Cómo ayudar a tu hijo a superar un trauma

Una situación traumática en la infancia puede traer consecuencias negativas para el resto de la vida. Te ofrecemos algunos consejos para ayudar a tus hijos a superar un trauma.
Cómo ayudar a tu hijo a superar un trauma
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 17 julio, 2021.

Última actualización: 17 julio, 2021

Hay situaciones traumáticas que, cuando son vivenciadas en la infancia, afectan de manera significativa al desarrollo de la personalidad y otros procesos cognitivos.

Los niños son más vulnerables que los adultos ante las situaciones negativas, ya que todavía no cuentan con las estrategias suficientes para enfrentarse a ellas sin sufrir. No han aprendido a reconocer completamente sus emociones y a expresarlas de una manera adecuada.

Cuando ocurre un trauma en la infancia, la personalidad del niño se afecta enormemente, provocando una herida que lo acompañará por el resto de su vida.

¿Cómo pueden los padres ayudar a los hijos a superar un trauma? En este artículo intentaremos dar respuesta a esta pregunta. ¡No puedes perdértelo!.

¿Cuáles pueden ser las causas de un trauma en la infancia?

Niña aguantando los gritos de su padre hacia su madre.

Los grandes cambios en la rutina de los más pequeños tienen un fuerte impacto en su estado emocional.

No debemos olvidar que los niños dependen de sus hábitos para orientarse, son su guía en la vida. Por ende, cuando las rutinas se alteran, todo lo conocido hasta ese momento deja de tener sentido.

A continuación enumeraremos algunas situaciones que pueden provocar traumas en los niños:

  • Un entorno familiar de maltrato.
  • La pérdida de un ser querido.
  • El alejamiento de una persona cercana para ellos.
  • Los desastres ambientales.
  • Las Pandemias.
  • Una separación o divorciode los padres.
  • Estar involucrado en algún accidente.

Todas estas experiencias pueden provocar un elevado nivel de estrés en los niños, además de mucha inseguridad. Y a su vez generarán sentimientos negativos y dolorosos, que no podrán manejar por si solos.

Algunos de estos sentimientos son los siguientes:

  • Inseguridad y desprotección, como consecuencia de amenazas reiteradas hacia su persona.
  • Desesperanza ante aquellas situaciones complejas que parecen no tener fin.
  • Falta de autoconfianza para enfrentar la situación que se está viviendo.
  • Debilidad e impotencia para sostenerse en situaciones adversas.

¿Qué síntomas pueden indicarnos que un niño padece un trauma?

Durante la infancia hay momentos en los que los padres no logran comprender el por qué de ciertos comportamientos de sus hijos. Si las conductas no esperables duran poco tiempo y se pasan, probablemente no hayan sido cuestiones importantes.

Pero, ¿cuándo debemos preocuparnos? Ante la aparición reiterada de alguno de los siguientes síntomas, te recomendamos buscar la ayuda de un profesional.

  • El niño está muy nervioso y ansioso.
  • Tiene constantes cambios de humor y está irritable.
  • Presenta dificultades para dormir o pesadillas frecuentes que impiden que descanse.
  • Vive continuamente asustado.
  • Se muestra muy triste, apático y sin ganas de nada.
  • Observas problemas para concentrarse.
  • Cuando intentas hablar con él o ella sobre el tema, se niega a hacerlo y se calla.

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a los niños a superar un trauma?

Puede que el disparador del trauma no les resulte importante a los adultos, y no relacionen ese evento al comportamiento del niño.

Es importante recordar que los niños ven y viven el mundo de manera totalmente diferente a como lo hacen los adultos. Por esto, resulta fundamental que los mayores acompañen a los niños en su desarrollo, validando siempre sus emociones, aunque no les resulten lógicas o adecuadas a la situación.

Para ellos, lo que sienten es real.

En muchas ocasiones, los niños no son capaces de expresar qué les pasa y no saben pedir ayuda. Entonces es muy valioso que los padres estén pendientes de lo que les pasa en el día a día, para proporcionarles la ayuda que necesitan cuando la necesitan.

Algunas recomendaciones para que los padres puedan ayudar a sus hijos a superar un trauma, son las siguientes:

Escuchar al niño

Estar siempre dispuestos a escuchar lo que nuestro hijo nos tenga que decir es el punto fundamental. Debemos prestarle atención y ser comprensivos con él o ella, para que sepan que cada vez que necesiten contarnos lo que sienten, nosotros estaremos ahí para escucharles y ayudarles.

Ser su ejemplo

Los niños aprenden observando nuestro comportamiento como adultos. Las estrategias o conductas que los padres utilicemos para afrontar las situaciones difíciles, serán interiorizadas espontáneamente por nuestros niños.

Hacer sentir al niño seguro, querido y escuchado

Madre consolando a su hijo mientras le da un abrazo.

Es muy importante que asegurar un buen vínculo de apego con nuestro hijo. Un niño que se siente querido, escuchado y seguro de sus padres, será capaz de hacer frente a un trauma. Por ejemplo, el miedo a ser abandonado. Darle abrazos y caricias harán que se sienta tranquilo y seguro.

Crear momentos y situaciones que le diviertan y lo distraigan

Un niño que está pasando por un mal momento debe contar con actividades que le ayuden a refugiarse y a evadir el foco del conflicto. Estas pueden ser variadas, desde jugar con otros niños hasta salir al parque.

Mantener siempre las rutinas del niño/a

Es muy importante no perder de vista la importancia de mantener la rutina de los niños cuando están atravesando una situación traumática. De esta forma, el niño se sentirá más seguro y orientado para poder mantener de alguna forma su “normalidad”.

Valorar siempre los logros y habilidades de los niños

Un niño al que se le valoran sus logros y sus capacidades, se irá sintiendo más seguro cada vez. De esta forma podrá ir superando traumas comunes de la infancia, como es el miedo a ser rechazados.

Hacer ejercicios de relajación y respiración 

Vivir una situación traumática puede hacer que el niño se sienta nervioso o ansioso. Entonces, realizar actividades como mindfulness, yoga, relajación o respiración pueden ser de gran ayuda. Si se controla la respiración, la ansiedad disminuye y pronto llega la calma.

Sobre cómo ayudar a los hijos a superar un trauma

Con estos consejos que te hemos dado podrás ayudar a tu hijo a superar un trauma, siempre y cuando sus síntomas no representen gravedad.

Si observas que las conductas del niño han cambiado sustancialmente y se mantienen a lo largo de los días, lo más aconsejable es buscar la ayuda de un profesional. Este podrá orientarte mucho mejor sobre la condición de tu hijo e indicarte cómo proceder.

Es crucial que los traumas de la infancia se superen. De lo contrario estos problemas se cronifican e impactan en el desarrollo de la personalidad del individuo, afectándolo así por el resto de su vida.

Te podría interesar...
Trauma de apego: ¿qué es y cómo afecta a los niños?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Trauma de apego: ¿qué es y cómo afecta a los niños?

¿Quieres saber qué es y qué consecuencias tiene en los niños el trauma de apego? En este articulo te contamos todo lo que has de conocer.