Las regurgitaciones en los bebés

Muchos recién nacidos y bebés pequeños regurgitan parte de la leche materna o la fórmula ingerida durante o poco después de la alimentación. Si esto le sucede a tu bebé, no debes preocuparte. Te contamos todo lo que debes saber en el siguiente artículo.

Las regurgitaciones en los bebés son muy frecuentes. Ciertamente, la frecuencia máxima de las regurgitaciones en los bebés generalmente se alcanza alrededor de los 4 meses edad. Sin embargo, desaparecen aproximadamente entre los 9 meses y el año de edad del pequeño.

Las regurgitaciones son derivaciones externalizadas por la boca de una parte del contenido del estómago. Son muy variables y ocurren sin esfuerzo, generalmente después de una comida.

Asimismo, las regurgitaciones en los bebés no son dolorosas, ya que ocurren sin esfuerzo y de forma repentina. La cantidad de líquido regurgitado es variable; este fenómeno suele ocurrir tras las ingestas.

Las regurgitaciones en los bebés

La regurgitación es frecuente y normal en los bebés, la mayoría de las veces sin gravedad. Se deben al hecho de que su sistema digestivo aún es inmaduro.

Esto describe lo que sucede en el músculo que cierra la apertura entre el esófago y el estómago. Su función es prevenir el aumento del contenido del estómago en el esófago, pero todavía no funciona bien. Como resultado, el contenido frecuentemente sube a la boca y causa la regurgitación.

Además, en los bebés, el estómago aún está poco desarrollado. En cada alimento o biberón, puede haber un ‘desbordamiento’ que conduce a la regurgitación, agravado por el hecho de que el niño ingiere aire mientras amamanta.

Debes saber que algunos bebés regurgitan mucho más que otros, lo que a menudo preocupa a sus padres. Sin embargo, si el niño está de buen humor y continúa aumentando de peso, no hay razón por la que preocuparse.

La gran mayoría de los bebés ya no sufrirá regurgitaciones tan pronto como lleguen a los 12 meses de edad.

Posibles causas que provocan las regurgitaciones en los bebés

Si el bebé sufre episodios frecuentes, debes tener en cuenta que existen una serie de causas comunes por las cuales esto sucede:

  • Ingerir demasiada leche o alimentos de una sola vez puede causar este problema.
  • Su dieta está compuesta principalmente de líquidos.
  • Tiene un tubo de comida corto.
  • Pasa mucho tiempo acostados.
  • Su sistema digestivo aún está madurando.

Síntomas de las regurgitaciones en los bebés

Los síntomas generalmente se observan entre las 3 semanas y los 12 meses de edad. Estos son los más destacados:

  • Expulsa la leche durante o después de la alimentación, varias veces al día.
  • Llanto excesivo mientras se alimenta.
  • Dificultades de alimentación o negativa para comer.
  • Hipo persistente o tos.
  • Frecuentes infecciones de oído.

“A pesar de que las regurgitaciones puedan ser angustiantes para los padres, son muy comunes y completamente normales”

Consejos para evitar las regurgitaciones en los bebés

Ciertamente, es difícil prevenir la regurgitación. Puedes probar los siguientes métodos para intentar reducir la frecuencia con la que estas se dan:

  • El orificio en la tetina debe tener el tamaño adecuado, para que la leche pueda caer lentamente.
  • La tetina debe cubrirse con leche durante la alimentación para evitar que el bebé succione demasiado aire.
  • No esperes hasta que el bebé tenga mucha hambre cuando lo alimentes; de lo contrario, tragará rápidamente y, por lo tanto, llegará mucho aire al estómago al mismo tiempo.
  • No obligues al bebé a alimentarse más. Si no puede terminar el biberón de leche, por ejemplo, cuando deje de chupar, rechaza la tetina o el pezón, es probable que esté lleno y debas dejar de alimentarlo.
  • Aumenta la frecuencia de eructos. No esperes hasta que el bebé termine de comer todo antes de hacerle eructar.
  • Evita presionar su vientre.
  • Si el niño tiene edad suficiente para comer, prueba con alimentos sólidos.
  • Después de la ingesta de alimentos, colócalo en un asiento reclinable o en una silla alta si es lo suficientemente grande para sentarse. Hazlo durante aproximadamente 30 minutos. Los portabebés también pueden ser una buena manera de mantener al pequeño en posición vertical.
  • Introduce en sus comidas 3 o 4 pausas para permitirle eructar y evacuar el aire. Luego, mantén al bebé en posición vertical durante unos minutos.
Obligar al bebé a comer de más es una causante de las regurgitaciones en los bebés.

¿Cuándo deberías ir al médico?

Por lo general, las regurgitaciones no son peligrosas. Sin embargo, si el bebé muestra alguno de los siguientes síntomas al regurgitar, deberás acudir al médico de inmediato:

  • Sangre en las regurgitaciones.
  • El bebé tiene dificultad para subir de peso.
  • El pequeño sufre constantes episodios de vómitos.
  • Se atraganta o vomita debido a la regurgitación.
  • Su rostro adquiere un tono azul debido a la regurgitación.

Por último, debes tener en cuenta que, a pesar de que las regurgitaciones puedan ser angustiantes para los padres, son muy comunes y completamente normales. Siempre que el bebé no muestre signos de incomodidad o pérdidas de peso, no deberías preocuparte.

Categorías: Consejos para cuidar a tu bebé Etiquetas:
Te puede gustar