Almohadas para embarazadas: beneficios y usos

Actualmente existen almohadas para embarazadas especialmente diseñadas para solucionar tus problemas de insomnio o mal dormir. Estas almohadas proporcionan el descanso que tanto necesitas.

Seguramente buscas acomodo a la hora de dormir, pero la preocupación acerca de cuál es la mejor postura para no ocasionar daños al bebé te cohiben a la hora de encontrar confort.

Esto no parece mejorar a medida que pasan los meses. Nuestro vientre aumenta su tamaño y entonces conciliar el sueño y el descanso que necesitas se hace cada vez más complicado.

A menudo, durante el embarazo no logramos conciliar el sueño porque no podemos adoptar la postura que quisiéramos, o tenemos malestares, dolores lumbares y/o estomacales que no nos dejan respirar bien, etcétera. Estamos incómodas.

Una de las dificultades más comunes durante el embarazo –sobre todo cuando ya está avanzado– es lograr dormir bien. Esto ocurre en gran parte por incomodidad y la propia preocupación acerca de si la postura es buena o no para el bebé.

Si estás teniendo problemas para dormir o dolores de espalda, ya puedes decirle adiós a esas noches de insomnio. Las almohadas para embarazadas están especialmente diseñadas para dar un respaldo cómodo a tu cuerpo.

Los beneficios de las almohadas para embarazadas

El descanso y el equipo que se utilice para dormir son indispensables para tu bienestar y el de tu bebé.

  • Proporcionan un ajuste perfecto a la espalda, vientre, caderas y piernas cuando la madre se acuesta.
  • Están diseñadas para adaptarse totalmente a la forma del cuerpo de la mujer embarazada
  • Reduce la posibilidad de moverse demasiado en la cama
  • Alivia los dolores pélvicos, de cadera y de espalda.
  • Están contorneadas especialmente para ayudar a las madres a prevenir la acidez estomacal y problemas de espalda
  • Son compactas para no ocupar demasiado espacio.
  • Su lavado es tan fácil como meterlas en la lavadora.

Son perfectas para dormir, relajarse e incluso para amamantar al bebé, ya que proporcionan un gran apoyo y reduce los calambres en brazos y hombros.

Tipos de almohadas para embarazadas

Actualmente podrás encontrar una gran variedad de almohadas prenatales, con diferentes estilos, formas, materiales y rellenos para escoger según tus gustos y necesidades.

  • Almohadas en forma de cuña.
    Este tipo de almohadas se caracteriza por tener forma de triángulo o de una media luna y de estar fabricadas a base de goma espuma. Su función es brindar soporte al vientre voluminoso cuando duermes sobre tu costado.
    La ventaja de estas es que son pequeñas y las puedes guardar con facilidad. Incluso se pueden utilizar después del embarazo
    Almohada tipo cuña para embarazadas.
  • Almohadas grandes en forma de U.
    S
    uelen venir en tamaño XXL con el fin de confortar todo el cuerpo entero ya que puedas apoyar cada parte de tu cuerpo, desde la cabeza, panza, piernas y hasta la espalda.
    La principal ventaja de las almohadas para embarazadas es que incitan a conciliar el sueño de lado. Esta es la postura más adecuada para el embarazo ya que limita tu capacidad de realizar movimientos bruscos. 
  • Almohadas en forma de ”C” o cuerpo entero. Las almohadas en forma de C suelen ser las más preferidas por la mayoría de embarazadas. Están diseñadas para que duermas sobre tu costado y tengas apoyo en tu cabeza, bajo tu panza y entre tus piernas, los lugares estratégicos para tu buen descanso.
    Las almohadas de cuerpo entero te brindan apoyo donde más lo necesitas, pero su tamaño al igual que las almohadas en forma de U puede ser incómodo.

  • Almohadas de forma recta y alargada. Son muy parecidas a las de forma de C, pues su forma alargada también funciona para apoyar todo tu cuerpo. Su característica principal es que son más manejables y resultan muy útiles para que puedas encontrar una postura cómoda en la cama a la hora de dormir.

Una almohada prenatal para apoyar puntos claves del cuerpo podría ser todo lo que necesitas para dormir tranquilamente, y es que este tipo de almohadas están diseñadas para aportar todo el confort y descanso necesario.

  • Almohadas comunes o regulares. Algunas madres prefieren intentar dormir con las almohadas que ya tienen en sus casas, y es que todo dependerá de ubicarlas estratégicamente en los puntos donde necesitas más apoyo.

Al dormir de lado, no se corta el flujo sanguíneo y la oxigenación sigue siendo la adecuada tanto para la madre como para el bebé. Los expertos asegura que lo ideal es dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo.

El único problema de este tipo de almohadas es que debido a su gran tamaño se hace muy difíciles de manejar, además de ocupar mucho espacio en la cama.

La ventaja de no invertir en una almohada para premamás es que puedes usar cualquier almohada que encuentres en casa y puedes seguir usándolas después del embarazo, solo que pueden llegar a ser incomodas, ya que se desacomodan con facilidad cada vez que te mueves.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar