Ansiedad por evaluación: cómo afecta a los niños

Ante un examen o prueba de cualquier tipo, tu hijo puede sentir un miedo paralizante que le impida rendir adecuadamente. Te mostramos cómo ayudarle a superar la ansiedad por evaluación.
Ansiedad por evaluación: cómo afecta a los niños
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 27 julio, 2022

Tu hijo lleva toda la semana practicando un baile o una habilidad y tú misma has comprobado cómo de bien lo ejecuta. Sin embargo, el fin de semana, al ir a enseñárselo a sus abuelos y a sus tíos, se traba, se equivoca y da la impresión de no haber ensayado. ¿Has vivido alguna situación así? Esto es el resultado de la ansiedad por evaluación, un fenómeno que nos afecta a todos, pero puede perjudicar en mayor medida a los menores.

Este mal desempeño que se produce cuando actuamos bajo la atenta mirada de otros es fruto de la ansiedad y puede tener importantes repercusiones en la vida de los niños. Por ejemplo, podría entorpecer su capacidad para socializar o afectar a su rendimiento académico. Por ello, como madre, es fundamental que lo conozcas y ayudes a tu hijo a prevenir sus efectos. Te contamos cómo hacerlo.

¿Qué es la ansiedad por evaluación?

La ansiedad por evaluación es un estado de miedo, inquietud o nerviosismo que surge ante la posibilidad de ser juzgados por otros.

Tememos que los demás nos evalúen cuando tenemos que rendir un examen o realizar una presentación en público. Pero también puede surgir este temor al hablar con otras personas o al hacer cualquier actividad en la que sintamos que debemos demostrar nuestra valía. Paradójicamente, esta misma ansiedad nos bloquea y hace que nuestro desempeño sea mucho menor al esperado.

Aunque hay individuos más propensos que otros a sufrir ansiedad por evaluación, en realidad todos experimentamos este tipo de sensaciones en varios momentos de la vida. La diferencia es que los adultos tenemos una mayor capacidad para entender y manejar lo que sucede, mientras que los niños pueden sentirse verdaderamente bloqueados y culpables. Especialmente en determinados contextos de los que hablaremos a continuación.

nina cara angustia enojo tristeza ansiedad madre gritos reto enojo
La crianza de los niños bajo una gran exigencia puede resultar perjudicial para su desarrollo emocional y favorecer a la aparición de la ansiedad por evaluación.

Factores que influyen en la ansiedad por evaluación

La ansiedad por evaluación no se produce siempre con la misma facilidad o intensidad, sino que existen varios factores que marcan la diferencia. A continuación, te contamos cuáles.

Temperamento y características personales

El temperamento ansioso, preocupado o inhibido hace que la persona sea más vulnerable a la crítica y al fracaso; por ende, es más fácil que experimente temor a la evaluación. Estos niños son particularmente sensibles al rechazo y pueden mostrar reacciones más intensas ante la posibilidad de ser juzgados por otros.

Dificultad de la tarea

Se han realizado interesantes investigaciones al respecto y se ha llegado a la conclusión de que la ansiedad por evaluación depende en gran parte del tipo de tarea que se esté realizando. Para actividades sencillas y mecánicas, este componente de ansiedad puede no afectar o incluso resultar estimulante. Y es que un cierto grado de alerta ayuda a prestar atención e implicarse más y, por lo tanto, a cometer menos errores.

Por el contrario, en aquellas tareas que conllevan una mayor exigencia cognitiva y que son más complejas, la ansiedad resulta contraproducente. En estos casos, el rendimiento será peor y el temor resultará más limitante.

Pericia y experiencia

La habilidad del niño también juega un papel importante. Si el menor se enfrenta a una tarea que domina y que ha superado con éxito en múltiples ocasiones, el miedo a la evaluación será menor. En cambio, si se enfrenta a un reto novedoso o para el que no se siente especialmente hábil, sufrirá en mayor medida.

Evaluación y evaluadores

Por último, algunas características propias de la situación de evaluación también tienen un gran impacto. Por ejemplo, no genera la misma ansiedad un control parcial que un examen final. Y no despierta el mismo temor actuar torpemente ante una persona amable y de confianza que ante un juez externo y desconocido, con aspecto amenazante. En este último caso, la ansiedad por evaluación se dispara.

madre abraza hija triste que llora en el suelo consuelo
Crea un entorno en el que errar esté permitido y se puedan ejecutar las tareas con motivación, pero sin miedo.

¿Cómo ayudar a tus hijos a manejar la ansiedad por evaluación?

Si has detectado que tus hijos suelen sufrir ansiedad por evaluación con frecuencia y que esta les limita en su día a día, estas son algunas pautas que puedes seguir para ayudarles:

  • Explícales qué es la ansiedad por evaluación y por qué sucede. Esto les ayudará a comprender lo que sienten y a saber que es algo completamente natural y válido. Así se reducen el miedo y la culpa.
  • Dótales de herramientas para gestionar la ansiedad. Sencillas técnicas de respiración o relajación pueden ser muy útiles. Al aplicarlas lograrán reducir la activación y podrán tomar control de nuevo sobre sus acciones.
  • Trabaja su autoestima y su validación interna. Un niño que posee confianza en sí mismo es menos vulnerable al juicio y a la crítica provenientes del exterior. Gracias a ello, en situaciones de evaluación sentirá menos temor y podrá rendir mejor.
  • Recalca la importancia de la práctica y la perseverancia. Acudir a una presentación oral habiéndola preparado bien resultará mucho menos atemorizante. Del mismo modo, cuanto más socialices, más mejorarán tus habilidades al respecto y obtendrás más confianza en ti mismo.
  • Responde de forma amable y compasiva a la ejecución de tu hijo. Si le ayudas con los deberes o repasas con él la lección, no le grites, no lo castigues y no lo humilles; así solo lograrás aumentar su ansiedad y reducir su desempeño.

La ansiedad por evaluación puede requerir de ayuda profesional

Sentir temor a ser juzgado o evaluado es algo común y que se aprende a gestionar con el tiempo. No obstante, si un niño presenta este miedo en un grado limitante, es importante buscar ayuda profesional. De no recibir orientación y tratamiento, esto puede derivar en ansiedad social, fobia escolar o fracaso académico y causarle un gran perjuicio. Un psicólogo infantil puede ayudarle a comprender y a gestionar sus emociones si las anteriores pautas no son suficientes.

Te podría interesar...
Cómo ayudar a tus hijos a superar la ansiedad por el rendimiento deportivo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo ayudar a tus hijos a superar la ansiedad por el rendimiento deportivo

Descubre qué es la ansiedad por el rendimiento deportivo, cómo afecta a los niños y qué pueden hacer los padres para ayudar a sus hijos.