9 hábitos de las madres más felices

Marisol · 11 enero, 2018
La rutina laboral o familiar a menudo nos agobia. Esto también les ocurre a las madres. Sin embargo, hay ciertos hábitos cotidianos que podemos poner en práctica para que nuestro bienestar emocional no se vea afectado por las obligaciones y los conflictos.

Las madres tienen una de las misiones más difíciles, pero también la más gratificante. Las grandes responsabilidades del oficio de ser madre pueden llevarte a perder el control y a sentirte agobiada. Por eso, con este artículo sabrás cuáles son los hábitos de las madres más felices para incluirlos en tu rutina.

Como madre, nunca dejas de moverte y de conducir a la familia, lo que puede afectar tu bienestar. Recuerda que para cuidar de otras personas primero necesitas ocuparte de ti misma. Haz cosas que te motiven, que te revitalicen y que alivien tu estrés.

Los hábitos de las madres más felices

1.- Pedir ayuda

Las madres felices no tienen miedo de pedir ayuda a sus familiares y amigos. Recurre a las personas que quieres y que te quieren para encontrar un descanso en tu día a día. Pide a alguien de confianza que cuide durante unas horas a tus hijos mientras tú haces algo que te gusta.

2.- Evita encerrarte en casa

El aire fresco, la luz del sol y el sonido de la naturaleza son los mejores amigos de la relajación. Solamente un paseo al aire libre durante unos minutos cada día mejorará tu humor y tu disposición. Sal al parque, ya sea con tus hijos o sola, y echa un vistazo a las maravillas que te rodean.

3.- Planea actividades divertidas

Además de lavar la ropa, cocinar, limpiar la casa y hacerte cargo de la familia, haz algo por ti. Comparte con tus hijos momentos divertidos e invítalos a participar de tus pasatiempos. Otra buena idea es que procures irte de vacaciones fuera de casa, aunque sea por un par de días.

“El amor de una madre por un hijo no se puede comparar con ninguna otra cosa en el mundo. No conoce ley ni piedad, se atreve a todo y aplasta cuanto se le opone”
–Agatha Christie–

4.- Cultiva y fortalece tu relación de pareja

Cuando convives a diario con una persona, puedes empezar a olvidar los detalles y los momentos amorosos. Por más ocupaciones que tengas en tu vida diaria, dedica tiempo a la persona con la que formaste un hogar. Destina un espacio de tu día a tu pareja, única y exclusivamente a ella.

Las madres felices valoran y disfrutan el tiempo para sí mismas.

5.- Duerme bien

Otro de los hábitos de las madres más felices es dormir bien. El cuerpo necesita reposo suficiente después de un día lleno de carreras a contrarreloj para resolverlo todo en casa.

Acompaña la buena rutina de sueño con una alimentación saludable pare recuperar la energía que gastas a diario.

6.- Cuida tu cuerpo

Hazlo por salud y también para mejorar tu autoestima y sentirte satisfecha con la mujer que ves en el espejo. No hay excusas para no ejercitarte. Hay cientos de vídeos y aplicaciones de rutinas físicas que duran unos pocos minutos. El ejercicio te ayuda a liberar endorfinas y a sentirte mejor.

7.- Conserva tus relaciones de amistad

Mantente en contacto con tus amigos de la escuela, compañeros de trabajo y otras madres. Las relaciones sanas de amistad evitan que tus emociones se conviertan en estrés y ansiedad. Regálate tiempo para cuidar de tus vínculos afectivos y comunicarte con los demás.

8.- Sonríe con frecuencia

Es fundamental que todos los días te diviertas y encuentres motivos para sonreír y estar alegre con tu vida.

Procura que la dinámica familiar te permita a ti, a tus hijos y a tu pareja compartir momentos agradables y divertidos. Los niños agradecerán cada día poder tener una madre feliz que irradie amor y bienestar.

Ejercicios como el yoga conforman la lista de hábitos de las madres más felices y sanas.

9.- Da y recibe afecto

Nada reconforta más que un beso y un abrazo de las personas que amas y que te aman. No subestimes el poder de dar y recibir afecto a las personas con las que convives a diario. Dale siempre un espacio a las demostraciones físicas de afecto y llena de cariño a tus hijos.

Ahora que conoces estos hábitos de las madres más felices, empieza a ponerlos en práctica y a disfrutar de los resultados. Todos los días puedes renovarte y ser una persona más saludable física y emocionalmente con estas pequeñas acciones.

Piensa en qué otras cosas puedes hacer para vivir más feliz y plena. Por más difícil que sea la experiencia de ser madre, te traerá las satisfacciones más grandes.