5 consejos para que tu hijo no se convierta en un vago

La preocupación de muchos padres de familia en la actualidad es que sus hijos no se desempeñan de la mejor forma en sus empleos y en sus estudios o peor aún, que ni siquiera sienten la motivación para iniciar un proyecto. En este artículo te mostraremos algunos consejos eficaces que puedes implementar para evitar que tu hijo se convierta en un vago

 

1. Involúcralo en las actividades del hogar

Es fundamental en la crianza de los hijos que desde pequeños les asignes responsabilidades acordes con su edad y con sus posibilidades. El hecho de pedirles que ordenen sus juguetes, que lleven su ropa sucia al lugar adecuado o que se encarguen de preparar la mesa a la hora de la comida, ayudará notablemente a que tenga conciencia del deber.

El valor de trabajar debe sembrarse desde los primeros años de vida; para motivarlos puedes usar pequeñas pero significativas palabras de estímulo que incentiven a los niños a seguir realizando con entusiasmo sus tareas.

shutterstock_142770229

2. Procura no convertirte en un proveedor de dinero

No se trata de no darles a tus hijos lo que necesitan, pero debes evitar seguir sus caprichos y premiarlos sin que antes se lo hayan ganado.

Recibir pequeñas recompensas cuando han realizado adecuadamente los deberes que les asignas, puede ayudarles a que adquieran la conciencia de que para recibir un premio hay que realizar primero una labor, tal y como sucede en un trabajo. Obtenemos dinero a cambio de un servicio que se presta.

3. Enseña con el ejemplo

Naturalmente, la primera acción que les mostrará a tus hijos la importancia del trabajo es ver la laboriosidad de sus padres. Al ver que te motivan ciertas actividades y que las realizas con empeño, se sentirán interesados por encontrar una vocación y empezar a trabajar para desarrollarla.

Es conveniente que los involucres en tus actividades para que poco a poco evalúen si se sienten atraídos hacia alguna profesión en especial.

4. Motívalos a realizar actividades en las que deba comprometerse

Un aspecto que todos los padres de familia deberíamos tener en cuenta, es brindarle a nuestros hijos la posibilidad de participar en actividades diferentes a escuela. Es una buena idea inscribirlos a una clase de música, invitarlos a practicar algún deporte o preguntarles cuáles son los pasatiempos que prefieren.

Encontrar una actividad del agrado de tus hijos, hará que se sientan comprometidos y que encuentres razones para hacerla de forma voluntaria, sin necesidad de ejercer presión sobre ellos.

Permitir la falta de compromiso desde la infancia, es hacer posible que durante la edad adulta se presenten actitudes de pereza y dificultades para realizar de manera adecuada los trabajos que se emprendan.

shutterstock_103860623

5. Trabaja a su lado

La mejor manera de enseñarle a un hijo la importancia de trabajar, es hacerlo junto a ellos. Podrás guiarlo paso a paso y también resolverás sus dudas a medida que surjan. Además de compartir tiempo de calidad y fortalecer la comunicación de familia, lograrás que poco a poco se construya su vocación de servicio.

En todas las tareas que realices con tus hijos, demuéstrales que lo más importante es dar todo de sí mismo para que cada acción tenga el mejor de los resultados posibles. Durante el trayecto también aprenderá que es necesario tener tolerancia a la frustración y que sus planes no siempre saldrán como lo espera.

Consejos para tratar a un niño o adolescente con escasa motivación

Es muy común ver que los chicos carecen de una razón para hacer las cosas con entusiasmo, por eso, con las siguientes pautas tendrás una idea más clara de cómo aumentar su motivación.

  • Cuando le asignes una tarea, hazlo en forma de juego para que no se sienta trabajando.
  • Dale palabras de aliento cada vez que realice una buena acción. El estímulo es un excelente aliado.
  • Sé constante con las reglas y las tareas que le asignes, así le facilitarás la adquisición del hábito.
  • Involucra a toda la familia, no solamente a la persona que no tiene un nivel tan alto de motivación.
  • Reparte las tareas equitativamente. Ningún miembro de la familia debe sentirse con una mayor carga de labores.
  • Establece plazos para cumplir las tareas. Cada acción que establezcas debe realizarse en un tiempo que tú estipules conscientemente.