucede por la inmadurez del sistema gastrointestinal y causa inquietud en los padres, especialmente cuando el contenido sale a través de las fosas nasales.

Los vómitos en los bebés menores de un año responden, por lo general, a causas funcionales benignas y no a una enfermedad o problema de salud a futuro. El estómago del recién nacido es muy pequeño y hasta los 4 meses no pueda retener mucha leche en su interior, por lo que el contenido se devuelve si se excede la capacidad. Con el pasar de los meses, esta condición se hace menos frecuente y de no ser así, será clave la valoración del especialista.

Sigue leyendo y entérate qué cómo proceder ante estos episodios de vómitos en los más pequeños.

¿Es normal que un bebé regurgite por la nariz?

La regurgitación infantil ocurre cuando la leche o los alimentos se devuelven del estómago a la boca y salen al exterior a través de ella o de la nariz, sin esfuerzo por parte del bebé.

La Asociación Española de Pediatría estima que el 75 % de los lactantes menores de 4 meses presenta regurgitaciones. Estas suelen ser espontáneas, en ocasiones como un eructo, que no provocan molestias en el bebé. Lo más común es que aparezcan dentro de la primera hora de las tomas de leche.

Ahora bien, la regurgitación puede ser causada por el reflujo gastroesofágico, que es el resultado de la incompetencia del esfínter esofágico inferior. Dicha compuerta separa al estómago del esófago y al no estar suficientemente desarrollada, permite que los alimentos se devuelvan ante los cambios mínimos de posición. Por ejemplo, al recostar al niño luego de comer. Esta condición es fisiológica al principio y suele desaparecer por sí sola entre los 7 y los 12 meses.

Al estar conectadas la boca y la nariz por medio de la faringe, es posible que el vómito sea expulsado a través de cualquiera de los dos orificios. Una de las causas comunes es la sobrealimentación del pequeño.

¿Por qué los bebés vomitan por la boca y la nariz?

El vómito causa malestar en el bebé, pues los músculos abdominales y el diafragma se contraen fuertemente y hacen que la salida del contenido gástrico sea enérgica y desagradable.

Pero, ¿por qué sale el contenido por la nariz al vomitar? La nariz y la boca están conectadas internamente por la faringe y, esta, a su vez, con el esófago. Por lo tanto, si hay regresión del contenido estomacal a través del esófago, este puede expulsarse a través de los dos orificios.

Entre las causas de los vómitos en los bebés se destacan las siguientes:

  • Sobrealimentación: si se brinda más cantidad de alimento al bebé que el que cabe en su estómago, este lo devolverá.
  • Alergias: ya desde los primeros meses de vida el bebé puede manifestar síntomas de alergias alimentarias. Esto causa malestares como el vómito, la diarrea o la distensión abdominal.
  • Infecciones intestinales: la gastroenteritis en el bebé puede producir diarreas y vómitos.
  • Alteraciones anatómicas en el tubo digestivo del bebé, como la estenosis hipertrófica del píloro.

¿Cómo se puede evitar que un bebé vomite?

Lo primordial es evaluar la causa habitual de esta afección. Para ello, se debe valorar la cantidad de alimento que se le ofrece, si esta reacción ocurre cuando la madre come un alimento específico y luego amamanta o si aparece solo con la leche de fórmula.

Para prevenir la regurgitación y los vómitos en el bebé, ten en cuenta estos consejos:

  • Disminuye la cantidad de alimento que le ofreces en cada toma.
  • Aumenta la frecuencia de las tomas.
  • No dejes que el bebé este hambriento, pues hace que se alimente rápidamente y esto puede favorecer a las regurgitaciones y a los vómitos.
  • Mantén al bebé en posición vertical sobre tu hombro luego de alimentarlo para que eructe.
  • Evalúa los alimentos que le ofreces y la forma de prepararlos.
Es importante acudir al pediatra para poder determinar las causas del vómito. Principalmente, si hay presencia de sangre o si tiene alguna característica que nos llame la atención.

¿Cómo debemos proceder cuando un bebé vomita por boca y nariz?

Los vómitos que se producen tras las tomas o la alimentación no suelen ser abundantes ni persistentes. Aun así, en caso de que ocurran, mantén la calma, evita mover al bebé y mantenlo en posición vertical por unos minutos.

Si los vómitos ocurren seguido y además son abundantes, debes ofrecerle tomas pequeñas y frecuentes para mantenerlo hidratado y llévalo a ver al pediatra.

También, conviene tomar la temperatura corporal del niño y evaluar los síntomas que acompañan al vómito. De igual forma, es recomendable acostar al bebé boca arriba para dormir y girarle levemente la cabeza hacia uno de los lados. 

Es muy importante acudir al pediatra para que valore la causa del vómito en el bebé, especialmente si estos tienen características específicas como sangre, si se tornan de color verde o si el menor tiene signos de deshidratación.

Te podría interesar...
Gastroenteritis en bebés: síntomas, causas y tratamiento
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Gastroenteritis en bebés: síntomas, causas y tratamiento

La gastroenteritis en bebés es un cuadro caracterizado por diarreas y vómitos. Es la consecuencia de infecciones o intolerancias digestivas.



  • Díaz, J. (2017). Manejo del niño vomitador. Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica SEGHNP-AEP.
  • Gómez, F. (2007). Vómitos en el lactante. Revista Mexicana de pediatría. Vol. 74, Núm. 3, páginas 126-131. (May.-Jun. 2007)
  • Pellincer, A. (2019). Vómitos en el neonato y lactante. Pediatría Integral 2019; XXIII (3): 138–146
  • Peñalba, A. (2009). Vómitos. Anales de pediatría continuada. Vol. 7. Núm. 6. páginas 317-325 (Noviembre - Diciembre 2009).