Ejercicios de respiración para niños

Óscar Dorado · 18 octubre, 2018
La respiración es una de las claves para calmar y controlar a los niños. Por eso, en este artículo ponemos a tu disposición algunos ejercicios. ¡Practícalos junto a tu pequeño!

Enseñar a los niños a respirar correctamente es una estrategia simple pero efectiva para reducir la velocidad, tanto mental como físicamente; les ayuda a prestar atención a cómo se sienten y a relajarse o calmarse frente a sus emociones. A continuación, presentamos un artículo con los mejores ejercicios de respiración para niños.

La respiración consciente permite ayudar a los infantes a controlar sus sentimientos y a cambiar su propio estado de mente y cuerpo, de la misma forma que lo harían con otros hábitos saludables.

Teniendo en cuenta esto, resulta positivo que les ayudes a practicar regularmente haciendo pausas periódicas y tomándose el tiempo para respirar de manera consciente. Anímalos a notar y aprovechar cómo los diferentes ejercicios de respiración afectan su modo de sentir, pensar y comportarse.

Los mejores ejercicios de respiración para niños

Aquí enumeramos cinco ejercicios de respiración fáciles, divertidos y efectivos para niños. ¡Toma nota y ponlos en práctica!

1. La respiración de la flor

El primero de estos ejercicios de respiración para niños requiere algo de imaginación. Para empezar, los niños deben situarse en el suelo, con las piernas cruzadas o sobre los talones. Luego, tienen que cerrar los ojos y comenzar a sintonizar con el sonido de la respiración. En este momento, deben imaginar que están sosteniendo una flor.

Acto seguido, se debe respirar hondo, como sintiendo el olor de la flor. Luego, hay que exhalar y fingir soplar sus pétalos. Tienen que repetir el ciclo de inhalar fuerte y exhalar suavemente durante un par de minutos. Esta respiración es una manera muy sencilla de ayudar a los niños a tomar conciencia de este acto involuntario.

5 ejercicios sencillos de relajación para niños.

2. Respiración profunda del vientre

Para practicar esta respiración profunda, el niño tiene que elegir una posición erguida y cómoda. La mano derecha debe colocarse sobre el vientre y la mano izquierda sobre el pecho. Tiene que respirar profundamente cuatro veces y luego exhalar por la nariz, con los labios cerrados. El ejercicio servirá para que sienta la subida y bajada del pecho y el vientre.

La respiración profunda del vientre tiene que durar unos pocos minutos. Además, es un ejercicio que permitirá que los pequeños se relajen y puedan pensar en diferentes cosas durante el proceso. Es sumamente probable que, con unas pocas sesiones, tu hijo se sienta cómodo incluso antes de lo que esperas.

3. Respiración de elefante

Se trata de uno de los ejercicios más divertidos para que los niños practiquen la respiración. Además, es muy sencillo y permitirá que los pequeños se diviertan mientras lo llevan a cabo. Para iniciar, solamente debes hacer que se ponga de pie, con los pies separados.

A continuación, es el momento de colocar los brazos por delante y las palmas de las manos en el suelo, como si fuera un elefante. Luego, tiene que respirar por la nariz y levantar los brazos por encima de la cabeza. No debe olvidar que tiene que espirar por la boca y bajar los brazos nuevamente hacia el suelo. Se recomienda repetir el ejercicio tres veces.

“La respiración consciente permite ayudar a los infantes a controlar sus sentimientos y a cambiar su propio estado de mente y cuerpo”

4. Respiraciones con globo de aire caliente

Esta alternativa ofrece a los pequeños un efecto relajante, además de potenciar su imaginación. Solamente debes hacer que tu hijo se siente cómodamente en posición de piernas cruzadas y coloque las manos alrededor de la boca.

A continuación, debe inhalar aire profundamente por la nariz y exhalar por la boca, mientras lanza las manos hacia afuera como si estuviera soplando un enorme globo de aire caliente. Cuando exhale el aire por completo, dile que respire lentamente, admirando el gran globo que se balancea en el aire.

Los nombres budistas para niñas están ligados a la cultura india, que proviene de muchos siglos.

5. Respiración de conejo

En último lugar, presentamos otro ejercicio divertido y simple, que ayudará en gran medida a los niños. Invita a los niños a fingir que son conejitos, oler el aire en busca de otros conejitos, zanahorias para comer o buscar espacios de seguridad. Para esto, solo deben inhalar y exhalar por la nariz.

Ciertamente, se trata de un ejercicio ideal para cuando los niños están muy molestos y no pueden lograr una buena respiración. Practicar esta actividad les ayuda a conectarse con su exhalación, de modo que respiran en lugar de moverse.

Finalmente, no olvides que los ejercicios de respiración para niños pueden ayudarles a calmarse y a controlar los episodios de ansiedad. Sin embargo, debes tener paciencia e invertir algo de tiempo hasta que aprendan las diferentes variables. ¡No pierdas la oportunidad de ofrecerles recursos tan valiosos para su bienestar!