5 técnicas de modificación de conducta en los niños

07 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Las técnicas de modificación de conducta en niños pueden ayudarnos a mejorar comportamientos negativos de nuestros hijos. Aquí tienes algunas para poder poner en práctica con tus pequeños.

Las técnicas de modificación de conducta en los niños son unos métodos que tienen como fin cambiar conductas problemáticas. Muchos niños mienten, desobedecen, insultan, retan y, a veces, se muestran agresivos. Por eso, utilizar estas técnicas nos puede ayudar para mejorar estos comportamientos.

En la educación es muy importante no utilizar la violencia, pues con ella no conseguimos modificar las conductas inapropiadas de nuestros niños. Todo lo contrario, ya que dañaremos su desarrollo. La modificación de la conducta se consigue a través de técnicas que lo ayuden a saber qué pueden o no pueden hacer.

¿Quieres saber qué técnicas puedes utilizar para mejorar el comportamiento de tu hijo? Sigue leyendo.

Técnicas de modificación de conducta en los niños

 Técnica del “tiempo fuera”

Esta técnica es muy sencilla de aplicar para modificar conductas problemáticas. Consiste en alejar al niño a un sitio que no tenga reforzadores positivos para él. Tiene que ser un lugar alejado de juguetes y cualquier distracción; la idea es que sea un lugar aburrido para ellos.

El tiempo que lo dejaremos sin estímulos será proporcional a la edad del niño; sumaremos un minuto según la edad que tenga. Esto debemos tenerlo muy en cuenta porque, si nos pasamos de tiempo, esta técnica terminará siendo aversiva para ellos y no es eso lo que queremos conseguir. Es importante que esta técnica la empleemos justo después de que aparezca la conducta problemática.

Niño agresivo con el que hay que poner en práctica las técnicas de modificación de conducta.

Técnica de “extinción”

Consiste en suprimir todo lo que pueda reforzar las conductas indeseadas del niño. El pequeño espera recibir recompensas por su conducta, ya sea esta positiva o negativa. Cuando la conducta que un niño tiene es negativa, los padres tendemos a reñirlo y a prestarle la atención que está buscando, aunque sea a través de malas conductas.

Cuando utilizamos esta técnica, es importante que usemos siempre un sustituto gratificante ya que, si los ignoramos totalmente, los niños se pueden sentir desplazados. Hay que tener en cuenta que esta técnica no es recomendable ante conductas peligrosas.

Por ejemplo: si un niño nos dice “¡Nunca me haces caso!” o “¡Ya no me quieres!”, lo que tenemos que hacer es desviar el tema, preguntarle por otra cosa, así, no le prestaremos atención a esto que nos dice. Utilizaremos algo gratificante para extinguir nuestra respuesta de atención.

“Economía de fichas”, una de las técnicas de modificación de conducta más utilizadas

Esta técnica de modificación de conducta en niños, es una de las más usadas y que, además, resulta muy divertida, tanto para los pequeños como para los padres.

Consiste en realizar un sistema de recompensas: el niño recibirá un premio si las conductas deseadas (poner la mesa, recoger sus juguetes, hacer los deberes, lavarse los dientes, etc.) que hemos establecido previamente las ha llevado a cabo. Estas recompensas no tienen que ser materiales, ya que pueden ser, por ejemplo, ir un día de picnic, ir al cine, etc.

  • ¿Cómo hacerlo?

Podemos utilizar una cartulina y en ella poner las conductas deseadas que queremos que el niño realice. Estableceremos un sistema de puntos, que pueden ser pegatinas verdes cuando haga la conducta y rojas cuando no la haga. Cada recompensa tendrá un número de puntos que habremos consensuado entre todos. Cuando se alcancen los puntos deseados, podrá conseguir la recompensa.

Niña enfadad con sus padres debido a sus problemas de conducta.

Técnica de relajación para disminuir la ansiedad

Si el niño se encuentra agitado, nervioso, ansioso, utilizaremos la relajación, es decir, le daremos el estímulo opuesto a lo que está sintiendo. La relajación consiste en contraer y relajar todos los músculos del cuerpo con el fin de entrar en un estado de relajación, valga la redundancia.

Existen varios métodos para hacer que los niños se relajen de una manera lúdica y que les resulte, además de relajante, divertido.

Técnica de contratos de conducta

Esta técnica consiste en un contrato escrito por parte de las partes involucradas (padres-hijos, profesor-alumno, psicólogo-paciente). Este hay que hacerlo en torno a una negociación entre todos, y en él se establecerán las conductas y las consecuencias que el alumno deber hacer y obtener.

En este contrato tienen que quedar claras las conductas pactadas a realizar y las consecuencias de no realizarlas. Estas consecuencias deben ser leves, para no desanimar al pequeño, y siempre acordes con la conducta negativa que ha llevado a cabo.

Sobre las técnicas de modificación de conducta en los niños

Estas técnicas de modificación de conducta en los niños pueden mejorar sus comportamientos negativos. Así pues, enriquecerán su bienestar y desarrollo emocional. Es muy importante que, si el niño no mejora o no responde de manera adecuada ante estas técnicas, se acuda a un especialista para que pueda ayudaros.

“La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras”.

-Jean Jacques Rousseau-