10 cosas que debes enseñar a tu hijo para prevenir el abuso sexual - Eres Mamá

10 cosas que debes enseñar a tu hijo para prevenir el abuso sexual

El abuso sexual aunque parezca un tema tan serio y delicado como para que no esté a nuestro alcance, de hecho es más común de lo creemos. Los niños están expuestos todos los días a este terrible flagelo y lo peor que podemos hacer los padres es eludir el tema.

No se habla de abuso sexual solamente dentro de un ámbito de violencia callejero, lamentablemente se encuentra presente en muchos hogares; porque se trata de una acción derivada de la actividad sexual en la cual al menos uno de los protagonistas no tiene la voluntad para consentir.

En tal sentido, haya uso de la fuerza, persuasión o coacción, se habla de abuso sexual cuando se ejerce poder sobre la persona abusada de alguna manera.  Al mismo tiempo, se puede describir como un contacto íntimo entre un adulto y un menor o incluso entre dos menores, cuando uno de ellos somete al otro.

Si eres del gran porcentaje que piensa que estas exento de este problema, te cuento que el abuso sexual es frecuente y de alcance general en cualquier nivel social, educativo o afectivo. Es reconocible en niños y adultos por igual, pero se puede prevenir con efectividad.

Un delito ambiguo

Tener actividad sexual con un menor, conlleva un hecho no solo despreciable, sí no que además es penado por la ley. A muchas personas les cuesta determinar cuándo se está produciendo el abuso, qué es o en cuáles condiciones se produce; en este particular, cualquier actividad física que nos pueda parecer un juego, puede implicar un delito.

Es importante aclarar que los niños no deben tener ningún “juego” de tipo sexual con ninguna persona, sea algún familiar, del mismo sexo o no. El hecho es que un niño, por debajo de los 19 años, no se encuentra psicológicamente capacitado para decidir que quiere hacer eso.

Del mismo modo, implica un quebrantamiento a la ley aceptar el consentimiento sexual de un menor, porque esta estipula que él no está autorizado legalmente para aceptar este hecho.

Algunas veces cuando los padres están involucrados, se puede llegar a creer que no hay delito, porque estos tienen derechos sobre sus hijos; pero la ley implica que ningún adulto debe ejercer poder sexual sobre otro, en ningún caso.

Otro hecho ambiguo, es cuando existe algún tipo de actividad sexual entre dos menores. Este caso es complicado, pero tiene una clave; hay que evaluar la posible incitación de uno de los involucrados, porque cuando se ejerce cualquier tipo de presión hay abuso.

shutterstock_207273802
En consecuencia, si uno de los niños ha coaccionado, persuadido o violentado al otro, hemos hallado al abusador; el cual puede ser potencialmente procesado según sus características legales.

7 cosas que debe saber tu hijo para prevenir el abuso sexual

La comunicación tiene cualidades ilimitadas, aprovecharla para prevenir a nuestros hijos es un hecho invaluable; en esta residen las principales claves para acabar con el abuso sexual, por eso nunca debemos dejar de hablar a nuestros hijos sobre este tema.

La otra clave, es la confianza. Enseñar a nuestros niños que pueden confiar plenamente en nosotros, puede evitar muchos males en la infancia y puede favorecer la relación toda la vida. Es preciso saber, que un gran número de niños que son abusados no habla de lo sucedido, esto es el resultado de la mala comunicación y de la falta de confianza.

shutterstock_242549872

Un niño abusado va experimentar un cambio drástico, por eso quedarse callado al respecto puede ser el detonante para problemas de personalidad graves y lo peor del caso, es la primicia para que pueda volver a suceder o continúe sucediendo.
Para prevenir el abuso sexual, enséñales a tus hijos lo siguiente:

  • El principal riesgo está entre las personas más cercanas.
  • Deben hablar sobre cualquier tema que les incomode, con toda confianza.
  • Nunca debe quedarse solo con personas extrañas.
  • Estar informados sobre los peligros en Internet.
  • Saber que la actividad sexual es exclusiva para los adultos, por lo cual ningún “juego” de este tipo es normal, ni legal.
  • Ser precavidos ante cualquier situación confusa y apresurarse a contarlo a sus padres, maestros o responsables.
  • Preguntar a sus padres todo lo que necesiten saber sobre el tema y no a personas extrañas o que no sean parte de la familia.
  • Es imperativo decir lo que está pasando, sin miedo; porque el abusador no quiere que esto se sepa, así que ponerlo en evidencia es la clave principal para alejarlo.
  • No tener miedo al agresor. Esto imposibilita que este actué libremente o que te pueda coaccionarnos de alguna manera.
  • Ser precavidos ante la sospecha, sin importar cuán cercana sea esa persona. Saber manejar el tema con cuidado para evitar malos entendidos que puedan comprometer la integridad personal y del prójimo.