Agricultura preescolar: Enseña a los niños a cultivar sus alimentos

Macarena · 21 agosto, 2016

Vivimos en una época digital donde conectar los niños a la naturaleza parece una misión realmente imposible. Sin embargo, en algunas localidades rurales, los profesionales ligados a la primera infancia impulsan la agricultura preescolar, es decir, el cultivo infantil de sus propios alimentos.

De este modo, los adultos crean formas pedagógicas e innovadoras para que los pequeños tengan un contacto más profundo y real con su entorno natural, logrado a través de propuestas que tienden a fusionar la agricultura urbana con la educación infantil.

En este artículo de Eres Mamá descubrirás cómo se implementa el proyecto de la agricultura preescolar en instituciones educativas y de qué manera fomentar el cultivo de los alimentos por parte de los menores en tu propia casa.

Agricultura preescolar, el proyecto

El proyecto de la agricultura preescolar ofrece tres enfoques de aprendizaje. En primer lugar, la aprehensión de la naturaleza, en segundo lugar el conocimiento de las técnicas para cultivar sus propios alimentos y, por último, aprender la práctica específica.

“Pensamos que los niños deben disfrutar de la naturaleza. Entonces diseñamos esta extraña escuela donde no hay aulas, sino espacios donde las verduras crecen y los animales son demasiados. Es una mezcla de las dos cosas, escuela y naturaleza”, señalan los educadores que implementan este proyecto educativo natural.

Estas instituciones educativas que se inscriben dentro de la metodología de la agricultura preescolar están especialmente diseñadas como un conjunto de edificios con vistas a una gran variedad de parcelas que conforman la huerta, así como también corrales de ganado.

9c36849f30a30bda27b669cfff855cb1

La idea es entonces enseñar a los niños a cosechar sus propios alimentos, además de la manera de interactuar correctamente con los animales, lo que bien puede ayudarlos a mejorar sus habilidades sociales a través del trabajo en equipo, estimulando también la autoestima y promoviendo estilos de vida saludables.

Asimismo, la agricultura preescolar sería de gran utilidad en tanto que los estudiantes con esta propuesta educativa natural aprenden sobre la energía renovable en un lugar específico de la escuela, el cual está reservado pura y exclusivamente para aerogeneradores y paneles solares.

Agricultura preescolar: ¿por qué debería ser obligatorio?

Sin lugar a dudas, tanto la jardinería como la agricultura preescolar es una forma artística de relacionarse con el entorno natural desde muy corta edad. Por ello, las Escuelas Waldorf implementaron estos programas con sus alumnos, arrojando experiencias y resultados favorables.

En estas destacadas instituciones pedagógicas, es posible encontrar invernaderos que se convierten en el centro de la actividad dado que en ese lugar los pequeños cultivan zanahorias, espinacas, coles rizadas y otras verduras, incluso hierbas medicinales.

“En primavera nuestras cosechas son abundantes. Tenemos fresas, cebolletas, perejil y guisantes. Estamos educando a los niños a la vez que cultivamos plantas, por lo que solo la mitad del espacio en el invernadero se cubre con camas de cultivo”, señalan desde las Escuelas Waldorf.

9c36849f30a30bda27b669cfff855cb1

En este proceso, los menores aprenden los beneficios de cultivar sus propias verduras y el modo en que una simple semilla termina convirtiéndose en un alimento comestible, así como a convertir sobras de comida en abono. También cuentan con una vermicompostadora donde, con la ayuda de gusanos rojos, consiguen abono.

Actividades para fomentar la agricultura preescolar en casa

¿Quieres fomentar la agricultura preescolar en tu propio hogar para conseguir un mejor contacto con al naturaleza y alentar hábitos alimenticios saludables? Pues aquí encontrarás tips para alcanzar esa conexión entre lo que ven en sus platos y aquello que ellos mismos cultivan en la tierra.

  • Jardinería. Es un modo de despertar amor por la naturaleza en chicos y adentrarlos en el universo agrícola. Es posible enseñarles recursos y brindarles información útil para comenzar a sembrar plantas y semillas, y cuidar de ellas.
  • Cocina y nutrición. La conexión entre lo que se come y lo cultivado puede lograrse a través de diálogos sobre el origen de frutas y vegetales durante cada comida. Además, puedes dar a elegir al niño las verduras y hortalizas que desea comer, así sentirán que su nutrición está en sus manos. Otra opción es preparar actividades en la cocina para que el menor trabaje con alimentos que vienen de la tierra.
  • Mercados campesinos. Visita estos centros con tus hijos para que conozcan a las personas que trabajan en agricultura y descubran nuevos alimentos. Muéstrales las diferencias entre los productos obtenidos en casa y aquellos que se venden en los supermercados, enséñales a adquirir los más maduros y frescos.
  • Libros de cuentos y para colorear. Estos interesantes proyectos para colorear ayudan en esta misión. Es posible pedir a los nenes que dibujen plantas, flores, frutos o animales del campo, y que los coloreen. También hay cuentos y canciones relacionados a la actividad agrícola y los fenómenos naturales vinculados.

Sin lugar a dudas, la agricultura preescolar, sea escolar u hogareña, despierta en los pequeños cierto amor por lo que nace de la tierra y admiración por el medio ambiente, además de generar en ellos valores y capacidades que lo formarán como persona.