7 beneficios de que los niños anden descalzos

Andar descalzos es placentero, por eso a los niños les encanta. Además, cuando se están comenzando a levantar y andar sobre sus pequeñas piernas les conviene más que sus pies sientan el suelo, porque esto les ayuda a conocer el peso de su cuerpo y a equilibrarse. También hay estudios que señalan que los niños que andan descalzos se desarrollan más intelectualmente.

Estudios científicos llevados a cabo recientemente aseguran que los niños que suelen andar descalzos se desarrollan mejor intelectualmente; esto ocurre porque descubren el mundo con la riqueza de todos sus sentidos. Andar descalzos les proporciona una cantidad de experiencias descubiertas a través del tacto, como sentir diferentes temperaturas y distintas texturas, que pueden resultar agradables o desagradables, según el gusto y la vivencia del niño.

Un niño que anda descalzo puede percibir mucha más estabilidad y firmeza sobre sus piernas, además al andar sobre diferentes superficies como la hierba recién cortada o las hojas secas le proporciona experiencias relajantes y también lo ayudan a estar en un contacto más profundo con su entorno. Al mismo tiempo, todas estas vivencias contribuyen a que perciba el mundo y su propio cuerpo de manera distinta.

Andar descalzos  ayuda a formar el arco del pie

Andar descalzos también tiene beneficios físicos, pues ayuda a formar el arco de los pies. De hecho, especialistas recomiendan que los niños caminen descalzos con las puntas de sus pies y también con el talón. También recomiendan que los niños anden descalzos sobre diferentes lugares como la playa, una piscina o la hierba porque eso le brinda una riqueza de sensaciones que nutren su mundo interior y lo ayudan a saber caminar sobre diferentes superficies.

Estar sin zapatos tiene otro beneficio: Previene las bacterias que forman los hongos, y que llevan al mal olor y al sudor, esto ocurre porque el pie tiene más oportunidad de respirar y ventilarse. Así que como verás es bueno que dejes andar descalzos a tus niños. Ya que ellos se sienten libres cuando andan así.

Si te preocupa que el bebé se resfríe, se corte un piececito o se dé un golpe, trata de perder un poco el miedo y revisar las medidas de seguridad del área donde está el niño para evitarle cualquier accidente innecesario. Además, ten en cuenta la posibilidad de que ocurra algo –o no- no debe privar al niño de vivir las experiencias que brindan andar descalzo, porque también aprenderá a través de ellas y no todas tienen por qué ser negativas, mucho menos si estás atento a lo que el bebé hace.

Usar calzado también tiene sus condiciones

Así como debes tener algunas precauciones de seguridad para que tus hijos anden descalzos, debes tenerlas para cuando usen calzado, pues sí lo usan desde muy temprana edad sus pies se pueden malformar. Cuando son pequeños lo mejor es solo mantengan su pie protegido con un calcetín antiresbalante, ya que, este se amolda al pie y no el pie al calcetín.

Lo ideal es que elijas zapatos adecuados para el niño y que tengas en cuenta que no todas las ocasiones son las adecuadas para usar calzado y que estos se pueden evitar, por ejemplo, cuando el niño da un paseo en coche. Muchos niños con un zapato que no es adecuado, pueden llegar a generar que el niño pise mal y que su pie se deforme. De igual, manera los dedos pueden verse afectados, en especial los que topan con el zapato en los extremos.

El número del calzado debe ser el adecuado para el pie, ni muy grande ni muy apretado, ya que esto también podría generar conflictos en el pie. Es importante que el zapato no sea sintético, pues aumentará el sudor de los pies y por ende traerá posibles complicaciones.

Los zapatos hechos de cuero son recomendables, ya que los pies pueden respirar, y a la vez, el cuero se amolda a la forma de los pies, porque ellos le van dando su forma. Es muy suave en comparación al plástico.

El niño debe probarse los zapatos antes de ser comprados y en lo posible pídele su opinión o si no sabe hablar toma en cuenta sus expresiones al usarlo, una mamá casi siempre sabe interpretar a su hijo, sobre todo cuando se trata de su beneficio.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar