Las 8 mejores frases para educar con amor

Francisco María García · 9 diciembre, 2017
El refuerzo positivo excluye cualquier tipo de vocabulario, conducta o relaciones agresivas.

La afectividad es parte integrante y fundamental de una educación sana y positiva para nuestros niños. Reconocer sus esfuerzos y logros diarios es fundamental para incentivar su desarrollo físico, intelectual y emocional. Por ello, hoy resumimos las 8 mejores frases para educar con amor.

Educar con amor: la importancia del refuerzo positivo 

Educar a un niño es una tarea hermosa, pero muy desafiante a la vez. Ser padre o educador requiere paciencia, dedicación y habilidades. Pero utilizando correctamente las técnicas de refuerzo positivo, es posible estimular el aprendizaje de nuestros pequeños.

El refuerzo positivo puede ser aplicado diariamente para optimizar la educación de los niños. Y no apenas cuando se trata de conocimientos académicos o escolares. También suele ser muy efectivo para estimular hábitos diarios de higiene y la participación en pequeñas tareas hogareñas.

Su concepto se basa en premiar, elogiar, y reconocer positivamente actitudes, pensamientos y conductas deseadas. Ello permite que el niño asimile más fácilmente los códigos familiares, culturales y sociales de nuestro mundo. Además, estimula su creatividad, voluntad de aprender y fortalece su autoestima.

El amor es el mejor refuerzo positivo

No necesariamente el refuerzo positivo tiene que ser un juguete, una golosina u otro bien material. De hecho, las demostraciones de afecto, las palabras de cariño y los gestos de amor son los mejores premios para un niño. Principalmente si provienen de sus padres, familiares y maestros.

Al contrario, los abusos físicos y emocionales son siempre contraproducentes para la educación. Los niños expuestos a ambientes violentos suelen desarrollar trastornos de conducta, dificultades de aprendizaje y de sociabilización.

Preservar y cuidar de la integridad física, intelectual y emocional de nuestros pequeños, es indispensable para educarlos con amor y valores.

La alegría es necesaria para educar con amor.

Las 8 mejores frases para educar con amor 

Tenemos que entender, antes de nada, que los niños aprenden mirándonos. Es decir, construyen su propia personalidad y basan sus conductas en los ejemplos que demuestran los adultos de su entorno.

Muchos niños reciben una crianza disfuncional, con afectividad deficiente y valores ausentes. Y ello les genera un vacío enorme y muy difícil de superar en la vida adulta.

Por ello, es importante tornarse el propio ejemplo de lo que esperas de tu hijo, nieto, sobrino o alumno. Y una excelente idea para empezar es decirles diariamente las mejores frases para educar con amor.

Una convivencia más sana para toda la familia incluso estimulará su aprendizaje.

Te quiero

Es la frase más sencilla y la más verdadera declaración de amor que un niño puede recibir. También ayuda los adultos a recordar la importancia de ser sinceros con sus propios sentimientos.

Eres tan guapo

Un niño debe sentirse seguro con su apariencia física para poder desarrollarse sanamente y no crear complejos. Elogiarlo diariamente  e incentivarlo a cuidar de sí mismo son excelentes para reforzar su auto estima.

Yo confío en ti

Los niños que desarrollan miedo a decepcionar sus padres y fracasar son inseguros y suelen presentar problemas de aprendizaje y sociabilización. Es muy importante que el niño entienda que tiene nuestro apoyo y confianza para expresarse y descubrir nuevas experiencias.

¿Cómo te fue?

Demostrar interés y empatía hace con que el niño se integre, quiera participar y contribuir para el ambiente familiar.

Verbalizar el afecto es ideal para educar con amor.

Me encanta tu compañía

Reservar un tiempo dedicado a tu hijo y disfrutar de su compañía es esencial para una vida familiar saludable. Y claro, es indispensable demostrar cuanto aprecias estar con él.

Hacemos la comida juntos

Integrar gradualmente el niño a las tareas hogareñas es parte de educar con amor y en valores positivos. Ello le enseñara a compartir, asumir responsabilidades y trabajar en equipo lograr un mejor resultado. También es una buena oportunidad para enseñarle sobre los alimentos y estimular una alimentación más saludable.

¿Nos lavamos los dientes juntos?

Ya hemos visto la importancia de incentivar los hábitos saludables, como la higiene personal y los cuidados hogareños. Una buena forma de enseñar al pequeño a cepillarse los dientes correctamente es compartir con él este momento.

Por favor y gracias.

Las palabras y gestos de buena educación y conducta respetuosa deben ser aprendidos en el hogar. Por ello, tienen que estar presentes en el día a día del niño y ser incentivadas por los adultos más cercanos. Es importante no olvidar que somos los espejos de nuestros hijos, nietos, y alumnos.

Para educar con amor no hace falta que nos impongamos una rutina de manifestaciones de cariño ni nos condicionemos, todo se trata de no retrasar o esconder las expresiones, los gestos y lo mejor de nosotros mismos.

Después de todo, para educar con amor el ingrediente mágico se encuentra en la espontaneidad.