5 signos de que tu hijo adolescente está en una relación tóxica

Okairy · 22 noviembre, 2016

Tarde o temprano los adolescentes acaban sumergidos en el mundo de las citas y los noviazgos. Un asunto que no es fácil de aceptar ni de manejar para muchos papás y del que generalmente los hijos se abstienen de discutir con sus familias.

Es por ello que, resulta complicado para los adultos determinar si tus hijos se están enfrentando a relaciones que no son tan sanas y que pueden acabar afectándolos. Aquí te decimos los signos de una relación tóxica.

1.La pareja de tu hijo es muy posesiva o celosa

Si tu hijo deja de pasar tiempo con sus amigos y solo pasa tiempo con su pareja, esta debe ser una señal clara de que su pareja está tratando de alejarlo de otras personas. Cuando tú le preguntas sobre ello a tu hijo, ¿qué te dice? Las relaciones tóxicas pueden decir que los amigos de tu hijo no le caen bien o que ellos son una mala influencia.

pareja-posesiva

Incluso si la pareja de tu hijo es muy agradable, él debe saber cuándo lo están controlando de una manera que no es nada saludable. A veces, los adolescentes son celosos y exigen que su pareja no utilice los medios sociales o que no se vista de cierta manera que pueda resultar atractiva para alguien más.

Estos tipos de restricciones son definitivamente bandera roja de una relación tóxica.

2.Tu hijo cambia sus hábitos

No resulta nada raro que a medida que crece tu hijo, vaya eliminando algunos malos hábitos. Pero es muy diferente cuando la pareja de tu hijo trata de cambiarlo o convertirlo en alguien más. Si tu hijo está dejando algunos de sus pasatiempos favoritos, cambiando la manera en que se viste o alterando su personalidad, debes preocuparte.

Estas tres cosas suelen ser una señal de que su pareja no lo aprecia por quién es. Lo más apropiado es que actúes porque puede que tu hijo cambie por completo y pierda el sentido de su identidad.

3.Tu hijo tiene heridas inexplicables

Por obvias razones, las heridas inexplicables son uno de los signos más escalofriantes que los padres tienen que presenciar. Si tú empiezas a notar heridas o moretones, debes preguntar.

Es preocupante si tu hijo no sabe el por qué de sus heridas o no tiene explicaciones. Un ojo negro, rasguños o marcas rojas pueden ser señales de abuso físico. Debes actuar con mucho cuidado ya que en esas circunstancias tu hijo tenderá a defender a su pareja.

4.La pareja de tu hijo no respeta sus metas

Si siempre quiso pertenecer al equipo de tenis o entrar a la universidad y la pareja de tu hijo está aplacando sus metas, esta no es una buena señal. A veces, un adolescente desesperado o disfuncional puede tratar de hablar con su pareja para seguir los sueños que él o ella quiere, olvidando los de tu hijo.

Debes decirle a tu hijo que no deje sus sueños y metas solo por seguir los sueños de su pareja, y que no permita que su pareja imponga los suyos. Si a tu hijo realmente le gustan los intereses de su pareja, y él quiere hacerlo y piensa que es lo mejor para ella, no puedes meterte en esto.

Solo si la relación se torna un poco extraña es un indicio de una relación tóxica.

5.La relación se vuelve seria muy rápido

Un romance adolescente puede acabar de la noche a la mañana pero que se vuelva seria demasiado rápido es una señal de problemas. Si tu hijo te habla de lo enamorado que está apenas después de una cita o incluso que quiere casarse solo con tener unas semanas juntos, la relación está avanzando muy rápido.

planes-de-boda

Esto provoca que en algunas relaciones se llegue a dar la fantasía de escaparse juntos antes siquiera de haberse conocido dando pie a que la relación sea obsesiva y nada saludable.

Debes estar en plena confianza con tu hijo. Esto es indispensable para reconocer si tu hijo adolescente se encuentra en una relación tóxica y orientarlo al mejor camino.