Qué hacer si no puedes dormir bien durante el embarazo

María José · 7 agosto, 2017

Durante el embarazo las mujeres pueden darse cuenta de que duermen diferente a cómo lo hacían antes de quedarse embarazadas. Es normal. Es una etapa en la que el cuerpo de la mujer presenta grandes cambios tanto físicos como emocionales y todo esto puede hacer que el sueño de calidad se vea gravemente perjudicado. El problema está en que el no dormir bien solo causará aún más cansancio y falta de energía a la madre gestante. 

Por eso, si estás embarazada y empiezas a darte cuenta de que las noches son pesadas porque te despiertas mucho, te tienes que levantar a hacer pipí o simplemente no puedes dormir porque padeces de insomnio… No te preocupes, porque puedes seguir algunos consejos para que las noches sean diferentes y puedas dormir mejor a partir de ahora, pero, ¿cómo conseguirlo?

Consejos para dormir durante el embarazo

Un dormitorio bien oscuro

La mayoría de los hoteles invierten en cortinas pesadas que oscurecen la habitación, ya que esto crea un gran ambiente para dormir bien a cualquier hora del día (incluso para aquellos viajeros que sufren de jet lag por llegar de otras zonas del mundo). Tú también podrías invertir en cortinas de oscurecimiento en la habitación mediante la instalación de cortinas que son más pesadas de lo normal y oscuras.

Es una inversión adecuada para que puedas oscurecer el dormitorio del todo y así, poder dormir plácidamente. Aunque si no quieres invertir en grandes cortinas, otra opción es bajar las persianas del todo para oscurecer el dormitorio. Escoge la opción que te salga más rentable, pero lo que importa es que tu cuerpo note que está bien oscuro para poder empezar a dormir.

dormir durante el embarazo

La temperatura adecuada

En verano puedes tener demasiada calor y en invierno demasiado frío. Es muy importante que durante tu embarazo, en el dormitorio donde vayas a dormir tenga una temperatura agradable para que puedas descansar sin sentir agobios. ¡Ya bastante tienes con los dolores o síntomas habituales del embarazo! Lo último que querrás en esta etapa es no estar a gusto en tu dormitorio por la temperatura. 

Puedes comprar un termómetro de interior para poner en la habitación y así controlar las temperaturas y regularla en consecuencia para que no esté demasiado fría o demasiado caliente. Si experimentas sofocos durante el embarazo, deberás asegurarte de que la temperatura de su habitación es ideal para poder optimizar un buen descanso.

Añadir un poco de ruido blanco

Las máquinas de ruido blanco son grandes inventos que te pueden ayudar a sentirte más calmada y así dormirte. Son máquinas bastante baratas y el ruido que emiten estas máquinas podrán bloquear otros sonidos que te puedan resultar molestos para dormir. Si lo que te molesta para dormir son los sonidos que hay fuera de tu dormitorio, una máquina de ruido blanco puede ser una buena solución para ti. 

Ventila el dormitorio antes de meterte en la cama

Muchas personas pasan por alto la necesidad de relajarse al final del día. De la misma manera que apagas la televisión antes de ir a la cama, también deberás relajar tu mente para poder descansar bien.

Puedes tomarte un baño, escribir en tu diario, leer o simplemente cerrar los ojos y pensar en cosas agradables que te hagan sentir bien. Así podrás relajar la mente y el cuerpo al mismo tiempo antes de conciliar el sueño.

dormir durante el embarazo

Encuentra la mejor postura para dormir

En el embarazo no es fácil, pero no es imposible. Tendrás que encontrar una posición cómoda para dormir, y una de las mejores posiciones para un vientre creciente es estar acostada en el lado izquierdo con las rodillas dobladas.

Dormir del lado izquierdo mejora la circulación sanguínea y alivia la presión sobre la vena cava inferior y el hígado. Las almohadas contribuyen a mejorar el sueño y se pueden utilizar para apoyar tu vientre, la cabeza y la parte inferior de la espalda cuando las colocas entre las piernas.

Relájate

Tómate tu tiempo para relajar tanto tu mente como tu cuerpo. Puedes hacer ejercicios de respiración, leer, escuchar música relajante, hablar con tu pareja en la cama, hacer pasatiempos tranquilos… Ten tiempo para ti, para encontrar tu momento de calma antes de meterte en la cama. Así esta relajación te ayudará a sentirte más tranquila y con mayor probabilidad de dormir plácidamente.