Habla con tu hijo de sexo y afectividad antes de que lo hagan los demás

Los medios de comunicación se han encargado de llenar con una carga sexual todo el contenido que llega a nuestras casas a través de cualquier canal; es como si la sociedad quisiera incentivar a nuestros hijos a desarrollar su sexualidad desde una temprana edad.

El papel que debemos adoptar como padres, es el de acompañar a los niños y adolescentes en el proceso de su maduración sexual y emocional. Además de mostrarles el camino adecuado para cuidar su cuerpo, también debemos ayudarles a establecer relaciones afectivas sanas.

 

7 preguntas de ayuda para que sea más fácil hablar de sexo con tus hijos

1. ¿Por qué tocar el tema de la sexualidad con tus hijos?

Conversando con un adulto responsable acerca del tema de las relaciones sexuales y afectivas, puedes ayudar a que tus hijos aprendan a apreciar sus propios cuerpos, que sean capaces de exteriorizar sus emociones de una manera saludable, que tengan la capacidad de decidir responsablemente el momento en el que empiezan a vivir sus experiencias sexuales y, entre muchas otras razones, puedes enseñarles prácticas saludables a nivel físico y sicológico.

 2. ¿Cómo empezar?

Muchas situaciones que se presentan en el día a día, te brindarán oportunidades para abordar los temas relacionados con la sexualidad. Los programas de televisión o las conversaciones, pueden convertirse en momentos para educar a tus hijos de una forma más natural.

shutterstock_283528430

3. ¿Cuándo empezar?

Contrario a lo que muchos padres piensan, no es necesario pasar meses planeando la forma en que hablarás del tema con tus hijos. No hay un solo momento para hacerlo; intenta ser tan apegado a la realidad como sea posible. Evita disfrazar las palabras que usas, sé claro y honesto.

Actualmente es necesario comenzar con este tipo de conversaciones en los primeros años de vida. Ten en cuenta que con el paso del tiempo las preguntas serán más agudas y debes estar preparado para ellas.

4. ¿Qué debes decirles?

Es fundamental que la información que le des a tus hijos sea veraz y adecuada, acorde con los valores que has intentado forjar en tu familia. La clave es que les enseñes que la sexualidad debe ser manejada con responsabilidad y respeto, primero hacia ellos mismos y luego hacia los demás.

En la edad de la adolescencia, lo más importante es hacerles ver que solamente ellos deben asumir las decisiones y que cada paso debe ser pensado cuidadosamente.

5. ¿Cómo sentirte menos incómodo?

Para muchos padres de familia es traumático pensar en el momento en que sus hijos empezarán a hacer preguntas de tipo sexual. Aunque puede ser incómodo en un comienzo, eres tú quien debe guiarlos y mostrarles la realidad de una forma abierta y siempre con la disposición para escucharlos.

Dales la confianza para que sea a ti a quien hagan las preguntas que surgen a medida que experimentan cambios en sus cuerpos y en sus emociones.

shutterstock_195908606

6. ¿Cómo darles una buena respuesta?

  • Trata de identificar lo que realmente te preguntan. En muchos casos por vergüenza, los chicos pueden usar palabras confusas. Procura reconocer a la situación que hace que surja la pregunta.
  • Da información clara y precisa. Las respuestas en el tema de la sexualidad deben ser cortas y directo al punto. El exceso de información puedes confundirlo, y a medida que respondas irán apareciendo más interrogantes.
  • Verifica que hayan captado tu idea. Siempre pregúntales si la información que les has dado resuelve la inquietud por la que acudieron a ti.

 7. ¿Qué puedes hacer para acompañarlos a madurar saludablemente?

  • Refuerza permanentemente su autoestima; enséñales a cuidarse y respetarse.
  • Hazles ver que las dudas que tienen son completamente normales y que no deben ver los temas sexuales como un tabú.
  • Evita escandalizarte con las preguntas que pueden hacerte; el mundo avanza a un ritmo acelerado y debes ver con mente abierta las situaciones a las que tus hijos pueden enfrentarse en su cotidianidad.
  • Procura no utilizar métodos represivos para guiar a tus hijos en su desarrollo sexual. La idea debe ser que tus hijos sean tan conscientes de la realidad, que puedan tomar decisiones sanas por sí mismos.
  • No tengas miedo a admitir que no conoces la respuesta a alguna de sus preguntas. Consulten juntos acerca de las dudas que se presenten en tus hijos.
  • Sé parte de la realidad que afrontan tus hijos. No te quedes al margen de lo que están viviendo.
Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar