3 alimentos prohibidos en niños con dermatitis atópica

Si tus niños han desarrollado dermatitis atópica, es conveniente eliminar una serie de alimentos de su dieta. Entérate cuáles son en este artículo
3 alimentos prohibidos en niños con dermatitis atópica
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 05 abril, 2022

Los niños con dermatitis atópica deberían retirar de la dieta una serie de alimentos a fin de mejorar su estado de salud e impedir los brotes de la enfermedad. Se ha evidenciado que el consumo de ciertos productos de baja calidad y con alto contenido de aditivos artificiales podría exacerbar sus síntomas.

Antes de comenzar vale destacar que ante la presencia de cualquier signo de dermatitis atópica, lo mejor es realizar la consulta con el especialista. En algunas situaciones será preciso actuar desde el punto de vista farmacológico, sobre todo en los casos más severos. Así se podrán reducir los síntomas y mantenerlos controlados con la implementación de algunos hábitos dietéticos, como los que te compartiremos hoy.

No dejes de leer y entérate qué comidas vale la pena restringir en la pauta de tu pequeño para optimizar su bienestar y su salud.

Alimentos prohibidos en niños con dermatitis atópica

A continuación, te vamos a contar cuáles son los alimentos prohibidos que se deberían evitar en niños con dermatitis atópica a fin de controlar sus síntomas. Así mismo, por qué hay que promover la ingesta de comestibles beneficiosos, como aquellos que concentran omega-3 en su interior. ¡Apunta!

Niño comiéndose un donut.
La bollería industrial puede contener aditivos artificiales y grasas trans, ambos componentes son capaces de exacerbar los síntomas de la dermatitis atópica.

1. Bollería industrial

La bollería industrial suele contener grandes cantidades de ácidos grasos de tipo trans. Estos elementos han demostrado ser capaces de incrementar los mecanismos inflamatorios en el medio interno y así, contribuir en el desarrollo de muchas patologías crónicas y complejas.

Para la piel, tampoco resultan adecuadas estas grasas, ya que además de inflamar, provocan oxidación y acumulación de radicales libres en este tejido.

Muchos de los ultraprocesados de consumo frecuente las contienen entre sus ingredientes. A veces se detallan en las etiquetas como grasas parcial o totalmente hidrogenadas, por lo que resulta clave leer con atención y optar por aquellos comestibles que no las contengan.

2. Vinagre

El vinagre, al ser un condimento muy ácido, es capaz de alterar ligeramente el pH de la piel. En general, la piel de los humanos mantiene valores cercanos a 7 de este parámetro y esto se traduce en un equilibrio adecuado para la salud del tejido.

En el caso de consumir productos tan ácidos, el desbalance ácido-base que se genera en todo el organismo puede dar lugar a un rebrote de los síntomas de la dermatitis atópica. Sobre todo, en quienes hayan desarrollado alteraciones sobre la epidermis previamente.

3. Gluten

Aunque las evidencias actuales no son sólidas en este tema, algunos ensayos sugieren que la reducción del gluten en la dieta podría mejorar la salud de la piel atópica. Hablamos de una proteína presente en muchos cereales, pero que puede contar con un cierto carácter inflamatorio, sobre todo en las personas genéticamente predispuestas.

Vale mencionar que existe mucho debate respecto del consumo de este componente. Hace pocos años se puso de moda retirar el gluten de la dieta para todo el mundo, algo que no resulta positivo para la salud. Más allá de que esta proteína pueda no sentar bien en determinados contextos, no se trata de un nutriente maligno. Al menos no lo es, según las evidencias actuales disponibles.

No obstante, el consumo de gluten no sentará igual a todas las personas con dermatitis atópica. Se puede probar la tolerancia individual a dicho elemento y si se genera un agravamiento del cuadro, bastará con limitar su presencia en la dieta para mejorarlo.

bebe con dermatitis atopica eccema mejillas cara
La dermatitis atópica es una enfermedad que frecuentemente inicia en la infancia y acompaña al niño de por vida. Por eso, la implementación temprana de hábitos saludables puede marcar la diferencia en la evolución.

Evita los alimentos prohibidos en caso de dermatitis atópica

Si has desarrollado dermatitis atópica puede ser positivo que retires ciertos alimentos de la dieta, como los que te hemos comentado anteriormente.

Aun así, es clave plantear una pauta basada en productos frescos con alta densidad nutricional y en ella han de abundar los vegetales, debido a que contienen antioxidantes y vitaminas de alta calidad. También, los pescados azules y otras fuentes de omega-3.

Del mismo modo, conviene mantener siempre un buen estado de hidratación, ya que el consumo suficiente de agua es clave para reponer los fluidos y regular el equilibrio de los minerales. Esto también contribuye a reducir el picor, un aspecto que mejora la calidad de vida de las personas con dermatitis.

Para terminar, ten presente que en algunos casos puede ser necesario recurrir a la suplementación de micronutrientes con el objetivo de reducir la sintomatología. Será necesario consultar con un especialista primero, pero los productos con alto contenido en omega-3 podrían funcionar para reducir la inflamación.

En cualquier caso, un buen planteamiento de los hábitos de vida servirá para marcar la diferencia.

Te podría interesar...
El exceso de higiene puede producir dermatitis atópica en los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El exceso de higiene puede producir dermatitis atópica en los niños

Existe la hipótesis de que el exceso de higiene es un desencadenante de la dermatitis atópica. ¿Es esto verdad? Aquí te contamos todo.



  • Hirata Y. (2021). trans-Fatty Acids as an Enhancer of Inflammation and Cell Death: Molecular Basis for Their Pathological Actions. Biological & pharmaceutical bulletin, 44(10), 1349–1356. https://doi.org/10.1248/bpb.b21-00449
  • Muddasani, S., Rusk, A. M., & Baquerizo Nole, K. L. (2021). Gluten and skin disease beyond dermatitis herpetiformis: a review. International journal of dermatology, 60(3), 281–288. https://doi.org/10.1111/ijd.15098