Háblale a tu hijo sobre la importancia de las metas

Las metas son las líneas que los seres humanos trazamos de manera imaginaria para superarnos económica, profesional, y sentimentalmente.

Con vistas a lograr esas aspiraciones nos planteamos diversas estrategias que, por lo general, también nos sirven para superarnos en otros ámbitos.

Las metas sirven para hacer un balance entre lo que hemos alcanzado y lo que nos queda por conquistar.

Pero aunque si bien es cierto que el ponernos metas e idear estrategias para conseguirlas es propio de los adultos, es recomendable enseñarles a los niños la importancia de diseñarlas y tenerlas en cuenta.

En definitiva también ellos tienen sus aspiraciones y más temprano que tarde se convertirán en adultos.

qualification-76737_640

La importancia de trazar bien las metas

Cuando éramos niñas y nos preguntaban qué queríamos ser de grandes, todas teníamos una respuesta para dar.

Pero si nos preguntaran ahora qué queríamos ser cuando éramos niñas seguramente el oficio o la profesión que tenemos hoy día, para un grupo de nosotras, se encuentra muy lejos de lo que una vez soñamos.

Quizás porque de pequeñas queríamos, por ejemplo, ser bailarinas, pero nuestras aptitudes físicas y talento no nos dieron para eso.

Sin embargo, muchas otras sí tuvieron las cualidades necesarias para lograrlo y, sin embargo, nunca llegaron a lucir zapatillas y tutus.

Quizás porque no supieron o no tuvieron quien las guiara en el planteamiento de sus metas y la construcción de su proyecto de vida.

Para que no le suceda lo mismo a tu hijo en eres mamá te explicamos cómo hacer que aprenda a trazarse sus metas.

Mamá que nos lees:

Enseña a tu hijo a hacer un balance de sus posibilidades reales para poder apoyarse en ellas.
Es imprescindible que mida sus posibilidades económicas, físicas, mentales, familiares, sociales, intelectuales…
Saber qué tiene y qué puede hacer con lo que tiene.

A continuación, indícale proyectarse de forma mental en ese sujeto que desea ser en el futuro. Visualizarse tal y como quiere ser, estar, tener, y sentirse. Recuerda que establecer bien el propósito es fundamental a la hora de fundar su estrategia.

Luego del análisis de las condiciones que posee y la determinación de sus objetivos podrá entonces construir su plan de acción: qué hará, cómo lo hará y cuándo lo hará.

Para que entiendas mejor lo que te hemos explicado, te ponemos un ejemplo hipotético.

child-1073638_640

El niño que quiere criar cerdos

Tu hijo de 10 años ama los cerdos y quiere criar algunos en casa.
Inmediatamente que conoces la noticia emites un grito al cielo y le dices que es imposible.

Pero como lo educaste bien en el planteamiento y el alcance de las metas inmediatamente se traza una buena estrategia.

Así como lo enseñaste,

Primero
Va a hacer un balance de sus posibilidades reales:

• Patio espacioso en donde construir los corrales
• Presupuesto para comprar los cerdos, construir los corrales, comprar la comida.
• Sobrado conocimiento en cuanto a la crianza de cerdos.

Segundo
Se proyectará de forma mental en ese sujeto que desea ser en el futuro. Se visualizará con un montón de cerdos y cerditos en el patio de tu casa.

Tercero
Para hacer realidad lo anterior deberá:
Conseguir tu permiso
• Hacerse de los materiales y animales que necesita

Conseguirá tu permiso obteniendo buenas notas, ayudándote en los quehaceres de casa, portándose bien, obedeciendo en todo, dándote más cariño que de costumbre y pidiéndotelo como regalo de cumpleaños o de reyes.

Para hacerse de los materiales y animales que necesita solo tendrá que romper su alcancía de cerdito.

Listo. Por más que singular que te parezca la idea tu hijo acaba de trazarse una meta y elaborar una estrategia para alcanzarla.

Que la cumpla o no ya queda como tema para otro artículo.

Háblale a tu hijo sobre la importancia de las metas

Mamá, muéstrale a tu hijo que anhelar algo no es suficiente para alcanzarlo. Deberá luchar, ser constante, sacrificado, estudiar…

Hazle saber que cada una de las metas que se trace en su vida va a servirle para conquistar una mucho mayor y en algún momento también le servirán para hacer un balance de sus logros.

Enséñalo además a utilizar la inconformidad como un valor positivo que le ayude a superarse y a no claudicar en el trayecto.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar