Cómo aplicar la disciplina positiva en los adolescentes

María José 14 julio, 2016

Todos los padres desean que cuando sus hijos lleguen a la adolescencia sean personas responsables, consideradas y que tengan juicio ante las decisiones que tomen -al menos en la mayor parte del tiempo-. Parece una utopía pero la realidad es que sí es posible, solo necesitarás saber algunos consejos para la educación de tus hijos de disciplina positiva.

Quizá sientas que no tienes mucha influencia sobre tus hijos adolescentes pero el comportamiento de tus hijos está altamente correlacionado con el vínculo que tenga contigo. Las buenas relaciones entre los adolescentes y sus padres se correlacionan positivamente con el éxito escolar y la felicidad en general.

Por el contrario, las relaciones entre padres e hijos adolescentes que son débiles o conflictivas se correlacionan con comportamientos poco saludables como una actividad sexual temprana, la experimentación con drogas y alcohol y la participación del adolescente en la violencia. Incluso, una mala relación entre padres e hijos puede derivar en suicidio en algunos casos más extremos.

model-1430295_640

Consejos esenciales para aplicar la disciplina positiva en los adolescentes

Eres su padre, no su amigo

Es muy importante que como padre o madre recuerdes cuál es el rol que te toca y que de ningún modo eres su amigo. Los adolescentes anhelan la seguridad de saber que sus padres les entienden, les aprecian y les aman por encima de todas las cosas, pero también necesitan sentir cierta independencia lo que a veces puede hacerte sentir algo excluido de su vida.

Es necesario potenciar el vínculo y mejorar la comunicación sin juzgar, de esta manera será más probable que se abra y que pueda compartir sus vivencias contigo.

Si quieres que tu hijo te sienta cercano sin necesidad de sobrepasar el límite de padre, es necesario que respetes a sus amigos, sus emociones, deberás tener consideración y ser auténtico a su lado, así, eso será lo que recibas a cambio por su parte.

Pero como padre o madre, habrán ocasiones en los que tengas que decir que no, si lo haces demasiado a menudo es una señal de que algo va mal. Es necesario que tengas en cuenta que en muchas ocasiones se deberá buscar una solución de ganar-ganar para que se sienta valorado y respetado, pero que sepa que hay unas normas que debe cumplir.

adolescent-1327188_640

Prioriza la comunicación y el tiempo juntos

Como padre o madre deberás convertirte en un oyente brillante para tu hijo, un oyente que no juzga pero que guía cuando es necesario. Tus hijos necesitan hablar contigo, mantener conversaciones familiares desde el amor y el cariño, tu hijo debe sentir que eres la mejor persona para contarle sus cosas.

Para potenciar estos momentos de comunicación será necesario potenciar el tiempo juntos. Las comidas o las cenas son una gran oportunidad para hablar sobre cómo ha ido el día, para relajarse, para reforzar el vínculo. También son una buena oportunidad para mantener el contacto sobre los problemas de tu hijo o para detectarlos. Si quieres que tus hijos sean felices, deberán saber que todos los días tendrán la oportunidad de poder hablar contigo.

La disciplina positiva en los adolescentes

Quizá antes no sabías qué era la disciplina positiva, no sabías que era la única que funciona gracias a la empatía, la asertividad, el respeto, la comunicación positiva y el amor en la educación de tus hijos. Si en la educación de tus hijos les has criado con el castigo y los gritos, quizá ahora te encuentres que tienes unos hijos que mienten y rompen las reglas para buscar su identidad de una forma negativa.

Nunca es tarde para ayudar a aprender a asumir la responsabilidad, pero primero deberá valorar la relación que tiene contigo. Esto significa que necesitarás dejar de castigar, dejar de gritar y empezar a escuchar y conectar emocionalmente. El primer trabajo está en ti, no en tu hijo.

Recuerda que el castigo siempre empeorará las cosas, tu hijo adolescente debe aprender a ser responsable de sus actos, sabiendo que siempre tendrá consecuencias positivas o negativas dependiendo de cuál sea su comportamiento. Necesita tu orientación no tus castigos.

Te puede gustar