Aleja a tu hijo de las drogas legales

Agetna 6 marzo, 2016

Las drogas legales se esconden detrás de su condición.


Y es que cuando oyes hablar sobre el peligro que supone la adicción a las drogas para la salud física y emocional de los seres humanos…

Cada vez que en los medios de difusión masiva aparecen noticias relacionadas con las muertes y los asesinatos que provoca el narcotráfico…

Y te das cuenta que trajiste al mundo a un niño que necesariamente le tocará convivir con todo eso, debes escalofriarte.

Pero muy pocas veces escuchas hablar sobre las drogas que no penaliza la ley.

Sustancias que también significan un gran riesgo para la estabilidad emocional y física de una persona, la armonía familiar y la tranquilidad ciudadana.

Por eso es importante que sepas que la cocaína, la marihuana, o la heroína son drogas que quizás tu hijo, y ojalá así sea, nunca llegue a conocer directamente.

Pero existen otras, igual de peligrosas, con las que quizás le toque compartir diariamente ya sea porque las consuma o conviva con personas que sí lo hagan.

Para que alejes a tus hijos de las drogas legales, primero, debes conocer cuáles son, luego, podrás educarlo y apartarlo de ellas.

Drogas legales al alcance de la mano

Las drogas legales, como su nombre lo indica, no son penadas por la ley, hecho por el cuál resultan tan peligrosas.

Son igual de adictivas que las penalizadas y lo peor del caso es que pocos de nosotros nos alarmamos cuando vemos a nuestros familiares y amigos consumirlas diariamente.

Aunque en el mundo de hoy se prohíbe que los menores de edad tengan acceso a ellas no pocas veces esto se escapa de la mano de los adultos.

Las drogas legales llegan hasta los adolescentes como una posibilidad más de probar ante los otros muchachos su falsa madurez e independencia.

Drogas legales adictivas y populares

El alcohol

drink-428319_640

El alcohol es una de las drogas legales más populares a nivel mundial.

Diariamente gana muchos seguidores y la sociedad la acepta como un recurso casi imprescindible de la diversión, sobre todo en horas nocturnas.

Aunque otros no lo concienticen lo suficiente debes saber que el alcohol es tan adictivo como sus homólogos y, lamentablemente, los jóvenes, cada día se inician a más temprana edad en su consumo.

Para algunos adolescentes el alcohol significa un “pase de nivel” de niño a adulto.

Por si eso no fuera suficiente está comprobado que el alcoholismo tiene un marcado componente genético.

Los opiáceos

Los opiáceos son medicamentos que fabrica la industria farmacéutica para aliviar los dolores severos, sobre todo, cuando el efecto debe ser inmediato.

Entre los más populares podemos enumerar al vicodin, el percocet, y el oxycontin.

El problema de estos analgésicos radica en que a medida que pasan los días el organismo necesita aumentar las dosis y mantener su consumo regular hasta el punto de volvernos adictos.

La nicotina

smoke-1001664_640

La nicotina es una de las drogas a las cuáles los humanos se enganchan más fácilmente.

Apenas unos pocos cigarrillos bastan para despertar nuestra necesidad de volver a fumar.

Toda vez que alguien se hace dependiente de la nicotina puede resultarle extremadamente difícil abandonarla, incluso, más que cuando es adicto a otras drogas.

Esta droga es sumamente adictiva y puede hacernos recaer aun cuando llevemos años sin consumirla.

Aleja a tu hijo de las drogas legales y evítale cualquiera de estas consecuencias

Las consecuencias de las drogas legales son disímiles, pero ninguna de ellas, es buena.

Las drogas legales conducen a las personas a:
• La depresión
• El suicidio
• La ansiedad
• Tener accidentes
• Padecer enfermedades cardíacas, cardiovasculares, cerebrales y del sistema digestivo; cirrosis hepática (alcohol) y trastornos del sistema respiratorio como el cáncer de pulmón (cigarro)
• La dependencia
• Problemas sociales
• Trastornos en el razonamiento
• Disfunción e inapetencia sexual
• La irritabilidad
• La violencia
• La pérdida de valores
• El detrimento como ser humano

Mamá, como dice el proverbio “prevenir es mejor que lamentar”.
No llegues al punto en el cual tengas que sacar a tu hijo de alguna adicción.

Incúlcale desde este minuto los perjuicios de dichas sustancias y edúcalo de manera tal que antes de querer probarlas, piense primero en todo lo que su dependencia va a quitarle.

Te puede gustar