5 estereotipos de madres que son totalmente ciertos

Agetna · 13 noviembre, 2015
Las madres son los seres más maravillosos que tenemos la dicha de conocer en la vida

Hay estereotipos de madres que son totalmente ciertos. Aunque en principio no lo crean, o de momento se encuentren dudosas, ustedes mismas: las amigas que ahora mismo se encuentran leyendo este artículo, pueden aseverar nuestro planteamiento. Pero, vayamos por partes.

Los estereotipos

Cuando hacemos alusión al término estereotipo claro que nos referimos a esas cualidades que se le añaden a un tipo de persona por el rol que desempeñan, su estatus, sus características físicas, psicológicas o por su manera de vestir y actuar.

Los estereotipos son ideas difundidas generalmente por la televisión y el cine que son aceptadas como ciertas por la mayoría de los públicos, pero que tienen la peculiaridad de no siempre ser veraces.

Pongamos algunos ejemplos.
Cuando en pantalla vemos a un niño que usa gafas inmediatamente adoptamos la idea de que es un niño inteligente y estudioso. A nadie se le ocurre pensar, al menos con la primera impresión, que usa gafas porque las necesita.Así mismo sucede con etiquetas como:

  •  Los hombre no lloran
  •  Las mujeres rubias solo por su color de pelo deben ser sensuales
  •  Las personas con sobrepeso son graciosas y simpáticas

Teniendo en cuenta la lista anterior es necesario corroborar que nada de lo planteado es 100% real.

Los hombres lloran, no todas las mujeres rubias son sensuales y la obesidad no tiene nada que ver con lo simpático que sea una persona.

Resumiendo: los estereotipos, muchas veces, carecen de fundamento.

No obstante, sí existen estereotipos de madres que son totalmente ciertos.

A continuación, me gustaría comentarte 5 de ellos.

5 estereotipos de madres que son totalmente ciertos

Las madres son incondicionales

La incondicionalidad es la cualidad del ser humano de serle siempre fiel a otra persona sin importar el momento o la situación.

Tal capacidad la tienen pocos en el mundo. Pero uno de esos seres que la poseen de manera inagotable son las madres.

Todas las madres les son incondicionales a sus hijos, al menos las buenas de verdad. Hay algunas que hacen lo indecible por ellos.

No importa si el hijo, ya de adulto, las defrauda. Las madres saben perdonar y olvidar por completo lo mal hecho. En su amor, no hay límites.

ID-100339523

Las madres no descansan

Las madres no descansan. Apenas dan a luz en ellas se activa un motor que las impulsa a estar despiertas para mimar, cubrir las necesidades del recién nacido, entretener, jugar y hacer las tareas que se relacionan con la nueva criatura.

Las madres desempeñan su papel de madres como si no estuvieran completamente agotadas.

Ellas poseen un dispositivo que las estimula a levantarse cuando están a punto del desmayo.

Toda vez que sienten que su cría las necesita su instinto maternal las vuelve inmunes al cansancio.

Las madres no duermen

Entre los estereotipos de madres que son totalmente ciertos se encuentra el hecho de que ellas nunca duermen.

Se dice que antes de parir una mujer podía dormir a piernas sueltas aun cuando tuviera alguna preocupación, pero que al convertirse en madre, va a mantener un ojo abierto durante las horas de sueño.

Cuando las mujeres son madres siempre están alertas al quejido del pequeño y saben hasta cuando éste se mueve en la cuna.

Ellas desarrollan una asombrosa facilidad para dormir apenas unos segundos después que se acuestan y despertar con el mínimo gemido. Las madres no duermen.

ID-100265347

Las madres son sacrificadas

Las madres se sacrifican por sus hijos hasta límites insospechados. Son capaces de sacrificar sus deseos, necesidades, esparcimientos; todo por el bienestar de sus descendientes.

No importa el precio ni la hora, las madres siempre están dispuestas a hacer cualquier cosa por ellos.

Madre hay una sola

Otro de los estereotipos que se tejen alrededor de la figura femenina refiere que madre hay una sola en la vida.

A pesar de que biológicamente esta frase es tan cierta como que padre hay también uno solo; haciendo alusión a los términos de entrega, amor y dedicación efectivamente: madre hay una sola.

Y por favor, que en este sentido ningún padre se resienta; pero solo mamá para consolar, proteger, mimar, dar cariño, ayudar, sacrificarse y estar siempre dispuesta.

Habiendo llegado al final espero que, así como nosotras, estés de acuerdo de que hay estereotipos de madres que son totalmente ciertos.