6 tips para una cena familiar en armonía

Marisol · 16 enero, 2018
Los niños obtienen grandes ventajas de una crianza en una familia unida, donde existe afecto y respeto. La cena es un momento fenomenal para interesarse por el otro y para estrechar vínculos con las personas queridas.

Si quieres que tus hijos tengan mejor desempeño escolar, un mejor estado de ánimo y hábitos sanos, ¡aliméntate con ellos! Algo tan simple como una cena familiar en armonía es la mejor estrategia para mantener juntos a padres e hijos. La convivencia fortalece los vínculos emocionales y aporta muchos beneficios individuales.

El compartir en familia nutre y restaura el alma y el espíritu. Además, los niños que crecen en un ambiente familiar unido y construyen relaciones sociales sólidas. Con las siguientes recomendaciones tendrás herramientas para evitar los silencios incómodos durante la cena.

“Se estima que el 40 por ciento de los niños y adolescentes que cenan en familia obtienen calificaciones excelentes y dedican más horas a leer y hacer tareas, mientras que quienes comen menos de tres veces a la semana con su familia tienen el doble de riesgo de tener bajas calificaciones escolares”

¿Cómo tener una cena familiar en armonía?

1.- Crea un plan de cenas familiares

Para que involucres a tu pareja e hijos en las dinámicas familiares, planea las cenas que prepararéis esa semana. Ahorrarás mucho tiempo porque no tendrás que pensar diariamente qué cocinar.

Dentro de ese plan incluye recetas rápidas que no te obliguen a encerrarte en la cocina mucho tiempo. Simplificar es la clave para el éxito.

2.- Haz del momento de la limpieza una oportunidad para compartir en familia

Cuando todos terminéis de cenar, aprovecha el momento y asigna tareas para cada uno. Así mantendrás tu casa en orden, compartiréis un poco más de tiempo juntos y se establecerán responsabilidades.

Una cena familiar en armonía construye lazos familiares fuertes.

3.- Comparte lo mejor de tu día

El momento de la cena con los seres queridos debe aprovecharse para expresar las cosas buenas que suceden. Pregunta a cada persona qué situaciones o experiencias le han hecho feliz durante el día y también comparte las tuyas.

4.- Habla sobre las cosas que te preocupan

Al igual que en el punto anterior, comunicar lo que se siente ayuda a encontrar respuestas y apoyo. El grupo familiar debe ser el lugar en el que todos hallen empatía, consejo y respaldo.

Comunicar las cosas negativas que sucedieron en el día ayudará a verlas con más claridad y a obtener una perspectiva diferente.

5.- Establecer una conexión espiritual

No se trata de involucrar ninguna creencia. La cena es una ocasión para agradecer por lo que se tiene y valorar la oportunidad de contar con personas amadas.

6.- Crea un espacio de lectura

Podéis elegir en familia un libro o un cuento para leer juntos. También podéis crear un club de lectura: cada uno elige algo para leer y luego lo compartís durante la cena. Con esta actividad se puede estimular el hábito de la lectura y extraer moralejas para la vida.

La cena familiar es un momento de comunicación y diálogo.

10 premisas fundamentales para una cena familiar en armonía

  • Establece un horario regular para iniciar y terminar las cenas familiares.
  • Apaga la televisión, el ordenador y teléfono móvil mientras comes. Todas las personas en la familia merecen respeto y atención.
  • Haz que sea un momento feliz. Interésate por saber qué tal le ha ido el día a cada uno.
  • Explícales el valor nutricional de los alimentos que elegiste. De una manera sutil estarás cultivando el buen hábito de una adecuada nutrición.
  • Procura que al menos una vez al día la familia estéis junta a la hora de comer. Puedes cambiar la cena en casa por un pícnic o ir a un restaurante.
  • Intenta hacer que la preparación de la cena también sea un momento familiar. Acuerda con tus hijos y tu pareja qué comer y cómo prepararlo. Los hijos se sienten importantes cuando intervienen en las decisiones de la familia.
  • Destina un espacio de la casa para el consumo de los alimentos. De esta forma, la rutina estará mejor planteada.
  • Planea algún pequeño juego o una actividad de comunicación para después de la cena. Así, de una forma divertida tendrás la oportunidad de enterarte de lo que les sucede.
  • Aprovecha el momento de la cena para enseñar a tus hijos la importancia de los buenos modales.
  • Escribe en un calendario las fechas especiales y actividades que os permitan compartir un momento adicional en familia.

Dale valor a los momentos de unión familiar y aprovéchalos para construir hábitos más saludables. Compartiendo una cena familiar en armonía siempre que puedas, transformarás significativamente la relación con las personas a las que amas.