5 consejos de pediatras a primerizas

Quizá la mayoría de los pediatras se ríe muchísimo cuando una madre angustiada lo llama muy preocupada porque su bebé tiene hipo y ella no sabe qué hacer. Para las madres primerizas todo es nuevo y como están nerviosas porque quieren que su retoño esté sano, se angustian con casi cualquier situación. Este artículo comparte 5 consejos de pediatras a madres primerizas.

El primer consejo de los pediatras a una madre primeriza es que sea cual sea la situación que esté afrontando es necesario conservar la calma. Recuerda que ser madre es una experiencia maravillosa, disfrútala aunque tus primeras experiencias puedan resultar desconcertantes o incluso duras.

No olvides que mantener un pensamiento positivo y una actitud optimista ayuda a saber que los primeros días pasarán y que vivir la maternidad es una de las mejores experiencias que una mujer puede experimentar.

Este consejo también incluye que trabajes aspectos de tu personalidad como la serenidad y la seguridad en ti misma. Ambos aspectos, que bien pueden llamarse cualidades, te ayudarán a aplicar el sentido común y este a su vez te ayudará a dilucidar lo que sientes en cada momento. Ese sentido común tiene relación con un texto que se hizo viral hace unos años, en el cual un pediatra dice esto:

Lo mejor es:

  • Lo mejor no es el pecho
  • Lo mejor tampoco es el biberón
  • Lo mejor no es que lo cojas
  • Lo mejor tampoco es que lo dejes de coger
  • Lo mejor no es que lo tumbes así
  • Lo mejor tampoco es que lo tumbes de otro modo
  • Lo mejor no es que lo tapes de una forma
  • Lo mejor tampoco es que lo tapes de la otra forma
  • Lo mejor no es que lo abrigues con esto
  • Lo mejor tampoco es que lo abrigues con aquello
  • Lo mejor no es que le des purés
  • Lo mejor tampoco es que le des trozos
  • Lo mejor no es lo que dice tu madre
  • Lo mejor tampoco es lo que dice tu amiga
  • Lo mejor no es que esté con la niñera
  • Lo mejor tampoco es que vaya a la guardería o con los abuelos
  • Lo mejor no es que siga este tipo de crianza
  • Lo mejor tampoco es que siga ese otro estilo de crianza
1-mother-main-15-04-2016204342181542012v2

¿Sabes qué es realmente lo mejor?

  • Lo mejor es lo que realmente a ti te hace sentir mejor
  • Lo mejor es lo que tu instinto te hace sentir mejor
  • Lo mejor es lo que a ti te ayuda a estar bien también
  • Lo mejor es lo que te permite ser feliz a ti con tu familia
  • Porque si tú te sientes bien, ellos también reciben lo mejor. Porque lo mejor eres tú
  • Porque si tú te sientes segura, ellos también se sienten seguros
  • Porque si tú crees que lo estás haciendo bien, tu tranquilidad y felicidad también les llega a ellos
  • “Dejemos de intentar de decir a cada madre o padre qué es lo mejor, porque realmente lo mejor para tus hijos eres tú”.

El consejo de la alimentación

Otra de las mayores preocupaciones de las madres es que su hijo esté bien alimentado. Y es una preocupación lógica, para alimentar bien a un bebé recién nacido la mayoría de los pediatras del mundo aconsejan sustentar al bebé con leche materna.

¿Pero qué pasa cuando sientes que el niño no se está alimentado bien? Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), la mayoría de las dificultades de la lactancia se deben a problemas en la técnica, bien por una posición de la madre o un agarre del pecho inadecuados, o una combinación de ambas circunstancias.

Según una guía de la AEP para un buen agarre todo el cuerpo del bebé ha de estar enfrentado a la madre, y al abrir la boca debe introducir gran parte de la areola, especialmente por la parte inferior (donde tiene la barbilla) para que su lengua no lesione el pezón.

Los signos que  indican un buen agarre, según AEP, son que el mentón del bebé toque el pecho, su boca esté bien abierta, su labio inferior esté hacia fuera y sus mejillas estén redondas o aplanadas cuando succiona. Además se tiene que ver más areola por encima de su boca que por debajo. Estos consejos además de haber sido reseñados por la asociación, han sido replicados por varias revistas especializadas.

Para esta organización pediátrica, aunque no hay una única posición adecuada para amamantar, la madre debe estar cómoda y el bebé enfrentado y pegado al cuerpo materno. Así que sigue estos pasos e intenta encontrar una posición cómoda y satisfactoria para ambos y con esto seguro alimentarás a tu bebé con el mejor alimento del mundo: La leche materna. Y este es el segundo consejo de los pediatras: Alimenta al bebé con leche materna.

th_bcc95d9abdee4f7a8deef94559fee38c_img3

Consejos puntuales de una pediatra

La revista venezolana Ciencia Médica Al Día publicó recientemente un artículo en el que la pediatra Marisol Godoy responde a unas interrogantes puntuales y ofrece sus consejos:

-¿Cómo debo curar el cordón umbilical?

El cordón umbilical debe limpiarse con alcohol absoluto todas las veces que se le cambie el pañal, así lograremos que se momifique más rápido y se desprenda, evitando la predisposición a infecciones. Si llegase a tener un color extraño o mal olor, debes consultar con el pediatra.

Tiene mucho hipo ¿debo preocuparme?

-No, en los bebés el hipo es muy frecuente, recordemos que su sistema digestivo aún está inmaduro, y generalmente se presentará después de la expulsión de gases hasta los tres o cuatro meses, después de esa edad, el hipo deja de ser habitual. Las falsas creencias de asustarlo o colocarle un trozo de hilo mojado en la frente, no le ayudarán.

-¿Por qué llora tanto? ¿Cómo lo tranquilizo?

El llanto para el bebé, es la única forma de expresar lo que siente. Las causas más comunes son hambre, mucho frío o calor, gases o porque tienen el pañal sucio. Dar masajes en su cuerpo, cargarlos o llevarlos a un ambiente aireado, podría ser una buena solución, de no ser posible identificar la causa del llanto, es necesario acudir con su pediatra, quien le brindará las herramientas para descubrir la causa del llanto y los mejores consejos.

Y aquí te va un consejo más:

-¿Es normal que estornude tan seguido?

Es frecuente observar a un bebé recién nacido estornudando constantemente, esto pasa porque sus vías respiratorias son muy pequeñas y el ambiente al que se enfrenta está muy contaminado de agentes alérgenos como polvo, moho, perfumes, frío o humo, estimulando sus fosas nasales, produciendo moco y consecuentemente un acto reflejo típico como el estornudo.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar