5 momentos embarazosos que ocurren en el parto

Si ya has pasado por el parto seguramente sabrás de lo que hablo, y si no… es más que probable que hayas escuchado algunas cosas sobre lo que ocurre cuando das a luz, y no me refiero únicamente a los momentos críticos de respirar o pujar.

El parto es un trabajo duro y es uno de los momentos más importantes en la vida de una mujer, pero también debemos decir que hay momentos que son divertidos, otros más torpes e incluso, te puedes encontrar con momentos embarazosos.

A continuación voy a hablarte sobre algunos de los momentos embarazosos reales que pueden ocurrirte en el momento del parto o que quizá te ayuden a recordar qué es lo que te ocurrió en el momento de dar a luz a tu precioso bebé.

1. La bolsa se rompe en lugar público

Cuando la bolsa se rompe saldrá agua por todas partes, ¿te imaginas que ocurra en un lugar público? Tendrás toda la ropa manchada como si te hubieras hecho pipí, pero no te preocupes… estando embarazada lo último que pensarán las personas de tu alrededor es que has tenido un escape de orina, ¡seguramente se acerquen a socorrerte y preguntarte si necesitas ayuda! ¡El parto ha comenzado y debes acudir a tu hospital cuanto antes!

meditacion-durante-el-parto

2. La bolsa se rompe mientras te mira el doctor

Sí, esto es habitual. Quizá sea en una revisión normal o cuando tu ginecólogo está contigo en el parto, pero no debes preocuparte porque no se asustará, está más que acostumbrado a que esto ocurra diariamente. Solo te asustarás un poco porque verás agua por todas partes. 

3. Te lo haces encima

No sufras, es más normal de lo que te imaginas y son muchas mujeres las que se hacen sus necesidades durante el trabajo del parto. Al apretar, al sentir tanto dolor no eres consciente del todo de si estás haciendo tus necesidades… pero si tienes que hacerlo, hazlo.

Ninguna enfermera te dirá que te retengas, estás pariendo, se vale todo. Te aseguro que si te haces caca encima esa será la última de tus preocupaciones en ese momento, solo te limpiarán y deberás seguir empujando.

4. Puedes mirar con un espejo

En el momento en que tu bebé asoma la cabeza o que está sacándola en un parto vaginal, hay personal médico que te ofrece la oportunidad de poder mirar con un espejo.

Si tienes la epidural puesta seguramente puedas mirar aunque estés pujando porque no sentirás mucho dolor, pero si tienes un parto vaginal tradicional sin epidural, entonces debes saber que querrás ver a tu hijo, claro que sí… pero cuando ya esté entre tus brazos y hayas terminado de parir. El espejo no es una mala idea, pero el dolor no te permitirá centrarte en ninguna imagen.

Man feeling pregnant woman's belly

5. Que te digan que con la epidural no duele

Sí, es cierto que hay mujeres que cuando tienen la epidural el parto aunque se ralentiza y les cuesta más pujar porque no sienten su cuerpo al 100%, tampoco sienten dolor y por eso el trabajo del parto es más sencillo.

Pero en ocasiones, la epidural no hace efecto o no lo hace del todo y entonces, el parto SÍ duele porque se siente como si fuese un parto sin anestesia total o parcial. Por eso, si te ponen analgésicos o la epidural y notas que el dolor te vuelve, dilo y hazlo bien alto. No siempre funciona, no permitas que nadie te diga que si te ponen la epidural ocurre magia contra el dolor, porque no siempre es así.

¿Recuerdas alguna anécdota de tu parto? No dudes en compartirlo con nosotras, nos encantará leer tus momentos embarazosos, divertidos o torpes del momento del parto.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar