¿Cómo aliviar la tos seca en bebés?

¿Cómo aliviar la tos seca en bebés?
Marcela Alejandra Caffulli

Escrito y verificado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli el 14 octubre, 2021.

Última actualización: 14 octubre, 2021

La tos es uno de los síntomas más frecuentes de la infancia, en cualquier época del año. Y entre los distintos tipos, la tos seca e irritativa genera gran preocupación en los padres, sobre todo cuando sus hijos son bebés.

Más allá de las molestias que le ocasiona al niño y a su familia, lo cierto es que la tos es un mecanismo reflejo de defensa de nuestro organismo. Si no existiera, seríamos extremadamente vulnerables a la agresión de los microbios y las partículas presentes en el aire que respiramos.

Por este motivo, es importante conocer cuáles son las medidas que conviene adoptar en casa y cuáles no. Porque la idea principal es aliviar el síntoma molesto, sin causar mayores perjuicios a los bebés. ¡No dejes de leer!

La tos de los bebés tiene un sentido

En general, la tos de los más pequeños es involuntaria y responde a los mecanismos reflejos de protección de la vía aérea. Es decir, a todas las estrategias que aseguran que el trayecto por donde fluye el aire se encuentren libres de obstáculos.

La anatomía respiratoria de los bebés es diferente a la de los adultos. No solo es más pequeña, sino que además es más propensa a las obstrucciones. Esto es por la debilidad y la inmadurez de las estructuras que la rodean.

Cada vez que el bebé tose debemos interpretar que algo agrede a su vía aérea. Entonces, nuestros esfuerzos deben orientarse a la resolución de la causa de la tos y no limitarse a extinguirla.

¿Qué desencadena la tos seca en los bebés?

tos disnea falta de aire eritema urticaria anafilaxia

La tos es un reflejo nervioso complejo que se desencadena por la estimulación de las paredes respiratorias, en algún punto desde la laringe hasta los bronquios. Los receptores presentes en estas estructuras son sensibles a los estímulos físicos (como las partículas de polvo o el moco) y a los químicos (como los que viajan en el humo del tabaco).

Cuando el cerebro recibe el mensaje de que la vía aérea está irritada u obstaculizada, envía una señal a los músculos respiratorios para que se contraigan y expulsen el aire a gran velocidad. Esto es la tos.

De esta forma, existen múltiples causas para la tos de los bebés y a continuación, describiremos las más frecuentes:

  • Infecciones de la vía aérea superior (como las etapas iniciales de un resfriado).
  • Laringitis.
  • Bronquitis.
  • Bronquiolitis.
  • Asma infantil.
  • Tos ferina o coqueluche.
  • Rinitis alérgica.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Malformaciones congénitas de la vía aérea (laringomalacia, fístula traqueoesofágica o anillos vasculares).
  • Menos comunes: bronquiectasias, fibrosis quística, inmunodeficiencias.

Medidas generales para aliviar la tos seca de los bebés

A veces, la tos puede ser un síntoma muy molesto e interferir con ciertas funciones vitales, como comer y dormir. Por este motivo, muchos padres recurren a diversas estrategias a fin de ofrecerle bienestar a los bebés.

No obstante, hay que ser muy cautos en este sentido, ya que algunos remedios que impresionan ser inocuos pueden resultar bastante perjudiciales para los pequeños. Y además, la eficacia que aparentan puede no ser tan cierta como se cree.

Veamos algunas medidas generales que se pueden adoptar en casa para aliviar la tos seca de los bebés.

1. Controlar la humedad del aire

Cuando se enfría o se calefacciona el ambiente con aire seco, las mucosas respiratorias se deshidratan y se irritan con facilidad. Por este motivo, es importante mantener un clima templado dentro del hogar y garantizar un nivel de humedad mínimo.

Hay que destacar que la humedad excesiva del ambiente favorece al crecimiento de microorganismos (como los hongos) y esto también puede causar la tos del bebé.

No se aconseja el uso de vaporizadores ambientales de forma permanente y es conveniente evitar las nebulizaciones en los bebés pequeños, salvo que el pediatra indique lo contrario.



2. Evitar los tóxicos ambientales

La contaminación del ambiente es un problema dentro y fuera del hogar. Resulta fundamental reducir lo más que se pueda la presencia de tóxicos en el ambiente, sobre todo cuando hay bebés pequeños en él. Por eso, se recomienda no fumar y evitar calefaccionar con artefactos inapropiados dentro de la vivienda.

3. Ventilar las habitaciones y aspirar el polvo

Tanto en las estaciones cálidas como en las frías, es importante ventilar los ambientes todos los días. Esto ayuda a reducir la presencia de partículas de polvo y los gérmenes del aire y de las superficies.

4. Asegurarle al bebé una hidratación suficiente

Para mejorar la irritación de la mucosa, es preciso garantizarle una buena hidratación al pequeño. Ya sea con el pecho, el biberón de leche o agua, si ya inició la alimentación complementaria.

5. Elevar la cabecera de la cuna

La posición para dormir más segura es boca arriba, siempre. Pero cuando el bebé cursa con un resfriado o tose más cuando está recostado, se puede elevar levemente la cabecera de la cuna para evitar el malestar.

Eso si, el colchón entero debe elevarse y no es conveniente recostar al bebé encima de un almohadón, por el riesgo de asfixia.

6. No ofrecer miel a los bebés menores de 12 meses

Si bien existe cierta evidencia a favor del uso de este alimento para aliviar la tos en niños, su uso en menores de un año está contraindicado por el riesgo de botulismo.

¿En qué casos la tos seca de los bebés requiere ser tratada con medicamentos?

En general, lo mejor es evitar el uso de medicamentos para el tratamiento de la tos cuando se desconoce la causa.

Solo deben prescribirse fármacos que hayan demostrado eficacia para el tratamiento de patologías específicas que causan la tos. Por ejemplo, el uso de broncodilatadores en el asma o el uso de antihistamínicos para la rinitis alérgica.

Según una revisión sistemática realizada por la Colaboración Cochrane en 2014, ninguno de los medicamentos de venta libre (antihistamínicos, mucolíticos o antitusígenos) demostró efectividad para el alivio de la tos en los niños.

Ante la duda, mejor consultar con el pediatra

Cuando el bebé tiene tos, lo mejor es contactar al pediatra. Si bien estos cuadros son recurrentes en la infancia, no siempre son idénticos y es necesario examinar al niño en cada caso, para decidir la conducta más apropiada.

Recuerda que no todos los remedios son eficaces en la realidad y muchas veces, pueden poner en riesgo la vida de los pequeños.

Te podría interesar...
Fisioterapia respiratoria para bebés: beneficios y cuándo está indicada
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Fisioterapia respiratoria para bebés: beneficios y cuándo está indicada

La fisioterapia respiratoria respiratoria para bebés trata muchas enfermedades del sistema respiratorio de manera segura y eficaz.