7 señales de sufrimiento fetal

Amanda · 1 mayo, 2017
El sufrimiento fetal es también una forma de llamar la atención a la hora de comprender la importancia de los cuidados durante la gestación, parto y posparto. El control prenatal puede ayudar a prevenir cualquier forma de sufrimiento fetal o, en su defecto, saber cómo tratar cada caso a tiempo.

Se le denomina sufrimiento fetal o diestrés fetal a las alteraciones que se producen en el feto antes o durante el parto, de tal forma que inciden negativamente en su fisiología. Dichas alteraciones vienen a ser las lesiones que sufre el feto como consecuencia de las complicaciones que puedan surgir cuando el feto aún se encuentra dentro de la placenta.

Asimismo, este término también es utilizado para designar cualquier cambio en el bienestar del feto; que por lo general, suele ser falta de nutrientes u oxígeno (a través de la placenta) entre la madre y el feto. Por esta razón es muy importante el control prenatal y prestar atención a todos los cambios que ocurren durante la gestación.

Causas

Generalmente, la causa más común de sufrimiento fetal es la falta de oxígeno debido a que se presenta una insuficiencia en la circulación útero-placenta, o bien porque el cordón umbilical está siendo comprimido o por otro tipo de complicaciones, como pueden ser las hemorragias.

El sufrimiento fetal también se puede presentar por anormalidades en el líquido amniótico, desprendimiento de la placenta, problemas con el cordón umbilical, entre otras complicaciones afines.

Tipos de sufrimiento fetal

En función del caso y de la gravedad de las lesiones, el sufrimiento fetal podrá clasificarse como agudo o crónico. Ahora bien, en lo que respecta a las lesiones, estas pueden clasificarse de acuerdo a su intensidad y grado de incidencia en: leves, moderadas o graves.

El sufrimiento fetal agudo es aquel que se produce de manera abrupta durante el parto. En vista de ello, supone una emergencia para el personal sanitario, por lo que se procura extraer al bebé fuera de la madre lo antes posible.

Por otra parte, el sufrimiento fetal crónico es aquel que se produce durante la gestación, de manera progresiva, y por lo tanto, no se debe adelantar el parto, dado que se necesita que el feto alcance el desarrollo adecuado para poder garantizar tanto su vida como su bienestar. Se considera como una forma de sufrimiento fetal crónico la hipoxia perinatal.

Principales señales de sufrimiento fetal

Alteración en la frecuencia cardíaca

Esta señal es muy clara, la alteración del ritmo cardiaco del feto, suele suceder durante y después de las contracciones.  El bebé puede sufrir taquicardias o bradicardias, debido a la alteración de frecuencia cardíaca. Esto se puede percibir mediante una muestra de sangre del bebé tomada durante el trabajo de parto.

Las señales de sufrimiento fetal se pueden evidenciar a través de una ecografía.

Posición anormal del feto

Una mala posición del feto, conduce a una mala circulación o falta del oxígeno. Se debe acudir a un médico para que pueda encontrar una solución para poder superar la privación del oxígeno. Esta posición inadecuada puede causar daño cerebral o la muerte del feto.

El bebé deja de moverse

Durante el embarazo, es normal que el bebé se mueva en un determinado momento. Es importante destacar, que el niño es muy activo. Por esta razón las madres tienden a saber a qué hora o en qué tiempo se mueve su hijo, si da pataditas o no. En este caso, si esto no ocurre debe ir al médico de inmediato.

Heces del feto en el útero

Cuando el bebé todavía está en el útero, debido a una situación de estrés fetal o por haber superado el tiempo de gestación, el bebé produce sus primeras heces. Esta es una situación muy grave  y peligrosa tanto para la madre como para el bebé.
Si la madre rompe fuente y observa que está sucio, se debe ir de emergencia a un hospital.

Las primeras heces del bebé son conocidas con el nombre de meconio. Esta sustancia producida por los recién nacidos, está compuesto por algunas capas de piel superficiales, bilis y moco. Si el bebé llega a tragar esta sustancia tóxica dentro del líquido amniótico, puede ser perjudicial para su salud.El feto se desarrolla en el útero y recibe los nutrientes necesarios por medio del cordón umbilical

Manchado o sangrado

Mayormente, las embarazadas experimentan algún tipo de sangrado, esto puede indicar un aborto involuntario o sufrimiento fetal. Se debe ir de emergencia a un hospital, sobre todo si esto ocurre en el primer trimestre de gestación.

Calambres

Durante el embarazo es habitual que las mujeres tengan calambres debido a los cambios de la circulación sanguínea. Estos cambios son provocados por la presión que ejerce el peso del feto sobre los vasos de la pelvis, y afecta la circulación en las piernas. Este síntoma puede llegar a ser muy peligroso si va acompañado con sangrado vaginal.

Cuando se perciben en conjunto, los calambres pueden constituir signos de posible aborto.

El peso de la madre

Es importante tratar este punto como señal del sufrimiento fetal. Un peso por debajo del que verdaderamente debe tener una madre es muy grave. Esto es preocupante porque el feto no está recibiendo los nutrientes y vitaminas suficientes. Al igual que un aumento excesivo de peso puede indicar diabetes gestacional en el feto, o que está creciendo demasiado.

Medidas preventivas

  • Mantener un estilo de vida saludable.
    • Evitar los excesos.
  • Evitar movimientos y actividades bruscas.
    • No levantar peso.
  • Llevar un buen control prenatal. 
    • En este sentido, es de suma importancia mantener un registro del peso y tamaño del bebé para poder evaluar su desarrollo dentro de la placenta. Del mismo modo, se debe estar atento a todos los indicadores que permiten saber cómo evoluciona su salud.